«Sexo, mentiras y cintas de vídeo» de la supremacista Colau

«Sexo, mentiras y cintas de vídeo» de la supremacista Colau

De vomitivo y abyecto cabe calificar el  último vídeo de la factoría de ficción radical  del Ayuntamiento de Barcelona, cuya alcaldesa, Ada Colau, se ha coronado como una auténtica supremacista al dar el visto bueno a un engendro en en el que,  coincidiendo con el día contra la violencia de género, se representan actitudes  machistas con personajes que hablan en español.

El vídeo, en el que participan tres jóvenes, muestra a dos de ellos teniendo una conversación en español sobre una chica con la que un amigo suyo ha mantenido relaciones sexuales. Es un diálogo cutre y zafio que es recriminado por un tercero  que les afea la conducta -qué casualidad- en catalán. En definitiva, la cinta lanza el mensaje de que los machistas son españoles sin escrúpulos mientras que quienes combaten la violencia de género son catalanes preocupados por la igualdad y dignidad de la mujer. Pura manipulación y una esperpéntica exhibición de discriminación que refleja el sectarismo sin límites de la dirigente radical.

El Ayuntamiento de Barcelona se caracteriza por la discriminación del castellano. Así, por ejemplo, hacer papeleo en Barcelona precisa de conocimientos en catalán. Al menos, la dificultad es mucho menor si se dispone de soltura en esta lengua. Este año, y por segunda vez consecutiva, el Ayuntamiento de Barcelona volvió a repartir la llamada "Guía del Contribuyente" únicamente en catalán. En el documento de información ciudadana en la que se se explica el calendario de pagos y precios de los impuestos, Colau se olvidó de aquellos que no hablan catalán excluyendo al español. En definitiva, la alcaldesa de Barcelona ha emprendido una campaña contra el castellano que no se diferencia mucho de la que practica el independentismo, pasando del acoso a la burda manipulación.

Colau se ha hartado de decir que no comparte las tesis separatistas, pero sus políticas se parecen como dos gotas de agua. Por cierto, huelga decir que el PSC, socio de gobierno en el Ayuntamiento de la muy radical dirigente populista, no ha dicho nada sobre el vídeo. Quien calla, otorga.

Lo último en Opinión

Últimas noticias