España tiene que reconocer a Guaidó

Seguramente, cuando ustedes vean este vídeo ya se habrán producido nuevos acontecimientos porque Venezuela está viviendo un auténtico terremoto desde que el pasado 23 de enero, una fecha muy emblemática para los venezolanos, el presidente de la Asamblea Nacional, esa que en 2017 Nicolás Maduro dinamitó, tomase posesión como nuevo presidente “encargado” de Venezuela invocando el artículo 233 de la Constitución. Se trata de Juan Guaidó, un nombre que les sonará porque hace apenas unos días saltó la noticia de que los servicios secretos venezolanos habían detenido ilegalmente por unas horas a un opositor en la calle y a plena luz del día. Se trataba precisamente de Guaidó. En cualquier caso, sólo 30 minutos tardó EEUU en reconocerle como el presidente legítimo de Venezuela provocando un verdadero movimiento de placas tectónicas en la diplomacia internacional que hace muy complicado que este proceso pueda tener marcha atrás.

Es verdad, no obstante, que en este momento todos los interrogantes están abiertos y el más importante es cómo se van a desarrollar los acontecimientos porque todos los escenarios están abiertos y así lo ha especificado el propio presidente de EEUU, Donald Trump. Incluso, por supuesto, no se descarta la confrontación militar y civil. Lo más inmediato es saber cómo se va a desarrollar la crisis diplomática encabezada por EEUU cuando se cumplan esas 72 horas que el Gobierno de Maduro ha dado a los representantes estadounidenses para abandonar Venezuela, los mismos a los que Guaidó ha pedido que se queden. Tampoco se sabe qué pasará con Guaidó, es decir, si finalmente se materializan las amenazas de una inminente detención.

La mayor parte de los países de América Latina han apoyado al nuevo presidente interino, eso sí, con algunas excepciones que sigue del lado de Maduro como México, Cuba y Bolivia. En el medio, está la Unión Europea que ha pedido la restitución de los poderes de la Asamblea Nacional y se pide, además, la celebración de unas elecciones democráticas. En cuanto a nosotros, lo más importante es saber qué va a hacer España porque, es cierto, que esta mañana se ha comunicado una conversación entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Guaidó, en la que el socialista le felicitaba por su “coraje”, aunque oficialmente el Gobierno aún se niega a reconocerlo como el presidente legítimo de Venezuela. Además, mientras tanto intenta promover una cumbre en la UE que le permita parapetarse en la indefinición de Europa en una situación que es incómoda para ellos.

En cualquier caso, es evidente que España no es cualquier país de la UE porque los vínculos y los lazos históricos pasados, pero también presentes, son muy profundos. De modo que el Gobierno español no puede nadar y guardar la ropa, el Ejecutivo tiene que estar ahí y encabezar la posición europea, apoyar la transición, apoyar la democracia y defender los derechos humanos en Venezuela.

Lo último en Opinión