cuerpo humano

¿Cuáles son las causas del olor corporal?

¿Cuáles son las causas del olor corporal?
¿Cuáles son las causas del olor corporal?

El olor corporal es un problema más común de lo que se puede pensar.  Por suerte, solucionarlo solo es cuestión de conocer las posibilidades a nuestro alcance, pues aunque parece difícil al principio cuando usar desodorante no es suficiente, conocer las causas que están provocando en nosotros un olor corporal fuerte y permanente, puede ser de gran ayuda para tratar el problema de una vez por todas. ¿Cuáles son sus causas?

Aunque es cierto que normalmente este problema va ligado a un exceso de sudoración, el olor fuerte que esta provoca es algo más que eso, habiéndose incluso ganado un nombre técnico para que la comunidad sanitaria reconozca el problema como enfermedad.

La bromhidrosis

Esta problemática ha sido bautizada como bromhidrosis y se describe como la biotransformación de secreciones naturales inodoras en moléculas olorosas volátiles y ciertamente.

Su principal síntoma es un hedor fuerte y desagradable que el cuerpo desprende sobre todo desde las partes donde solemos acumular más temperatura (axilas, mamas e ingles).

Lo curioso y que poca gente sabe, es que este olor no viene directamente del sudor, pues el sudor como tal no es el problema y la transpiración en si misma no huele; el mal olor, en efecto, se genera cuando el sudor se mezcla con las bacterias de la piel.

Además de la causa más conocida del olor corporal relacionada con una mala higiene, otras condiciones metabólicas que pueden provocar esta sudoración excesiva y en consecuencia, la aparición de la bromhidrosis, son problemas como la obesidad.

Afecta a la calidad de la vida de quien lo sufre

Aunque puede parecer una enfermedad inofensiva, pues es cierto que no ataca el metabolismo ni lo deteriora, la bromhidrosis es un problema que mina fuertemente la autoestima y que por tanto afecta en la calidad de vida de quien la sufre.

¿Qué sucede? dificulta establecer vínculos sociales por vergüenza y para evitar situaciones de humillación, que se dan sobre todo si el paciente tiene también una condición llamada anosmia selectiva, que implica la incapacidad de percibir el olor propio.

¿Qué tratamientos hay para el mal olor corporal?

Es importante de tratar y ya hay múltiples opciones pensadas para solventar este problema que van desde una operación quirúrgica hasta el uso de un antitranspirante concreto. En el primer caso, la cirugía que se aplica es la simpatectomía torácica endoscópica, una intervención que consiste en interrumpir las fibras de los ganglios simpáticos y que se aplica solo a aquellos pacientes refractarios a la terapia médica y en quienes la hiperhidrosis está teniendo un grave impacto en su día a día.

En el caso de los antitranspirantes que algunos médicos recetan ante esta enfermedad, encontramos los que contienen clohidrato de aluminio, un elemento cuya función es inhibir el crecimiento de bacterias malolientes.

La opción intermedia es un tratamiento un poco doloroso mediante inyecciones de toxina botulínica, que actúa como inhibidora de la liberación de acetilcolina de los nervios simpáticos que inervan las glándulas sudoríparas ecrinas.

Estas se suelen aplicar en las palmas de las manos, en las plantas de los pies y en las axilas, y el resultado es altamente efectivo aunque tiene un pequeño inconveniente; y es que el efecto puede desaparecer al cabo de un tiempo, por lo que se suelen hacer varias sesiones, en las que se aplica más o menos toxina botulínica dependiendo del área a tratar.

Se llegue a aplicar alguno de estos tratamientos o no, la recomendación permanente de los médicos es adoptar de forma perenne el buen hábito de lavar las zonas conflictivas de forma regular y la frecuente depilación de las axilas, que se puede complementar con el uso de antitranspirantes con fragancia, que siempre suelen dar buen resultado.

 

Lo último en Noticias

Últimas noticias