Sangre en el techo y las paredes: las imágenes del registro del asesinato de Janet Jumillas

OKDIARIO accede a las imágenes del registro en la casa del presunto asesino de Janet Jumillas semanas antes de que se hallara el cuerpo de la víctima. Una diligencia decisiva que les permitió descubrir que Janet, desaparecida, en realidad había sido asesinada.

Esposado e interrogado por los Mossos d’Esquadra en el salón de su casa, el presunto asesino de la vecina de Viladecans intenta explicar por qué ha pintado recientemente las paredes de la casa. El registro es del 7 de mayo y Aitor acaba de ser detenido como presunto autor del crimen.

Janet Jumillas había desaparecido el 13 de marzo muy cerca del domicilio del sospechoso, los testigos aseguraban que él fue el último en verse con la mujer y los investigadores le acaban de detener tras descubrir que tiró a un contenedor varios mochos de fregona empapados en sangre.

Ese 7 de mayo aún no se había encontrado el cadáver de Janet pero los Mossos sospechaban lo peor. Los especialistas de policía científica escudriñan con luz forense cada rincón de la casa empezando por el techo y las paredes. Pronto descubren que Aitor ha pintado la casa pero consiguen hallar gotas de sangre en techo y paredes. Sentado en el salón, Aitor cuenta que pintó la vivienda antes de la desaparición de Janet pero no le creen.

Los investigadores analizan a continuación la terraza del ático del sospechoso, recortan trozos del césped artificial y de algo más que les llama la atención. Se llevan una muestra de una tela plástica de rafia que supuestamente servía como toldo en el ático. También observan que falta la cortina de la ducha y preguntan por ello. Los policías no encuentran dos cuchillos que faltan en la cocina, especialmente uno con dientes de sierra para cortar el pan. Aitor niega cualquier relación con el supuesto crimen, no sabe que los Mossos le han seguido y le han grabado tirando los mochos de fregona con sangre y han descubierto que su teléfono posiciona junto al de la víctima justo en el momento de su desaparición.

Tras 45 horas de registro Aitor se marcha derecho al calabozo, dos días después el juez le envió a prisión provisional acusado del asesinato. Dos semanas después un vecino de El Prat halló el cadáver de Janet enterrado en un descampado. Él o los asesinos habían envuelto el cadáver en varias capas de un material plástico similar al que antes los mossos habían hallado en el registro de la casa de Aitor. Los investigadores volvieron a registrar la casa esta semana a petición del abogado de la familia de Janet, Jorge Albertini, en busca de más pruebas. Y hallaron cuerdas y más material en el que se envolvió el cadáver. El mismo plástico que están viendo en estas imágenes del registro.

Lo último en Sociedad