Iniciar Sesión en Hotmail

Iniciar Sesión en Hotmail

Para poder mantener contacto con amigos, para poder estar comunicado continuamente con compañeros de trabajo o incluso para poder tener perfiles abiertos en distintas redes sociales o páginas de distinta índole. Para todo esto es necesario tener una cuenta de correo electrónico. Así que si aún no tienes una, sigue leyendo. A continuación te vamos a dar a conocer todos los pasos necesarios para lograrla, en concreto, en Hotmail.

¿Hotmail u Outlook?

Muchas son las personas que tienen una cuenta de correo que termina en “@hotmail.com” y tú puedes conseguirla igualmente en estos momentos. No obstante, es importante que seas consciente de que para abrirla y también para acceder a la misma a diario lo harás a través de la página www.outlook.com.

¿Por qué? Muy sencillo, porque hace un tiempo Hotmail, que venía siendo el servicio de correo gratuito que ofrecía la compañía Microsoft, se actualizó y se convirtió en Outlook. Pero al hacerlo, al llevar a cabo esa transformación, permitió que quienes ya tenían una cuenta con la denominación antigua la mantuvieran y también que quienes deseaban abrir una nueva con el nombre anterior pudieran hacerlo, como podría ser este tu caso.

Iniciar sesión en Hotmail/Outlook

Primer paso: registrarse

Lo primero que debes hacer para poder disfrutar de una cuenta es registrarte convenientemente. Para eso, es necesario que sigas los pasos que te vamos a dar a conocer a continuación así que continúa leyendo:

  • Accede a la página principal de Outlook
  • A continuación, aparecerá una pantalla de acceso al citado servicio de Microsoft. No obstante, como aún no puedes hacerlo, debes clicar en la parte de abajo donde aparece el siguiente mensaje: “¿No tiene cuenta? Cree una”.
  • Acto seguido aparece un formulario que hay que rellenar por completo para conseguir el propósito que nos ocupa. En el mismo se deben introducir datos tales como el nombre y los apellidos, la fecha de nacimiento, el país al que se pertenece y el sexo. Esto sin olvidar, por supuesto, la contraseña que se va a querer tener en la cuenta y el propio nombre de la cuenta de correo electrónico, que se divide en dos partes: una primera personalizada, que se puede elegir por completo, y una segunda que es la que va a partir de la @. En concreto, sobre este último aspecto dará tres opciones entre las que hay que elegir una: @outlook.com, @outlook.es @hotmail.com, que es la que vas a usar.
  • En ese mismo formulario, además, se pide a la persona que introduzca su número de teléfono móvil o el nombre de otra cuenta de correo electrónico alternativa por si hay algún tipo de problema de seguridad, para poder enviar nueva contraseña o código de acceso a cualquiera de esos dos “lugares”.
  • Una vez comprobado que se han introducido todos los datos correctamente, sólo hay que hacer clic en “Crear cuenta”.

¿Cómo iniciar sesión en Hotmail?

Una vez que ya se ha procedido a crearla, llega el momento de poder iniciar sesión y comenzar a utilizarla. Para eso, lo que hay que hacer es volver a recurrir a la página de Outlook.com y en la misma introducir tanto la dirección de la cuenta de correo electrónico como la correspondiente contraseña. Luego, quedará pinchar sobre el botón “Iniciar sesión”.

Asimismo, debajo de esos datos, aparece un mensaje que se puede activar o no, según se desee: “Mantener la sesión activada”. Esto lo que significa es que aunque en ese ordenador se proceda a cerrar el navegador, cuando el mismo se vuelva a abrir podremos regresar al servicio de correo sin tener que volver a rellenar nuevamente los datos mencionados, se hará de manera directa.

No obstante, también aparece otro texto que reza así: “Inicia sesión con un código de un solo uso”. ¿Esto qué significa? Básicamente podemos decir que se trata de una alternativa que pone al alcance de la mano poder acceder a la cuenta sin necesidad de tener que hacer uso de la contraseña. En concreto, es una opción que se puede emplear cuando se está en un ordenador de un cibercafé, de un ordenador público o de otra persona. De esta manera se evita que la contraseña quedé ahí registrada y cualquiera pueda utilizarla.

Para eso, al hacer clic sobre este método, directamente Outlook envía un código al teléfono del usuario que lo ha solicitado y simplemente insertando el mismo puede ya entrar en su cuenta.

