La Justicia investiga a la empresa de Risto ‘After Share’ por cobrar de una trama corrupta en el BBVA

El Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid investiga desde hace cinco años a la empresa de Risto Mejide, After Share, por cobrar 16,5 millones de euros de una trama corrupta en el BBVA. La entidad bancaria denunció en 2013 a varios directivos del banco del área de Publicidad y a una serie de empresas que se habían beneficiado de operaciones encubiertas con el fin de desviar dinero a sus cuentas, según una auditoría interna del propio banco.

La Fiscalía de Madrid en su escrito de querella reconoce que el dinero defraudado se generaba por medio de “una sobrefacturación de los servicios prestados”, en connivencia con sociedades proveedoras, y por “la contratación de servicios nacionales e internacionales que nunca se realizaban”.

After Share, la sociedad constituida en 2007 por Risto Mejide como administrador único, era la más beneficiada de una veintena de firmas que, según la investigación, había servido de pantalla para el desvío ilícito de dinero del BBVA.

Risto Mejide

Las investigaciones de la entidad bancaria, encargada por el entonces presidente Francisco González, concluyeron que los responsables de Publicidad y Patrocinio del BBVA habían montado una red de facturas falsas en la que After Share se había comportado como un “colaborador necesario” en la trama de defraudación.

La Justicia investiga a la empresa de Risto ‘After Share’ por cobrar de una trama corrupta en el BBVA

Todo ello pudo confirmarse a través de unos emails internos cruzados por varios directivos de la entidad, que fueron facilitados a los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) para su investigación. Tras las pesquisas, entre las empresas publicitarias investigadas destacaba en primer lugar la del presentador de ‘Todo es Mentira’, After Share.

Un negocio de 16,5 millones

Según las cuentas internas del banco, a las que ha tenido acceso OKDIARIO, la sociedad del televisivo Mejide llegó a ingresar directamente del Grupo BBVA, entre enero de 2007 y julio de 2012, la astronómica cifra de 16.439.078,88 euros. La entidad bancaria se convirtió en todo ese tiempo en el cliente más importante para Risto, cuya sociedad After Share entró en declive después de estallar el escándalo de corrupción.

Risto Mejide

La auditoría de la entidad financiera, clasificada por el banco como “confidencial”, refleja en un gráfico el origen (las sociedades del grupo) y el desglose de las partidas que durante todo ese tiempo acabaron en las cuentas de After Share: 15.999.079 de BBVA España; 260.000 de BBVA Bancomer de México; 120.000 de BBVA Compass de Estados Unidos y 60.000 de BBVA de Puerto Rico. En total, en seis años, 16.439.078,88. Es decir, una media 4.1 millones por ejercicio y a través de un sólo cliente. Todo un lujo para cualquier firma publicitaria.

Risto Mejide

Las relaciones con el BBVA eran tan boyantes que, ya en el primer año de funcionamiento de la sociedad, en el ejercicio 2007, Risto y su socio se adjudicaron un salario anual de 243.304,45 euros, como figura en la memoria económica de la sociedad.

Risto Mejide

Risto Mejide

El BBVA denuncia a la sociedad de Risto

El 28 de junio de 2013, el BBVA presentó una denuncia ante la Fiscalía de Madrid por los delitos continuados de apropiación indebida y administración desleal, así como de falsedad en documento mercantil. Pero lo sorprendente del escrito de los letrados del banco era que la acción penal sólo fue dirigida contra el 50% de After Share, contra el socio de Risto Mejide, Marc Ros Samso.

La Justicia investiga a la empresa de Risto ‘After Share’ por cobrar de una trama corrupta en el BBVA

El presentador televisivo lograba eludir la denuncia de la entidad bancaria, al margen de que figurara en la sociedad, como aparece en el registro, en calidad de administrador solidario. Se daba la circunstancia de que, en los años -2007 a 2012- en los que se habían perpetrado las irregularidades, tanto Risto como Marc figuraban en After Share como administradores solidarios. Ambos compartieron esa función desde el 24 de agosto de 2007 hasta el 5 de febrero de 2013, en el que fueron revocados sus poderes.

En 2013, cuando los dos socios ya estaban al tanto de las acciones que el BBVA tenía previsto emprender contra After Share, optaron por nombrar administrador único de la firma publicitaria a Before Share Repr 143 RRM Ros Samso Marc. Risto Mejide pasaba a ser simplemente apoderado de la sociedad.

La Justicia investiga a la empresa de Risto ‘After Share’ por cobrar de una trama corrupta en el BBVA

After Share fue constituida en Barcelona con un capital social de 3.000 euros con el objeto social de “la creación de planes estratégicos de comunicación, la realización de proyectos publicitarios y comunicación, estudios de audiencias y planes de optimización de las mismas para todo tipo de medios de comunicación”. Su primer domicilio social fue constituido en la calle Muntaner, 269.

Un favor desde la cúpula del banco

Risto Mejide quedó fuera de las investigaciones y de la denuncia a partir de una orden surgida desde la cúpula del banco, según ha podido saber OKDIARIO de un ex directivo del BBVA. El presentador, en aquellas fechas, ya había alcanzado una cierta popularidad televisiva en los programas Operación Triunfo y Factor X. Entonces, nadie ocultaba que el concurso musical OT estaba patrocinado por el BBVA.

Además de la imputación de Marc Ros, la sociedad After Share también figuraba en la denuncia de la entidad bancaria como responsable civil subsidiario de los delitos investigados y en la querella presentada por la Fiscalía ante los Tribunales de Madrid.

La Fiscalía madrileña, entonces presidida por Manuel Moix, quien fuera jefe de la Fiscalía Anticorrupción, abrió el 9 de septiembre de 2013 unas diligencias de investigación y, meses después, el 16 de enero de 2014, presentó una querella contra Marc Ros Samso, la media naranja de Risto en After Share.

De manera automática, como el presentador televisivo no aparecía en el escrito de la denuncia, el Ministerio Público tampoco lo incluyó en su solicitud de “imputación criminal”, aún compartiendo el presentador la misma responsabilidad societaria que Marc Ros.

Tiempo después, el Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid decidió incoar las diligencias previas 522/14, que siguen abiertas a día de hoy. Están tan activas que el jueves pasado declaró como testigo el director de Identidad y Control Presupuestario del BBVA.

Fuentes del BBVA manifestaron a OKDIARIO que no se explican cómo el Banco Sabadell ha contratado a Risto Mejide para una campaña corporativa de la entidad bancaria cuando su sociedad y su socio figuran en una investigación judicial por corrupción.

Las mismas fuentes no entienden cómo el presentador televisivo, propietario de una sociedad denunciada por un banco de la competencia y en el filo de la sospecha, pueda participar en una campaña que pretende aportar ejemplaridad.

Lo último en Investigación

Últimas noticias