La decadencia de Europa

La decadencia de Europa

El pavoroso incendio del pasado 15 de abril en la Catedral de Notre Dame no pudo ser más simbólico. Fue el reflejo siniestro de la destrucción de la Europa de las Catedrales, de la tradición histórica y cultural del viejo continente que desde hace años se encuentra en decadencia. Y la decisión de la Europa que queremos la tenemos que tomar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo. En dichos comicios nos encontramos ante aquellos que pretenden forjar una Europa sin identidad, desnaturalizada y sometida a los intereses de los poderosos, unos pocos, de los mercados y de las  minorías, de la falsa diversidad y del fraudulento y falaz multiculturalismo.

La civilización cultural de Europa es la fusión histórica de tradición y derecho, de voluntades constituidas por distintos pueblos que la conformaron y que con el desarrollo desde su propia cultura, germanos y eslavos y sobre todo la aportación del humanismo cristiano, desembocaron en la idea de libertad y progreso, especialmente libertad individual tan contraria a los deseos de la ideología marxista y del liberalismo radical. La pérdida de las esencias de Europa, colocan al Viejo Continente en una verdadera crisis. Desde hace décadas no ha existido correlativo entre lo que se nos trata de vender como proyecto común y los intereses de unos cuantos, verdaderos ganadores de tamaño desenfreno. No ha existido correlativo entre lo que se trata de “construir” y el reconocimiento de un pasado real, cimentado en propuestas de futuro común recuperando los valores, principios e identidades sobre los grandes ejes culturales e históricos que han forjado la verdadera Europa.

Ha sido solo por intereses y por falsos prejuicios progres lo que ha provocado la difusa esencia que supone esta “mega institución”. Se ha tratado mediante engaños vender a los ciudadanos la existencia de una Europa representada en instituciones eficaces cuando se trata en realidad de una gigantesca burocracia con miras solamente en intereses económicos. Y para conseguirlo, no existe mejor arma que la destrucción del alma, de la demolición y destrozo de la médula europea con la daga del multiculturalismo.

Demoler y devastar la cultura y tradiciones de Europa. Propiciar una situación artificial que afecte a las naciones para crear un supra Estado que entre sus gérmenes porte una segura destrucción nacional. Porque el falso multiculturalismo desemboca en ruina política, económica, moral y sobre todo, social. No se puede construir una Europa de los mercados y de los mercaderes sin hacer estallar a las naciones que históricamente la conforman, porque estas, homogéneas, identitarias y con principios tienen un sentimiento claro de arraigo y afección a sus principios y valores, es menos dependiente y con menos capacidad de limosnear. No necesita ser pordiosera en la súplica para que, por ejemplo, le sea entregada un prófugo presunto autor de un Golpe de
Estado.

Una sociedad muticultural y heterogénea jamás reaccionará de forma unitaria ante un problema y sobre todo, es especialmente dependiente del poder, por lo que las élites de Bruselas tienen en estas su mejor herramienta para su perpetuación en el poder, ya que se encuentran ante sociedades dóciles, débiles y subordinadas.

Hoy las naciones en Europa han perdido identidad y soberanía y con ellas, el conjunto de sus ciudadanos. Estos y especialmente los más jóvenes, no tienen referencias, carecen de ejemplos y desconocen los principios de los que ha surgido la verdadera Europa. Es obligatorio que en las próximas elecciones aquellos que entendemos Europa como una identidad común de principios y valores reneguemos de una institución benefactora y falsamente filantrópica, alertando a aquellas víctimas fáciles de sucumbir a sus “encantos” de las mentiras de aquellos que solo buscan controlarnos para únicamente proteger sus intereses. Que no nos vendan falsedades.

Ya nos lo adelantó Remy de Gourmont, novelista francés: “Afortunados los hombres que no tienen principios porque pueden decir estupideces con solemnidad”.

Temas

Lo último en Opinión