Cuatro forenses determinan que Julen no murió por los golpes de la piqueta

Julen
Labores de excavación del pozo de Tolatán.

Tras conocer el resultado de la autopsia, que confirma que el pequeño no murió por los golpes de piqueta durante el rescate, “lo más importante es que sus padres se siente aliviados porque el sufrimiento de su hijo no se prolongó durante horas”.

Tras conocer el informe definitivo de la autopsia que descarta por completo que Julen falleciera por los golpes de la piqueta de los equipos de rescate, su entorno extrae dos conclusiones relevantes: “Lo más importante es que sus padres se siente aliviados porque el sufrimiento de su hijo no se prolongó durante horas”.

La segunda conclusión, apunta la abogada Antonia Barba que se ocupa de la representación de la familia de  Julen, es que “a partir de ahora queda claramente determinada la responsabilidad del fallecimiento del niño” en clara referencia al dueño de la finca.

La abogada de la familia de Julen no ha pedido que imputen o cambien a investigado la condición de testigo de la que disfruta el pocero. La Ley determina que el responsable en última instancia es el dueño del terreno, sin embargo, el pocero en sede judicial admitió que no tenía permisos para la obra, que la tapó con una piedra porque no se lo iban a pagar, y que no advirtió al dueño de la finca de que el pozo que se tragó al niño quedaba sin sellar tapado tan sólo con una piedra. Además, el ayudante del pocero también admitió que no vio a su jefe tapar el pozo y que el agujero no se percibía a simple vista.

Todavía más relevante para el entorno de la familia de Julen es la contundente afirmación de la autopsia que los forenses entregaron al juez el pasado jueves: “la piqueta que utilizaron los equipos de rescate no fue la causa de la muerte”, el niño falleció por los golpes que recibió en la caída del pozo ( en la base y lateral del cráneo ) incompatibles con la piqueta.

La autopsia fija el momento de la muerte alrededor de las 13:50 , “prácticamente minutos después de la caída” lo que haría imposible la participación de la piqueta que comenzó a utilizarse cuatro horas después. La autopsia definitiva tira por tierra el informe que presentó la defensa del dueño de la finca, David Serrano, en el que se culpaba a los equipos de rescate de matar a Julen al golpearle con la piqueta que usaron para intentar deshacer el tapón que impedía su rescate.

“Lo más importante es que los padres de Julen se sienten en parte aliviados tras conocer que no fue la piqueta y el sufrimiento de su hijo no se prolongó durante horas”, es un informe indiscutible y lo firman cuatro forenses,  concluye el entorno de la familia.

Últimas noticias