Un CIS cada día más deplorable

Un CIS cada día más deplorable

De desatino en desatino. José Félix Tezanos, el polémico presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), ha conformado un comité de 27 expertos –de los que no se han dado nombres ni procedencia que avalen su profesionalidad e imparcialidad– para reforzar los fogones del barómetro demoscópico antes de las elecciones generales del próximo 28-A. El ex miembro de la Ejecutiva de Pedro Sánchez, que llegó al organismo a la par que el socialista a La Moncloa porque lo colocó el mismo presidente del Gobierno, conocía la constitución de esta asamblea desde el mes de diciembre al anunciarlo en una conferencia; sin embargo, y probablemente para esquivar las críticas a su poco ortodoxa metodología de medición de intención de voto, ha anunciado los fichajes a hurtadillas aprovechando el revuelo causado por el anuncio del adelanto electoral.

Tezanos ha convertido el CIS, un organismo serio, fiable y aceptado por todo el abanico político desde hace décadas, en un ente público parcial al servicio de los intereses del PSOE, la formación que lo ha puesto en el cargo y en la que, además, ha militado la mayor parte de su vida. Los sondeos del CIS, como casi ninguno de los que se suelen presentar, no son infalibles, pero sus datos demoscópicos siempre han gozado de prestigio entre los partidos políticos y los españoles porque a menudo se han acercado a los resultados que más tarde arrojaban las urnas.

Con el fichaje de este comité de expertos, con los que Tezanos pretende “buscar nuevos modelos y enfoques para las estimaciones” de voto a sólo dos meses y medio de la celebración de los comicios generales, se pone en evidencia que el CIS se ha convertido en un instrumento político y en un objeto de burla permanente al que nadie toma en serio. No obstante, lo más indecente no son los fichajes en sí –que también–, sino la existencia de una presunta malversación de fondos públicos para favorecer electoralmente a Sánchez. Lo que se espera del presidente del CIS es neutralidad absoluta, no una irresponsable utilización del dinero de todos los españoles en beneficio de un partido.

Últimas noticias