Eurobarómetro 2018

A un año de las elecciones europeas, los ciudadanos sienten que su voz "es escuchada en la UE"

Plenario del Parlamento Europeo, en Estrasburgo. (ADP)

Por fin los ciudadanos europeos se empiezan a sentir concernidos por las instituciones que los representan como tales. La Unión Europea acaba de presentar su Eurobarómetro 2018, elaborado por la Eurocámara y los datos que arroja el informe, de 80 páginas, muestran que por primera vez hay más europeos que creen "su voz cuenta en la UE" que lo contrario: un 48% se siente escuchado por la Unión mientras que un 46% aún cree que no.

En España, el dato es menos halagüeño, pues sólo un 35% de los consultados en nuestro país creen que la Comisión, el Consejo o el Parlamento atienden sus necesidades. Y eso, a pesar de que es una de las naciones tradicionalmente más europeístas del club de los (todavía) 28.

El estudio —se llevó a cabo en abril entre 27.601 europeos— muestra un sentimiento dual, porque la mismo tiempo que la UE por fin es percibida como más cercana, los ciudadanos encuestados dan la "bienvenida" a los movimientos populistas y a los partidos euroescépticos que crecen últimamente en todos los Estados miembros.

En todo caso, el Brexit —"producto de varias décadas de ‘fake news’ populistas", según palabras del director de comunicación del Parlamento Europeo, Jaume Duch— parece haber actuado como catalizador del sentimiento europeísta, pues antes del referéndum en el que Reino Unido decidió salir de la Unión en 2016, sólo el 37% de los europeos coincidían en que su voz contaba en la UE.

Con mayor o menor diferencia, la UE sigue siendo una representación política algo más lejana que las instituciones nacionales. Según los datos que arrojan las más de 27.000 encuestas realizadas en los 28 países de la Unión, un 63% de los europeos creen que sus reivindicaciones son escuchadas a nivel nacional —15 puntos más—. En España el dato alcanza el 42% —siete puntos más—, y en países como Suecia, Dinamarca y Holanda la cifra respecto a Europa pasa del 90%.

Elecciones en un año

Este barómetro se presenta exactamente a un año de plazo de la celebración de las próximas elecciones al parlamento Europeo, en las que ya no participará Reino Unido, y que supondrán la segunda ocasión en que el Legislativo nacido del voto de todos los europeos sea el responsable de nombrar al presidente de la Comisión, el gobierno europeo. Así, el informe presentado esta misma semana, se felicita porque el apoyo a la UE es "el más alto medido desde 1983".

En todo caso, la Eurocámara se enfrenta a la posibilidad de que de la próxima cita con las urnas no salga un hemiciclo ‘manejable’, no haya mayorías conformables como hasta ahora —populares y socialistas suelen llegar a grandes acuerdos en asuntos clave de la construcción comunitaria— y que los partidos euroescépticos —o incluso eurófobos— ganen un fuerte peso en el pleno y en las comisiones.

Esto supondría una nueva china en el zapato del proyecto de la UE, que ha sabido salir fortalecido del Brexit y de la crisis de representación que supuso el estallido de la oleada de refugiados en 2015, que podría frenar las intenciones reformistas que impulsa el presidente francés, Emmanuel Macron.

Y es que sólo el 38% de los encuestados considera que estos nuevos partidos son una amenaza a la democracia, un aspecto que se torna inquietante cuando se baja a los datos por edades: el 63% de los menores de 24 años creen que estos "nuevos partidos y movimientos políticos pueden encontrar soluciones mejores" que los partidos tradicionales.

Este movimiento se ve claramente en Italia, un país que, tras cuatro meses de parálisis, acaba de conformar un gobierno de coalición entre el M5S y la Liga, dos partidos que abogan por "más Italia y menos Europa", declaradamente contrarios a la moneda única y con un programa xenófobo precisamente en el país que más refugiados recibe en los últimos años. En el país transalpino, el doble de gente cree que su voz no se escucha a nivel de la UE (61%) que sí (30%).

Los italianos también son los que menos creen que su nación se ha visto beneficiada por pertenecer a la UE, un 44% frente al 41% que cree que no. Es más, casi la mitad de los italianos, un 49%, opina que la Unión va en la dirección equivocada.

Lo último en Internacional