Prisión provisional para los acusados de agresión sexual a una menor en Manresa

manresa-la-manada-violacion-mossos-de-esquadra
Mossos d'Esquadra en el exterior del lugar donde supuestamente 'la Manada' de Manresa violó en grupo a una menor de edad. Foto: EP

La magistrada del caso de la conocida como ‘manada de Manresa‘ ha decretado prisión comunicada y sin fianza por un delito de agresión sexual para los cuatro acusados de violar a una chica de 17 años de edad en la citada localidad.

Tres de los acusados se han acogido a su derecho a no declarar ante la magistrada del Juzgado Número 7, mientras que el cuarto sí lo ha hecho y ha contestado a las preguntas de todas las partes.  Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), en la jornada de hoy ha declarado también la víctima, menor de edad de 17 años, que lo ha hecho acompañada de una psicóloga del Servicio de Emergencias.

La Fiscalía ha solicitado la prisión provisional comunicada y sin fianza de los cuatro investigados, y la acusación particular se ha adherido a la petición, mientras que los abogados de los presuntos autores de la agresión sexual se han opuesto a la medida cautelar.

Según se recoge en la interlocutoria, la agresión ocurrió durante la noche del 13 de julio entre las 22.00 horas y las 4.00, y la menor de 17 años acompañó voluntariamente a un grupo de jóvenes que había conocido en la vía pública a una vivienda, en la que consumió alcohol.

Uno de los chicos le dijo que la veía mal y que tenía que ir a dormir y la llevó a una estancia, en la que la agredió sexualmente con tocamientos y violándola, a pesar de que la chica "manifestó desde el primer momento verbalmente y con gestos que no quería tener relaciones sexuales con él".

Cuando éste primer presunto agresor salió de la habitación, entró un segundo hombre que se tumbó encima suyo y también la penetró, y a pesar de que la víctima le pedía que la dejara no se lo pudo quitar de encima, y estos hechos se repitieron dos veces más con dos chicos diferentes a los anteriores, aunque en uno de los casos la víctima no puede concretar si hubo penetración. Cuando salió, la menor llamó al 112 pidiendo ayuda, y las conversaciones se han podido oír en sede judicial, mientras que la policía encontró ropa de ella y un cosmético en la vivienda.

La Fiscalía califica los hechos como un delito de agresión sexual tipificado y considera que cada presunto autor realizó este delito sobre la víctima y actuando como cooperador necesario, y valora "la intimidación/violencia utilizada por los investigados para vencer cualquier resistencia de la víctima, colocando encima suyo todo el peso del cuerpo, de mayor complexión".

También pondera que la víctima es menor de edad y los presuntos agresores son mayores de edad, y que se trata de una agresión sexual en grupo, que está penada con hasta 15 años de prisión. El auto recoge que la perjudicada "ha sido persistente en la incriminación de los presuntos hechos punibles objeto de su denuncia en su declaración en sede judicial", donde ha ratificado los hechos relatados a la policía, mientras que un testigo que se encontraba en el domicilio corroboró ante la policía los hechos descritos.

La magistrado ha dictado la prisión provisional porque valora que hay un riesgo alto de fuga en los cuatro, de origen marroquí, porque considera que "ninguno de los cuatro detenidos presenta arraigo económico o laboral en el territorio según consulta telemática". Ve riesgo de reiteración delictiva porque algunos pueden ser consumidores de alcohol y drogas y uno tiene antecedentes penales recientes contra el patrimonio, y la medida también evita futuras represalias contra la perjudicada.

Segunda agresión sexual en grupo en sólo tres años

Se trata de la segunda agresión sexual en grupo que tiene lugar en Manresa. La noche del 29 de octubre de 2016 en una fiesta en una fábrica abandonada en el Camí Torre d’en Viñas varios jóvenes violaron a una joven.

La víctima explicó en el juicio que acudió a la fiesta con su amiga Melody, que compraron dos botellas de whisky, y que consumió alcohol y marihuana: al principio había varios amigos menores y posteriormente llegó el grupo de los acusados, mayores de edad. "Me empezaron a hacer cubatas y ya no me acuerdo de más", comentó. Dos de los acusados, según detalló la agredida, la obligaron a hacerles una felación y otro de ellos la penetró por la vagina, según ella.

Lo último en Sociedad