Sea cual sea el método elegido para acceder a la misma, nada más conseguirlo se tendrá delante una página funcional y sencilla, como hemos mencionado, sustentada en carpetas: bandeja de entrada, correo no deseado, borradores, enviados y eliminados. Todas estas aparecerán en la izquierda y al hacer clic sobre cada una, a la derecha aparecerá su contenido. Este no será más que el conjunto de emails que tiene, con los que, a través de las opciones superiores, se podrán realizar tareas tales como reenviar, responder, eliminar…

Otros datos de interés

De la manera que te hemos mostrado es cómo, de forma sencilla, puedes no sólo abrirte una cuenta de correo electrónico sino comenzar a usarla. Sin embargo, respecto a Hotmail, ahora Outlook, debes saber otras dos alternativas que te brinda en la página de acceso al correo y que pueden ser muy interesantes:

  • Te da la posibilidad de seleccionar sobre “Mantener la sesión activada”, gracias a la cual aunque cierres el navegador y luego vuelvas a abrirlo, podrás entrar en tu cuenta sin tener que introducir nuevamente su nombre y la contraseña.
  • Incluye la opción “Inicia sesión con un código de un solo uso”. Mediante la misma podrás acceder a tu cuenta sin necesidad de la citada contraseña sino con un código que se te enviará al teléfono móvil. Está pensado para cuando desees usarla desde otro ordenador que no es el tuyo y no quieres que tu clave de acceso pueda quedar registrada en el mismo.

Desde hace 2 años los desarrolladores de Microsoft le dieron un vuelco de 360 grados a su plataforma de correo electrónico Hotmail, que ahora pasó a llamarse Outlook, con el cual también llegaron varias herramientas de bastante utilidad para todos los clientes, especialmente para el almacenamiento de archivos y todo lo referente a la gestión de todo tipo de e-mails que se recibieran en la misma.

Así que el día de hoy te daré a conocer las principales características de una de las aplicaciones que se incorporaron al sistema, el cual en un principio llevó por nombre SkyDrive, pero desde hace algunos meses se le conoce como el OneDrive.

Uno de los servicios de mensajería electrónica más importantes en todo el mundo y que mayor número de personas utilizan a diario es Hotmail, ahora reconvertida en Outlook. Y es que desde hace algún tiempo se actualizó de esta manera con el claro objetivo de mejorar el servicio a los usuarios. Y es que la apariencia que tiene ahora la interfaz es más intuitiva, atractiva, sencilla y limpia.

En concreto unos 400 millones de usuarios en el planeta apuestan por comunicarse con sus contactos profesionales, personales o familiares mediante este servicio de correo electrónico, que además ofrece no sólo la nube SkyDrive sino también una mayor gestión de los emails spams e incluso herramientas para proceder a enviar mensajes a través de SMTP.

Por todo ello, es por lo que Hotmail, ahora Outlook, es elegido como sistema seguro, fácil y sencillo para operar con correos electrónicos. Para ello, para comenzar a trabajar con él lo único que hay que hacer es iniciar sesión. ¿Cómo? Siguiendo a rajatabla los siguientes pasos que damos:

Lo primero y fundamental es asegurarse de que se está en la página oficial y no en ninguna otra que pueda parecer similar y que dé como resultado el robo de la cuenta. En este sentido, es recomendable que se esté también convencido de que se hará a través de una conexión segura.

Una vez confirmado que se está en la web “real” lo que se debe hacer es proceder a introducir los dos datos que se exigen: la cuenta y la correspondiente contraseña.

Acto seguido se debe proceder a hacer click en “Iniciar sesión” y voilá ya se estará dentro de lo que es la bandeja de entrada.

Estos pasos son los necesarios para entrar en Hotmail-Outlook una vez que ya se posee una cuenta. En el caso de que no sea así, lo primero será creársela desde las posibilidades que ofrece esa misma página inicial.

Los problemas más habituales para iniciar sesión en Hotmail

Necesitas tener una cuenta de correo electrónico y has tomado la decisión de quieres conseguirla mediante Hotmail, lo que ahora se da en llamar Outlook. Por eso, has procedido a informarte de cómo registrarte e incluso de qué pasos son los que hay que dar para poder iniciar sesión una vez que ya tienes la citada cuenta.

