CASO MAJESTAD

Los testaferros de Don Juan Carlos usaron la Fundación Zagatka de Liechtenstein para ocultar su fortuna

Zagatka
La Fundación Zagatka tiene su sede en el domicilio del trust Allgemeines Treuunternehmen (ATU), en Liechtenstein.

La Fundación Zagatka, constituida en octubre de 2003 en Vaduz (Liechtenstein), se ha convertido en la pieza clave de la investigación desarrollada por el fiscal de Ginebra Yves Bertossa sobre la fortuna oculta del Rey emérito Juan Carlos I.

OKDIARIO desveló en exclusiva el pasado 24 de febrero que el fiscal Bertossa había descubierto una cuenta bancaria en el Credit Suisse de Ginebra a nombre de la Fundación Zagatka y gestionada por los testaferros de Don Juan Carlos: su primo Álvaro de Orleans y los intermediarios Arturo Fasana y Dante Canonica.

La cuenta, identificada con el número 0251-798208-9, fue abierta por Arturo Fasana, como mánager de la sociedad Rhône Gestion, el 28 de julio de 2009, en representación de Fundación Zagatka. Al abrir este depósito bancario, los testaferros de Dos Juan Carlos establecieron una disponibilidad de hasta 150.000 euros, cada dos meses, «para necesidades personales y facturas».

En el sumario del ‘caso Majestad’, investigado por el fiscal helvético Yves Bertossa, aparecen facturas que fueron remitidas a la cuenta de Zagatka por servicios realizados para Su Majestad (SM). Algunas de ellas están relacionadas con el alquiler de jets para desplazamientos privados o el abono de facturas de hoteles. OKDIARIO desveló el contrato de un chárter Bombardier Challenger 605, por importe de 125.000 euros, utilizado por Don Juan Carlos para viajar a Bahrein en marzo de 2016.

testaferros
Los testaferros del Rey emérito Juan Carlos I: Arturo Fasana y Dante Canonica.

La Fundación Zagatka fue constituida como un «fondo familiar» y tiene su sede en el domicilio del trust Allgemeines Treuunternehmen (ATU), en Äulestrasse 5 de la capital del paraíso fiscal europeo.

En las confesiones de Corinna Sayn Wittgenstein, grabadas por Villarejo en la residencia londinense de la princesa alemana, ésta ya reconocía el protagonismo de Álvaro de Orleans en los negocios de su primo el Rey Emérito. Corinna llegaba a afirmar:

“Han puesto algunas cosas a nombre de su primo, que es Álvaro Orleans Borbón… Las cuentas de bancos en Suiza se han puesto a su nombre… Ahora están tratando que yo pase esas cosas a Álvaro a través de Dante (Canonica). Me están haciendo la guerra porque yo no quiero cometer un delito”.

Y concluía: “Es él (Álvaro de Orleans Borbón) quien paga hasta los vuelos (del Rey Juan Carlos) a Los Ángeles. Esos vuelos privados salen de Torrejón, de la zona militar, para no estar controlados…. Es él, Álvaro (De Orleans Borbón), quien los está pagando”.

Corinna llegó a conocer a Álvaro de Orleans en una de las tantas cacerías que ella organizaba en África. En aquel viaje, el noble, que era un buen cazador, acompañaba a su primo Don Juan Carlos.

Lo último en Investigación

Últimas noticias