Tráfico

Misterio resuelto: ¿puedes aparcar en tu propio vado?

Vado
Vado

Un vado es un permiso que concede el Ayuntamiento para poder subir a la acera y acceder a un garaje, vivienda o local. Se cree que el vado implica una prohibición de aparcamiento en la calle, pero no es del todo así. Es el artículo 93 del Reglamento General de Circulación el que especifica la forma en la que hay que utilizar estos espacios reservados en la calle, pero cada Ayuntamiento puede añadir las limitaciones que considere.

¿Qué es el vado?

Un vado conlleva el uso de la acera para acceder a un garaje, vivienda o local, pero no supone la reserva de ese espacio en la calle. ¿Qué quiere decir esto? Que cualquier persona puede aparcar en ese espacio, aunque debe estar muy atento ante la llegada de alguien que quiera entrar o salir de su plaza de aparcamiento.

Lo que nunca puede hacer es aparcar el vehículo y olvidarse de él. En este caso, el perjudicado podría llamar a la policía y a la grúa para que sancionen al vehículo y lo retiren por taponar el acceso.

Solicitud

Desde el RACE explican que el principal requisito para solicitar el vado es «ser persona propietaria o titular del inmueble a la que dan acceso dichos pasos o que ejerzan actividades cuyo espacio va dirigido a ofrecer servicios, como pueden ser, por ejemplo, talleres de vehículos», tal y como recoge ‘Diario Sevilla’.

La documentación necesaria es la siguiente: DNI del propietario del inmueble, copia del título de propiedad del inmueble, plano de situación del inmueble, plano de emplazamiento a escala y resumen de la necesidad de solicitar el vado.

¿Aparcar en tu propio vado?

Teniendo esto en cuenta, surge la pregunta de si una persona puede aparcar en su propio vado, y la respuesta es no. Tal y como hemos explicado, lo que se obtiene con la licencia es el derecho a uso de la acera para entrar o salir de la plaza de aparcamiento, pero esa parte de la calle no es de propiedad privada.

Aparcar en tu propio vado puede suponer una multa de hasta 200 euros. Es algo que sucede en ocasiones, por ejemplo entre propietarios de viviendas unifamiliares que dejan su vehículo justo delante del acceso al garaje.

Por último, cabe señalar que el coste de un vado depende de la localidad ya que viene determinado por el Ayuntamiento. En la mayoría de municipios de España oscila entre los 40 y los 70 euros.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias