Urdangarin y Torres confirmaron ante el juez que el CNI conocía todos los negocios del Instituto Nóos

Inaki-Urdangarin
Inaki Urdangarin y su abogado Mario Pascual Vives, ante los Juzgados de Palma de Mallorca (Foto: Getty)

Iñaki Urdangarin y su ex socio Diego Torres confirmaron ante la juez que agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) accedían regularmente a todos los archivos informáticos del Instituto Nóos.

Por tanto, los servicios secretos españoles estaban al corriente de todos los negocios ilícitos del marido de la infanta Cristina, que junto a otros imputados está acusado de apropiarse de cerca de 6 millones de euros de administraciones públicas como los Ejecutivos autonómicos de Madrid, la Comunidad Valenciana y Baleares.

Así se desprende de la declaración que Urdangarin y Torres prestaron ante la juez, cuyo vídeo ofrece hoy OkDiario, durante la vista oral celebrada el 16 de julio de 2013 en Barcelona. La sesión sirvió para resolver una demanda civil en la que Urdangarin solicitaba que se impidiera a ocho medios de comunicación difundir varios correos electrónicos “íntimos”, de los que se desprendía que había mantenido una relación de infidelidad.

Durante su comparecencia judicial, un abogado preguntó a Urdangarin si miembros de los "servicios de inteligencia" españoles pasaban regularmente por el Instituto Nóos para realizar una copia de seguridad de todos sus archivos informáticos.

"Se hacía un back up semanal de los archivos, sí, una copia de seguridad del servidor" del Instituto Nóos, asintió Urdangarin escuetamente.

Mensajes con alto contenido sexual

En el servidor informático al que accedía regularmente miembros del CNI –siempre según la versión del yerno del rey Juan Carlos I–, se almacenaban todos los documentos relativos a los negocios del Instituto Nóos, pero también los correos electrónicos "íntimos" en los que Urdangarin realizaba bromas de alto contenido sexual con sus amigos e incluso confesaba sus supuestas infidelidades.

Tras la comparecencia de Urdanagarin, declaró ante la juez su antiguo socio Diego Torres, al que se planteó la misma pregunta sobre el acceso del CNI a los documentos internos del Instituto Nóos.

Torres explicó que "un informático amigo de la infanta Cristina" realizaba copias de seguridad de todos los archivos de la empresa y de las cuentas de correo electrónico de sus empleados (incluyendo las del propio Urdangarin).

Además, explicó, "cada varias semanas los servicios de seguridad venían y revisaban el sistema informático, los teléfonos y la seguridad de las comunicaciones".

Un ‘topo’ con miles de emails de Urdangarin

Por lo tanto, añadió, "además de las 40 o 60 personas que podían tener acceso diario a esta información –los empleados y colaboradores del Instituto Nóos– también los servicios secretos e informáticos tenían acceso" a ella.

Durante el interrogatorio, Diego Torres también aludió a "un ex agente o colaborador del CNI que ha sido detenido con 140.000 euros, que él declara que son del Ministerio de Defensa, y que reconoce que tenía los correos [electrónicos de Iñaki Urdangarin]".

En la misma vista oral, el propio marido de la infanta reconoció que había entregado a "un ingeniero" un disco duro en el que estaban archivados todos sus correos electrónicos, para que los clasificara.

Ambos se refieren al ciudadano argentino Mariano Bevilacqua-Brechbühler Trabado, quien fue detenido en mayo de 2012, acusado de los delitos de revelación de secretos, cohecho y blanqueo de capitales en el marco de la operación Pitiusa sobre tráfico de datos protegidos.

Morenés confirmó la relación con el CNI

En el registro, la Policía intervino a Bevilacqua un pen-drive con 20.000 correos electrónicos del Instituto Nóos, que presuntamente habían sido sustraídos a miembros de la familia política de Diego Torres.

Sin embargo, durante la vista oral celebrada en julio de 2013, Urdangarin sostuvo que él mismo había facilitado estos mensajes al argentino para que los "clasificara". El propio ministro de Defensa, Pedro Morenés, reconoció públicamente que el CNI había contratado en 2008 a Mariano Bevilacqua-Brechbühler para realizar trabajos ocasionales.

El lunes se celebra en Palma de Mallorca la vista previa del juicio del caso Nóos, en la que el abogado Miquel Roca pedirá al tribunal que se aplique la doctrina Botín para levantar la imputación a la infanta Cristina.

En caso de que esta petición sea desestimada, a partir del próximo mes de febrero la infanta se sentará en el banquillo junto a su marido, Iñaki Urdangarin, Diego Torres y la esposa de éste, Ana María Tejeiro.

El saqueo de tres gobiernos autonómicos

El tribunal juzgará la presunta trama urdida para beneficiar con fondos públicos a entidades creadas por Urdangarin y Torres que percibieron unos 3,5 millones de las administraciones valencianas, 2,5 millones del Govern balear y 114.000 euros del Ayuntamiento de Madrid.

Junto con el ex presidente autonómico Jaume Matas están también encausados su ex director de Deportes José Luis Ballester y otros altos cargos del Govern balear (el ex director general de Turismo Juan Carlos Alía, Gonzalo Bernal y Miguel Ángel Bonet).

También están procesados los ex responsables públicos valencianos Alfonso Grau, Luis Lobón, José Manuel Aguilar, Jorge Vela y Elisa Maldonado; así como la ex consejera delegada de Madrid 16, Mercedes Coghen, y el asesor fiscal Salvador Trinxet.

Los procesados deberán responder de los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, fraude a la Administración, tráfico de influencias, estafa, falsedad documental por particulares, falsedad en documento público por funcionario, falsedad en documento mercantil, delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo.

Lo último en Investigación