Huesos

¿Has oído hablar del hombro congelado?

El hombro congelado es una enfermedad que demandará mucha paciencia de tu parte. Con estos consejos podrás recuperar toda o gran parte de su movilidad.

Hombro congelado
El síndrome del hombro congelado

El hombro congelado (capsulitis adhesive) es una enfermedad que se manifiesta con fuerte dolor en un hombro y dificultad para moverlo. El hombro está formado por huesos, ligamentos y tendones recubiertos por una cápsula de tejido conjuntivo; en esta capsula hay líquido sinovial que lubrica la articulación y facilita el movimiento. La rigidez aparece cuando esta cápsula se engrosa y endurece alrededor de la articulación del hombro, causando además inflamación y dolor.

Síntomas del hombro congelado

Los síntomas del hombro rígido suelen aumentar progresivamente, por eso se distinguen tres etapas. Su principal característica es la incapacidad de mover el hombro por cuenta propia o con ayuda de otra persona y es una molestia que requiere paciencia, ya que puede durar entre 1 y 3 años.

  • Etapa de bloqueo motor o “congelamiento”: Sucede cuando el dolor se manifiesta, va aumentando y la incapacidad para mover el hombro aparece y se incrementa. Puede durar de 6 semanas a 9 meses.
  • Etapa de rigidez o “congelado”: Es cuando el hombro está completamente rígido, no se puede mover y el dolor es continuo. Es posible que el dolor disminuya en los 4 a 6 meses que suele durar esta etapa, pero la rigidez aún se mantiene.
  • Etapa de descongelamiento: Generalmente tras recibir tratamiento y fisioterapia, la movilidad del hombro comienza a aparecer. Puede durar de 6 meses a 2 años.

Causas y factores de riesgo del hombro congelado

En general se desconoce una causa concreta, pero son notorios son los casos de personas que han sufrido alguna lesión, inmovilización por fractura o cirugía de hombro. De igual manera, el congelamiento tiene mayores probabilidades de ocurrir en individuos con enfermedad de diabetes, problemas de tiroides, mujeres en la menopausia y pacientes operados de corazón abierto.

Diagnóstico y tratamiento

El médico puede diagnosticar hombro congelado tras realizar un examen físico en el que pide al paciente que intente mover por si solo el hombro, luego ayudarlo en el movimiento y así confirmar la rigidez en ambos casos. También puede servirse de un examen con rayos X o una resonancia magnética.

La principal forma de tratamiento en la afección de hombro congelado es la fisioterapia. Como alternativas para aliviar el dolor, cuando este comienza, puede tratarse con analgésicos antinflamatorios como el ibuprofeno o la aspirina. Si el dolor aumenta, serán necesarios analgésicos más fuertes o incluso inyecciones de corticosteroides en la articulación.Hombro congelado

El uso de calmantes

Los analgésicos hacen que los ejercicios de fisioterapia sean más fáciles de hacer. Se debe ser constante y paciente con la práctica de las terapias, aunque sea el tratamiento más valorado, puede tardar unos cuantos meses o más de un año. Solo en algunos casos, si la rigidez no desaparece con fisioterapia, será necesaria la cirugía.

Las enfermedades y lesiones en los hombros pueden llegar a afectar mucho tu rendimiento cotidiano. Es importante que permanezcas atento y acudas al médico si sufres una lesión, y con ello las posibilidades de una rápida recuperación serán mayores.

¿Crees que la afección de hombro congelado puede afectar el ánimo, incluso deprimir a quien la padece?, ¿Has experimentado éste u otro trastorno en tu hombro?, ¿Cuánto tiempo duró?

Lo último en Salud

Últimas noticias