Trucos de cocina

La fritura más saludable de los alimentos

Aunque freír los alimentos no es el medio más recomendado, existen algunos trucos para una fritura más saludable. ¿Sabes cuáles son?

Freír de forma saludable
¿Cuál es la fritura más saludable?

Prácticamente la totalidad de las dietas desaconsejan este tipo de cocción. De hecho, preparar los alimentos en aceite hirviendo es considerado como la peor de las ideas, poco sano y sinónimo de malos hábitos. Sin embargo, aun cuando en exceso sí es terriblemente perjudicial, se puede hacer la fritura más saludable. Por lo que sucumbir ante algunos antojos es perfectamente posible, de manera eventual y con moderación.

En realidad, se trata de trucos sencillos que permiten disfrutar de alimentos fritos, sin que esto suponga un atentado para la salud. Algunas son normas de sentido común, mientras que otras pueden suponer un gasto de dinero mayor. Todo para complacer al paladar sin remordimientos.

Dónde freír

Para una fritura más saludable de los alimentos, hay que seleccionar con mucho cuidado el recipiente que se utilizará. Se puede elegir entre una sartén o una freidora, cada una con ventajas y desventajas.

Si se elige por la primera opción, las sartenes deben ser de acero inoxidable o teflón. En el mercado abundan las de hierro, pero no son recomendables. Entre otras cosas, porque generan un aumento descontrolado de la temperatura, provocando que el aceite se queme y pierda sus propiedades más rápido. Otro de los riesgos es que condensan la humedad, haciendo que el líquido salte, lo que puede dar lugar a quemaduras entre los cocineros.

Las freidoras son una solución práctica. Ofrecen la ventaja de que graduar la temperatura es muy sencillo, cosa que no puede hacerse si se fríe en una sartén. Tampoco hay riesgos de quemaduras si cae agua en la preparación o los alimentos vienen previamente húmedos. En cambio, en estos equipos el aceite se ensucia más rápido, por lo que debe cambiarse de forma inmediata.Freír de forma saludable

El mejor aceite para la fritura más saludable

No se puede emplear cualquier producto. El ideal es el aceite de oliva. Una segunda opción, pero comparativamente no tan recomendada, es el de maíz. Esto porque la temperatura de este líquido durante los procesos de cocción se eleva hasta 180°C y las fórmulas ‘comunes’ tienen su punto crítico a 170°C. Es decir, los alimentos pierden sus propiedades nutritivas y comienzan a ser absorbidos por los alimentos.

También se recomienda no reciclar este líquido y dar un solo uso. La razón es que, al calentarse, enfriarse y recalentarse, además de que pierde calidad y se enturbia, también aparecen algunas toxinas.

Trucos

Los alimentos deben ‘nadar’ en el aceite. Es decir, no pueden tocar el fondo del recipiente donde se cocinan. Por último, al retirarlos del fuego, hay que colocarlos en un plato cubierto con servilletas absorbentes, con el fin de retirar toda la grasa extra que quedó adherida en la superficie.

Lo último en Salud

Últimas noticias