La reactivación de España pasa por la desactivación de este Gobierno

La reactivación de España pasa por la desactivación de este Gobierno
  • María Fuster

Decía la semana pasada que teníamos el peor Gobierno de la historia hasta dentro de unas horas y, desafortunadamente, no me equivocaba. El Gobierno de Sánchez ha mostrado ser capaz de ir de mal en peor por días.

El baile en las cifras oficiales de fallecidos por Covid-19 me parece tan macabro como escandaloso. ¿Cómo es posible que en función del día en que te descargues los datos haya variaciones en el histórico? Y no es que haya ocurrido en una ocasión y por lo tanto se pueda achacar a un error humano puntual, es que se ha probado que en distintos días de diferentes semanas ocurre lo mismo. Podemos hablar por lo tanto de una manipulación premeditada, sistemática y siniestra. Otro escalón menos en la credibilidad del señor Simón y del ministro Illa.

Pero el Ministerio de Sanidad no es el único que provoca desgaste a este Gobierno socialcomunista, Interior también ha querido sumarse al tren de los horrores. El ministro Grande-Marlaska lo mismo se va de fiesta mientras arde Barcelona que cesa al coronel Pérez de los Cobos sin ni siquiera tener sustituto, y todo sin despeinarse. El otrora juez estrella ha terminado estrellado. La purga que está llevando a cabo en la Guardia Civil demuestra el poco respeto que tiene por la institución y por la separación de poderes.

Es tan escandalosa la limpia que este Gobierno está haciendo entre los altos cargos de la Guardia Civil, que en los próximos días se esperan más dimisiones. Sí, dimisiones por mucho que luego el ministro lo intente disfrazar como ceses. En cualquier caso, acertaba el otro día la hija de Pérez de los Cobos cuando decía: «Hay destituciones que son medallas de honor».

Para su tranquilidad, Grande-Marlaska no está solo. Este sábado la ministra de Defensa ha ratificado y justificado la purga. Literalmente ha dicho: “La Guardia Civil tiene que cumplir las órdenes del Gobierno”. No señora Robles, no. Usted como magistrada que es debería saber que las Fuerza y Cuerpos de Seguridad del Estado están para hacer cumplir la ley, no para responder cual policía bolivariana a sus órdenes o antojos.

Por si todo este espectáculo les resultara escaso, esta semana también hemos tenido reunión de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica. El vicepresidente comunisto del Gobierno (uso la ridiculez del lenguaje inclusivo para que no se ofenda el señor Iglesias) ha tenido unas salidas de tono inaceptables. Primero, ha faltado al respeto de manera inaceptable al tercer grupo parlamentario más numeroso del Congreso, Vox, y por lo tanto a más de 3 millones y medio de españoles que les votaron.

Siempre he defendido que este Gobierno no tiene ninguna intención de llegar a acuerdos con los principales partidos de la oposición y el tono macarra y prepotente de Iglesias así lo prueba. Como también lo demuestra el servilismo con el que Patxi López gestionó esas faltas de respeto, quien debió exigir a Iglesias retirar esas afirmaciones sobre el intento de Vox de dar un golpe de estado y llamarle la atención por el ya famoso “cierre la puerta al salir”. Imposible dialogar en este contexto.

Y para rematar la semana, ya se ha aprobado la renta mínima vital o lo que viene a ser la compra legal de votos. Me gustaría que nos explicaran de dónde van a sacar el dinero habida cuenta de que todavía hay cientos de miles de españoles que no han cobrado los ERTEs. También me gustaría que me explicaran por qué esa renta va a ser compatible, al menos durante un periodo de tiempo no especificado, con tener un trabajo. Tampoco entiendo por qué les parece indigno cobrar 400 € por trabajar a media jornada y sin embargo les parece lo más pagar 400 € a alguien por estar calentando sofá.

Señores, estamos viviendo una época durísima. Y el futuro a medio plazo tampoco es que sea halagüeño. Dejémonos de tanta tontería, de tanta propaganda comunista, de tanta barra libre de iniciativas vacías y pónganse a trabajar en serio y por España, pero de verdad. No buscando el aplauso fácil de futuros votantes.

Y como les veo muy perdidos, me voy a permitir darles un consejo. Tomen ejemplo del alcalde de Madrid. A lo largo de estos meses de crisis, especialmente duros en Madrid, ha ganado credibilidad, ha creado consensos con todas las fuerzas de la oposición y ha creado un consejo consultivo con los mejores expertos de todas las industrias.

Así sí. Así sí que saldremos más fuertes. Así sí que reactivaremos España. Así sí que recuperaremos nuestra credibilidad a nivel internacional. Pero esto tiene un precio: desactivar este Gobierno socialcomunista que no para de poner impedimentos para que podamos levantarnos.

Lo último en Opinión

Últimas noticias