Burros

Ventajas de tener a un burro como mascota, y cómo cuidarlo

Entre las mascotas que puedes tener en casa, si tienes espacio para ello, es un burro. ¿Qué debes saber para tener un burro como mascota? Toma nota.

Cuidados de un burro
Burro como mascota

Los burros son cada vez más apreciados como mascotas, pues no solo son animales muy hermosos, sino que tienen muchas aptitudes, las que van deshaciendo el mito de que es un animal tonto y terco. En realidad, el burro es muy inteligente, pero además es leal, cariñoso y buen compañero. Su aparente terquedad es un signo de una gran virtud, la capacidad de mantener la calma. Ante una situación de peligro, el burro prefiere quedarse quieto y sopesar la situación, contrariamente a cómo reacciona el común de los animales, que se asustan, huyen o atacan.

Las ventajas de tener un burro como mascota

Los burros son animales confiables y muy seguros para vivir con la familia. De hecho, era un animal considerado mascota en la Edad Media y solamente los pequeños comerciantes o los monasterios los usaban como animales de carga.

Las evidencias sugieren que la domesticación de los burros comenzó en el antiguo Egipto, hace aproximadamente 5000 años, y llegó a Europa con los romanos. Ellos también lo usaban como animal de carga, pues es un animal muy fuerte, que puede resistir mucho más que el caballo sin agua ni comida.

Pero con su suave pelaje, su carácter calmado y su tierna apariencia, los burros son excelentes mascotas, especialmente para los niños, quienes disfrutan de montarlos, acariciarlos y jugar con ellos. A los burros les gustan los juegos y las caricias, e incluso se describen como uno de los animales más sociables que existen.Cuidados de un burro

Las cualidades especiales de los burros se valoran cada vez más en psicoterapia. Estos simpáticos animales poseen una gran calma, la que se transmite a los humanos. En algunos países, se realizan terapias con burros como las que se realizan con perros, delfines o llamas.

¿Puedes tener un burro como mascota?

Si tienes un espacio apropiado, como un jardín muy grande y un cobertizo, puedes tener un burro pequeño, domesticado. Lo ideal es que tu mascota pueda estar libre, por eso es recomendable comprar un burro si tienes una casa en las afueras, un trozo de campo o una granja.

Lo primero que debes tener en cuenta es que puedes comprar un burro salvaje o uno domesticado. Los burros salvajes están disponibles para ganaderos o agricultores, mientras que los que han sido domesticados son más adecuados para mascotas, han sido castrados y adiestrados.

Es importante que sepas la historia del burro, ya que su adiestramiento, así como sus características, serán fundamentales para la convivencia con el animal.

Cómo cuidar a un burro

Para tener un burro, lo primero que debes saber es que necesita mucho espacio. No es un animal pequeño que puedas tener en casa y necesita de un refugio en donde pueda sentirse a gusto, descansar y alimentarse.

Si no tienes uno, construye un cobertizo. Este debe ser como una casa pequeña, debe tener espacio suficiente para que el burro camine dentro. Asegúrate que tenga ventilación, buena luz, que se mantenga protegido del viento, y seco.

Trata a tu burro con amabilidad y con respeto. Si tu burro no quiere obedecer, dale tiempo. Un burro aprende como cualquier animal, y debes esperar que entienda lo que quieres de él. Se cree que los burros tienen una gran memoria, como los elefantes, y recuerdan el maltrato recibido, así como quien los maltrató.

Aprende algunas técnicas para adiestrar a tu burro. Una buena táctica es la de cepillarlo con una escoba antes de que se acostumbre a que lo acaricien. Mientras el animal se acostumbra a ti, acércate poco a poco. No dejes que los niños se acerquen a un burro que no ha sido domesticado.Cuidados de un burro

5 cuidados básicos para tener a tu burro sano

  1. Un burro requiere de una dieta adecuada según su edad. Consulta con un veterinario para informarte sobre el forraje que existe en tu zona. Estos animales se mantienen con una dieta basada en forrajes, como cardos, así como con simple heno.
  2. Lo que debes recordar es que no puedes darle a tu burro forraje o grano blando. Este es un animal que se ha aclimatado a entornos hostiles y no puede tolerar ciertos alimentos que comen otros animales de granja.
  3. Al traer a tu burro a la casa, consulta con un veterinario para desparasitarlo y también para establecer una frecuencia de desparasitación.
  4. Otro de los cuidados básicos que debes proporcionarle es el corte de las pezuñas, cada 6 u 8 semanas. Este debe ser un trabajo hecho por un profesional, pues una persona sin experiencia puede hacerle daño a tu mascota.
  5. Limpia el cobertizo donde vive tu burro, todos los días. Debes retirar todo el estiércol y lo que pueda contaminar el espacio donde come y duerme. Esto es esencial para que se mantenga libre de parásitos que pueden perjudicar su salud y la de tu familia.

¿Tienes otras mascotas? Los perros y gatos evitan acercarse a los burros, y generalmente estos son hostiles con los perros, pues antiguamente se usaban como animales para cuidar rebaños. Pero los puedes entrenar para que se toleren, y hasta quizás sean buenos amigos.

¿Deseas tener un burro? ¿Ya lo tienes? Déjanos tus comentarios sobre tus experiencias con tu mascota.

Comparte este artículo con tus amigos. Les gustará conocer a este animal tan simpático y que tiene tantas virtudes como mascota.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias