Risto y González eran socios de una empresa británica mientras el presentador daba el pelotazo en el BBVA

Risto Mejide
Risto Mejide y Francisco González.

Risto Mejide y el ex presidente del BBVA, Francisco González, fueron socios de una compañía establecida en Londres mientras el presentador de Todo es Mentira pegaba el gran pelotazo de su vida a través de su agencia After Share. Entre 2007 y 2012, la empresa del publicista percibió del banco 16,5 millones de manera irregular en una trama corrupta que investiga en la actualidad el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid por los delitos de apropiación indebida, administración desleal y falsedad en documento mercantil.

Risto, que se expone públicamente como un paradigma de la honradez y la transparencia -presentó sin ruborizarse el especial televisivo "Las cloacas del periodismo"- dedicó anteayer en su programa Todo es Mentira tan sólo cuatro minutos para aclarar las acusaciones del BBVA, la Fiscalía y el Juzgado de Madrid. El presentador, sutil y cínicamente, desvió toda la responsabilidad sobre su socio Marc Ros cuando, en el momento de las irregularidades, ambos eran administradores solidarios de After Share.

El presentador televisivo negó la acusación penal contra After Share aún siendo toda una evidencia por los papeles aportados por este diario.

OKDIARIO tiene en su poder además los documentos del registro londinense que demuestran que Risto y Francisco González formaron parte del accionariado de Medicanimal Limited, una empresa dedicada al sector de la veterinaria y de artículos para mascotas. En enero de 2009, cuando Mejide llevaba dos años enriqueciéndose de las arcas del BBVA, formaba parte también de un negocio de Francisco González en el extranjero.

Risto y González eran socios de una empresa británica mientras el presentador daba el pelotazo en el BBVA

Este periódico desvelaba hace dos días que Risto Mejide quedó al margen de la denuncia presentada por el BBVA en 2013 contra una trama corrupta del banco por apropiación indebida, acusación que fue avalada por la Fiscalía en una querella que también fue admitida por un juzgado de instrucción. El Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid abrió las diligencias previas 522/14, que siguen su curso.

Risto y González eran socios de una empresa británica mientras el presentador daba el pelotazo en el BBVA

¿Por qué quedó Risto fuera de la querella?

La sociedad del publicitario, After Share, se había beneficiado por medio de operaciones encubiertas con el fin de desviar dinero a las cuentas particulares de los investigados, según una auditoría interna del propio banco, una acusación que fue confirmada en una ampliación de las alegaciones que fue presentada por los abogados del BBVA ante los tribunales en 2016.

Sin embargo, en el escrito de denuncia del BBVA, elaborado por el equipo jurídico del banco, sólo se incluía el nombre del socio de Risto Mejide en After Share, Marc Ros Samso, y el de la sociedad catalana como “responsable civil subsidiario”.

El presentador Risto Mejide logró quedar fuera de la investigación, aunque figuraba en la sociedad junto a Marc Ros como administrador solidario y había asumido la misma responsabilidad en las operaciones de sobrefacturación y en “la contratación de servicios nacionales e internacionales" que nunca se realizaron.

OKDIARIO desvelaba anteayer que Risto fue apartado de la denuncia tras una orden surgida desde la cúpula del banco. Y esa llamada no procedía de otro sitio que del mismísimo despacho de la Presidencia del BBVA. En aquellos años, Risto no sólo mantenía unas excelentes relaciones con Francisco González sino que, como desvela hoy OKDIARIO, además era socio del presidente de la entidad financiera en una compañía londinense.

Risto y González eran socios de una empresa británica mientras el presentador daba el pelotazo en el BBVA

Entre los accionistas de Medicanimal Limited también figura el nombre del socio de Risto, Marc Ros Samso, a quien el publicitario responsabiliza de las relaciones con la trama corrupta. Ese dato registral demuestra que ambos participaban al 50% en todos los negocios, desde que constituyeron After Share en enero de 2007. Ya en ese ejercicio se adjudicaron un salario anual de 243.304,45 euros, como aparece en la memoria económica de la sociedad.

Risto y González eran socios de una empresa británica mientras el presentador daba el pelotazo en el BBVA

Un negocio para su hija y su marido

La adquisición en enero de 2007 por parte de Francisco González de la británica Medicanimal Limited, con domicilio social en el 48 de King Stret de Norfolk, fue un favor que el entonces presidente del BBVA hacía a su hija María. La primogénita del matrimonio González -Ordóñez se había casado en 2004 en Mallorca con el francés Iván Alexis Retzignac Georgalla y la pareja necesitaba un puesto de trabajo digno y con perspectiva de futuro.

Ratzignac se convirtió junto a su suegro y un grupo de accionistas españoles e internacionales en el CEO de Medicanimal Limited. En los datos registrales de la compañía aparece como "banquero" y con domicilio en Londres. De las 361.072 acciones de la compañía, González suscribió 85,728 y su yerno 7.000. Risto y su socio Marc Ros aparecen con 4.082 acciones, cada uno.

González perdió 5 millones en la empresa británica de la que también era socio Risto Mejide

Otros inversionistas que se embarcaron en la operación británica por la influencia de Francisco González fueron Antonio Asensio, el ex presidente del Grupo ZETA; Fundación Azahar; Victoria Elizabeth Cox; Gabriel Aldamiz-Echevarría y María Arenaza; Inversiones Ciudad Rodrigo; Lambeth Services International Limited; Francisco Martín; Rafael Oliveira; Jesús Romero; Bernard Retzignac y Danae Larissa Chloe VanderStraten-Ponthoz, entre otros.

Pero, finalmente, la operación de Francisco González y sus socios en la empresa veterinaria de Londres naufragó. El diario El Economista informaba años después que el entonces presidente del BBVA había perdido en 2015 en su sociedad patrimonial 6,4 millones, de los cuales cinco millones había que atribuírselos al agujero económico generado por el fracaso de la empresa del Reino Unido. El periódico se refería a la sociedad británica Kokoba que, realmente, era la misma que Medicanimal Limited, pero con el nombre cambiado por razones societarias.

Medicanimal/Kokoba, que tenía 300 empleados y un millón de clientes, fue vendida por González en 2015 a Forward Dimension Capital, un fondo especializado en sociedades en crisis. Forward tan sólo tuvo que abonar una libra y exigió antes de la compra una reestructuración completa de su patrimonio y sus deudas. Kokoba así mismo se vio obligada a someterse a un concurso de acreedores.

Según el registro mercantil de Londres, el yerno Retzignac permaneció en la empresa desde enero 2007 hasta septiembre de 2017, compartiendo la dirección con el británico Andrew Michael Bucher, que figura como jefe de operaciones y aparece en otras empresas especializadas en asuntos veterinarios, médicos y farmacéuticos.

Otro de los directivos era César Mascaraque, el ex responsable de desarrollo de Google, que figura también como director de Medicanimal Limited/Kokoba. Tras el experimento fallido fundó junto a Beatriz González, la hermana de María, el fondo de nuevas tecnologías Seaya Capital.

Lo último en Investigación

Últimas noticias