Todos esos datos están muy bien, pero es necesario que también seas consciente de que intentar entrar en la misma, en ocasiones, puede resultar complicado. ¿Por qué? Porque se pueden presentar ciertos problemas o dificultades que merece la pena que descubras. De esta manera, estarás perfectamente preparado para poder solventarlos de manera rápida y antes de que tu ira vaya a más y acabes tirando cualquier objeto a la pared de enfrente.

En concreto, estas son las circunstancias que pueden tener lugar y obstaculizar lo que es el acceso a tu cuenta de correo:

1-No te acuerdas de la contraseña

Sin lugar a dudas, el problema más habitual que todos los usuarios de Hotmail u Outlook hemos vivido alguna vez es que hemos ido a entrar en nuestra cuenta y nos hemos topado con el hecho de que no recordamos en absoluto la contraseña. Sí, la hemos tecleado miles de veces pero, por cualquier circunstancia, nos hemos quedado absolutamente en blanco.

En el caso de que eso te suceda a ti, lo primero es que no pierdas los nervios. Lo único que deberás hacer es seguir estos pasos que te indicamos a continuación:

  • Debes situarte en la página de inicio del mencionado servicio de correo electrónico: outlook.com
  • Como podrás comprobar en la pantalla, debajo de los apartados para que escribas tu cuenta y la contraseña, aparece un mensaje que reza así: “He olvidado mi contraseña”. Haz clic sobre esta frase, que tiene color azul.
  • A continuación, habrá otra pantalla en la que se te indica que contestes a la siguiente pregunta: “¿Por qué no puedes iniciar sesión?”. Cuestión respecto a la cual se te darán tres respuestas: “He olvidado mi contraseña”, “Sé cual es mi contraseña, pero no puedo iniciar sesión” y “Creo que otra persona está utilizando mi cuenta Microsoft”. Como es lógico deberás activar la primera opción y luego hacer clic en el botón “Siguiente”.
  • El próximo paso será que escribas en el apartado que surgirá a continuación la cuenta de correo electrónico alternativa o el número de teléfono que estableciste en tu formulario de registro y también que teclees el conjunto de letras o números que aparezca en una imagen. De esta manera, lo que sucederá es que a esa mencionada cuenta o teléfono se te enviará un código de seguridad único.
  • Una vez recibas ese código, tendrás que teclearlo en la pantalla pertinente que tendrás delante y, de esta manera, ya se te permitirá que puedas cambiar de contraseña.

2-El nombre de usuario es incorrecto

De la misma manera, puede suceder también que cuando vayas a intentar entrar en tu cuenta de correo electrónico e introduzcas tanto el nombre de usuario como la contraseña te aparezca un mensaje en pantalla en el que se te informe que cualquiera de los dos datos que has tecleado son incorrectos.

¿Qué hacer? Lo primero y más importante es que compruebes varias cosas:

  • Que no tienes activado el botón “Bloq Mayús” y eso ha podido provocar que los datos sean erróneos.
  • Que no has cometido ninguna falta a la hora de introducir la cuenta o el password, vamos que no te has saltado alguna letra o has puesto alguna de más.
  • Que no estás usando la contraseña equivocada, porque puede suceder que poseas varias cuentas.

Si después de certificar estos aspectos, compruebas que todo lo has hecho bien, pero sigues sin poder entrar en tu cuenta, sigue el proceso que te dimos a conocer en el apartado 1 para acometer el restablecimiento de la contraseña. Casi con toda probabilidad, así solucionarás el contratiempo.

3-No puedes conseguir un código de seguridad

De la misma manera, puede ocurrir que, durante el proceso de restablecimiento de la contraseña, te topas con otra dificultad: el código de verificación no te llega ni al número de teléfono que registraste ni tampoco a la cuenta de correo electrónico alternativo. En ese caso, deberás indicar en el proceso de iniciar sesión bien que no has recibido código o que no tienes acceso a esos datos y sigue los pasos que se te indiquen.

Lo que sucederá es que para certificar que eres tú, Outlook, o Microsoft directamente, te hará una serie de preguntas para poder tener la total seguridad de que nadie esté usurpando tu identidad. Por eso te realizará cuestiones sobre tu fecha de nacimiento, asuntos de mensajes que has recibido últimamente en la bandeja de entrada…

Lo último en Noticias