Bebidas

¿A qué temperatura se bebe cada vino?

La temperatura del vino marca saber aprovechar sus propiedades y características, con el fin de sacarle el mejor partido.

vino
La OCU da algunas recomendaciones sobre a qué temperatura se bebe cada vino.

Afrutados, ligeros, fríos… pero siempre a su temperatura adecuada. La temperatura del vino marca saber aprovechar sus propiedades y características, con el fin de sacarle el mejor partido.

La OCU da algunas recomendaciones sobre a qué temperatura se bebe cada vino. Y remarca que si se toma el vino muy frío (a 2 °C o 4 ºC), apenas se podrán percibir sus aromas y se acentúan los sabores ácidos; y si está caliente, por encima de 20 ºC, entonces se perciben mucho los alcoholes.

¿Cómo se debe tomar cada tipo de vino?

Tenemos vamos ejemplos que, según la OMS, pueden tomarse a determinados grados de temperatura. El vino espumoso, champán o cava se debe tomar muy fresco, a unos 7ºC, mientras que el blanco dulce es mejor a unos 8ºC. El tinto joven a 9ºC y el rosado a unos 10ºC.

Cuando son vinos fermentados en barrica entonces se toman menos frescos. El blanco  fermentado en barrica se suele beber a 12 °C, el vino tinto crianza a 15 °C, y el vino tinto reserva y gran reserva se bebe a 17 °C.

¿Cómo enfriar el vino?

Debe hacerse correctamente, de lo contrario, se pierden propiedades y el sabor no es el mismo. Según la OCU, debemos evitar la tentación de meter el vino en el congelador para que se enfríe rápidamente, acercarlo a un radiador para que se atempere. Pues los cambios bruscos de temperatura pueden estropear el delicado producto que es el vino.

¿Qué más sabes de vinos?

El vino blanco es el elaborado a partir de uvas blancas maceradas con su hollejo y retirado antes de su fermentación. El rosado con uvas maceradas con sus hollejos y eliminados antes de su fermentación, el tinto con uvas maceradas y fermentadas con su hollejo con el fin de extraer su aroma y color.

Los espumosos rosados contienen gas carbónico, casi siempre por culpa de una segunda fermentación y los espumosos blancos presentan gas carbónico, casi siempre por culpa de una segunda fermentación.

Consejos

  • Este verano tómate un blanco fresquito que va bien con ensaladas, aperitivos  y paellas.
  • Los vinos tintos se maridan con carnes y quesos curados, pero no hay una regla exacta y pueden combinarse también con primeros platos.

Lo último en Salud

Últimas noticias