CIUDAD REAL

La madre acusada de vender a su niña de 12 años para casarla: «Ella quería irse con su novio»

En libertad provisional los padres que vendieron a su niña de 12 años en Ciudad Real

Les acusan de vender a su hija por 3.800 euros para casarla

vender hija
Magdalena, acusada de vender a su hija por 3.800 euros. Imagen: TVE programa "Mañaneros".

Magdalena, la mujer rumana acusada de vender a su propia niña de 12 años, niega los hechos y sostiene que ella y su marido son inocentes. «No hemos hecho nada malo, mi hija quería irse con su novio a Granada», sostiene la mujer. Tanto ella como su pareja, ambos miembros del mismo clan rumano, han quedado en libertad provisional tras pasar por el Juzgado de Instrucción número 5 de Ciudad Real.

Ambos detenidos, la madre de la menor y el padrastro, fueron puestos a disposición judicial por la Guardia Civil el pasado 17 de febrero en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Ciudad Real, en funciones de guardia.

Tras tomarles declaración, el titular del juzgado decretó la libertad provisional de ambos, con las siguientes medidas cautelares: retirada del pasaporte, prohibición de salida del territorio nacional y prohibición de aproximación a la menor a una distancia inferior a 300 metros durante 45 días. Todo esto, mientras continúa la investigación judicial.

«Es una tradición cultural»

La familia de los arrestados insiste en que son inocentes y que todo forma parte de la tradición de sus clanes gitanos en su país de origen, Rumanía. «Es una tradición cultural», dicen.

Además, acusan a la Guardia Civil de detenerles en la puerta del colegio cuando iban a recoger a varios de sus siete hijos. «La Guardia Civil nos ha robado a nuestros hijos», denuncia la madre, desconociendo que es la Comunidad Autónoma quién se ha hecho cargo de los niños ante las acusaciones tan graves de maltrato a uno de los menores y de la venta de la niña de 12 años para casarla.

Un matrimonio forzado

El juez imputa a la pareja un delito de coacciones en la modalidad de matrimonio forzado. Igualmente se investiga a los compradores de la niña, la otra familia, también miembros de un clan rumano, que supuestamente compró por 3.800 euros a la menor.

La operación que ha terminado impidiendo la supuesta venta de la niña de 12 años para casarla se inició a finales de enero, cuando la Guardia Civil de Ciudad Real tuvo conocimiento de la existencia de unos menores en la localidad de Malagón que podrían encontrarse en situación de desamparo.

Una vecina alertó a los guardias

Fue la madre de un compañero de clase de la niña quien alertó a los guardias. Según Sheila, madre del compañero de la niña, ésta le había manifestado que estaba recibiendo agresiones físicas habituales por parte de su madre y que no quería estar en su domicilio. Sheila, avisó en un par de ocasiones a los guardias de lo que contaba la niña.

A partir de ahí, los agentes iniciaron una investigación y contactaron con el círculo social de la menor y con su centro escolar, pudiendo comprobar que los menores no habían asistido al colegio, y que tras esto, la madre y el padrastro de la niña habían acudido al mismo para solicitar la baja de la menor, ya que según ellos se había marchado fuera de la localidad.

Paralelamente, de las indagaciones llevadas a cabo con el círculo de amigas de la niña, los agentes pudieron averiguar que la menor le había contado a las otras niñas que sus padres iban a casarla a cambio de 3.000 euros. Por tal motivo, los investigadores han procedido a la detención de los padres.

«Gané el dinero recogiendo aceitunas»

Con todos estos datos, los guardias arrestaron a la pareja de rumanos acusados de vender a la niña. En el momento del arresto del padrastro, los guardias encontraron en uno de los bolsillos de su pantalón 3.800 euros, manifestando el detenido que ese dinero lo había ganado durante la campaña de recogida de aceituna. Los agentes comprobaron que esa afirmación era falsa, no había trabajado en la recogida de la aceituna y no tenía forma de demostrar de dónde había salido tal cantidad de dinero en metálico.

Igualmente, los investigadores tenían conocimiento de que la niña vendida a otra familia podría encontrarse en un domicilio de Baza (Granada), por lo que de forma inmediata se desplazaron hasta allí localizándola sana y salva en dicho municipio.

Entregaron la niña a los compradores

En el domicilio de Baza, la Guardia Civil pudo confirmar que los acusados de vender a la niña ya habían entregado a la menor a la otra familia. La niña se encontraba en casa de la familia de sus compradores, bajo la custodia de la abuela de su futuro novio de 16 años.

Tras recuperar a la menor, la Guardia Civil inició las correspondientes gestiones con la delegación de Bienestar Social en Granada por riesgo de desamparo. Actualmente la niña se encuentra bajo la tutela de la Junta de Andalucía.

Lo último en Sucesos

Últimas noticias