Perros

Enfermedades de perros: anaplasmosis canina

Los parásitos externos en nuestras mascotas pueden ser vehículos de transmisión de enfermedades. ¿Qué es la anaplasmosis canina?

Anaplasmosis canina
Enfermedades de perros

La anaplasmosis canina es una enfermedad que transmiten las garrapatas. Estos parásitos no solo molestan a los perros, sino que los enferman. Las garrapatas se alimentan de la sangre de los animales, se enganchan en ellos para alimentarse, y, si están infectadas, les transmiten  bacterias patógenas.   A partir de entonces, la enfermedad se desarrolla y afecta al perro.

¿Cómo se  desarrolla la anaplasmosis canina?

Los anaplasmas son parásitos, habitan en el interior de las células, específicamente en las de la sangre. Existen dos tipos de parásitos que provocan la anaplasmosis canina. Uno es el ‘anaplasma phagocytophilum’ que causa la llamada anaplasmosis granulocítica canina. El otro es el ‘anaplasma platys’, que provoca la anaplasmosis cíclica infecciosa.

La garrapata instala en las células de la sangre del perro  los anaplasmas. Una vez en la sangre, las bacterias se reproducen, y la enfermedad comienza a desarrollarse.  Y, aunque el vector sea localizado y extraído, el perro ya estará infectado y cursando la enfermedad.  Es importante saber que para que se produzca el contagio, el perro deberá estar en contacto con la garrapata durante al menos 18 horas.Anaplasmosis canina

Diagnóstico y tratamiento de la anaplasmosis canina

No es fácil diagnosticar la anaplasmosis canina. Las garrapatas pueden estar infectadas por otras bacterias que no sean los anaplasmas y transmitirlas al animal.

Los síntomas de la anaplasmosis son comunes a muchas otras patologías. Generalmente el perro enfermo de anaplasmosis presenta cuadros febriles, además tiene vómitos y diarrea.  El animal se siente débil, desganado, aletargado, pero no es sencillo determinar si tiene anaplasmosis o alguna otra dolencia.

Mediante la observación al microscopio de la sangre es posible identificar  las ‘mórulas’, que son colonias que forma el anaplasma. Este es un camino seguro para  confirmar la existencia de la enfermedad.  Por lo tanto, solo un experto puede hacerlo.

El tratamiento se realiza con antibióticos y con medicamentos que alivien al perro de los síntomas molestos. Pero la acción fundamental consiste en desparasitar al animal y erradicar las garrapatas.

¿Cómo llegan las garrapatas al perro?

Las garrapatas son artrópodos. Su tamaño varía, y pueden medir hasta un centímetro de longitud. Su color también es diferente, generalmente son marrones o grises.

Se trata de parásitos endémicos, están por todo el mundo.  En España,  la presencia de garrapatas se incrementa en la primavera y el verano. El calor y las lluvias las favorecen, sin embargo, permanecen latentes sobre el pasto durante todo el año.

Es común que el perro se infeste con garrapatas en parques y jardines, en los márgenes de ríos y en los bosques. Suelen engancharse en las zonas del perro donde la piel es muy fina: orejas, cuello, dedos, nuca.  El ciclo de vida de estos parásitos se inicia cuando la hembra deposita los huevos en el suelo, en el pasto, en el ambiente. De ellos nacen las larvas, que son las que se enganchan a los animales cuando estos pasan cerca.

Estos parásitos se alimentan de la sangre y se convierten en ninfas, que vuelven de nuevo al medio ambiente para transformarse en adultos. Ninfas y adultos pasan la mayor parte del tiempo en el suelo y en la vegetación.

Cuando encuentran un hospedador de gran tamaño, como un perro, se enganchan en él,  ingieren su sangre, se aparean y las hembras cargadas de huevos bajan al suelo para depositarlos. El ciclo empieza otra vez.Anaplasmosis canina

¿Cómo prevenir la anaplasmosis canina?

La prevención es la mejor medida para combatir la anaplasmosis canina. Las garrapatas están en los espacios naturales. Por lo tanto, la prevención se realiza a nivel de cada animal.

Una medida importante es revisar al perro con frecuencia, especialmente si suele pasear  por ambientes  en los que hay vegetación.  Después de un paseo, es conveniente observar detenidamente al animal. Generalmente, las garrapatas se instalan en la cabeza cerca de los ojos y de las orejas, en el cuello, en la parte interior de las patas traseras y debajo de la cola.

Extracción de parásitos

Si hace poco que el parásito se ha enganchado al animal, será fácil extraerla. Bastará un cepillado. Pero si ya se ha enganchado por completo a la piel, es necesario usar una pinza de punta fina. También se venden  utensilios especiales para quitar garrapatas.

Se toma la garrapata lo más cerca posible de la piel del animal y se tira hacia arriba, sin sacudirla ni girarla.  Después de quitarla, es necesario limpiar bien la zona de la mordedura y lavar las manos. Es bueno usar alcohol para asegurar la desinfección.

El veterinario puede recomendar productos antiparasitarios que evitan  las garrapatas.  Existen pastillas administradas por vía oral, collares, aerosoles, champúes, talcos, productos que se aplican sobre la piel.  Es aconsejable usar estos productos con supervisión del profesional para que su aplicación sea segura.

La anaplasmosis canina provoca anemia y un deterioro grave del animal. Es fundamental observar al animal para evitar que esta enfermedad lo afecte. Los paseos por zonas muy agrestes pueden exponerlo a los parásitos, por lo tanto hay que estar atento al enganche de garrapatas.

Consulta al veterinario para que te sugiera un antiparasitario adecuado a tu perro. De esta manera, estará siempre protegido y seguro.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias