Tenían que llevar a los perros al

Los Mossos incumplieron en la explosión de Alcanar las normas que les dio el Ministerio de Defensa

Mossos
Hulk, uno de los animales de la Unidad Canina de los Mossos (Foto: Mossos)

Los Mossos d’Esquadra incumplieron por completo, en la explosión del chalé de Alcanar, el protocolo que habían recibido del Ministerio de Defensa para actuar ante un posible atentado terrorista.

El Instituto Tecnológico La Marañosa del Ministerio de Defensa impartió la pasada primavera un curso de tres semanas a miembros de la Unidad Canina de los Mossos d’Esquadra, para enseñar a sus perros a detectar el explosivo utilizado habitualmente por Estado Islámico (ISIS), conocido como la madre de Satán.

Entre cuatro y ocho perros adiestrados de los Mossos participaron, según las fuentes consultadas por OKDIARIO, en este programa formativo impartido en las instalaciones del Ministerio de Defensa en San Martín de la Vega (Madrid). Los cursos de adiestramiento de perros para detectar explosivos se llevan a cabo durante cuatro días a la semana, de lunes a jueves. El responsable de los Mossos que programó esta actividad fue Carles Quesada Sánchez.

El Instituto Tecnológico La Marañosa viene impartiendo estos planes formativos a unidades de la Guardia Civil, la Policía Nacional, el Ministerio de Defensa, el CNI, la Policía Local de Madrid, la Guardia Republicana Portuguesa y otras fuerzas de seguridad europeas.

Europa en alerta antiterrorista

Desde este año 2017, el programa se ha ampliado también a las Policías autonómicas de Cataluña y el País Vasco, dado que toda Europa se encuentra en alerta terrorista por la oleada de atentados yihadistas que se han registrado en los dos últimos años.

En el caso de los Mossos d’Esquadra, miembros de su Unidad Canina permanecieron en las instalaciones de San Martín de la Vega durante una semana de febrero y dos de marzo, para enseñar a sus perros a detectar el explosivo utilizado por Estado Islámico (ISIS).

El objetivo de este entrenamiento es que, en caso de un atentado terrorista o una explosión sospechosa, los perros adiestrados puedan inspeccionar el lugar inmediatamente para orientar la investigación policial.

Pero, como ha informado OKDIARIO, no se hizo así en el caso de la explosión registrada en el chalé de Alcanar (Tarragona) el 16 de agosto por la noche, tan sólo 17 horas antes del atropello masivo de Las Ramblas. Un tiempo que habría resultado vital para localizar a los terroristas y frustrar sus planes.

Echaron a los Tedax de la Guardia Civil

Si desde el primer momento se hubiera llevado a cabo en Alcanar una inspección con los perros de la Unidad Canina que acababan de ser adiestrados para ello, los Mossos habrían comprobado que la sustancia que estalló en el chalé era peróxido de acetona (TATP), el explosivo de Estado Islámico conocido como la madre de Satán.

Esto habría llevado a poner en marcha de forma inmediata un dispositivo para identificar y localizar a los terroristas, comenzando por el único superviviente de la explosión, Mohammed Houli Chemlal. Sin embargo, Chemlal fue evacuado a un hospital de Tortosa y no fue interrogado hasta 20 horas después, cuando su compañero Younes Abouyaaqoub ya había atropellado en las Ramblas a 145 personas, de las cuales 15 fallecieron.

Los Mossos no permitieron que los Tedax de la Guardia Civil inspeccionaron el chalé y tampoco tomaron en cuenta el criterio de la juez de guardia, quien al llegar al lugar apuntó la posibilidad de que en la vivienda se estuviera preparando un atentado terrorista. Entre las ruinas del chalé se encontraron más de un centenar de bombonas de gas.

Todos estos datos deberían haber aconsejado realizar una inspección con los perros de la Unidad Canina que, desde el primer momento, habrían puesto a los Mossos sobre la pista del terrorismo yihadista.

Estalla al alcanzar los 60 grados

El adiestramiento de los perros en las instalaciones del Instituto Tecnológico La Marañosa se lleva a cabo en distintos entornos (los jardines, oficinas, edificios y en un laboratorio en desuso), para que los animales se habitúen a reconocer el olor del explosivo en situaciones muy diversas.

Durante los últimos meses, estas practicas se han centrado en la detección de la madre de Satán, dado que el terrorismo yihadista constituye actualmente la principal amenaza para la seguridad. Pero el Instituto del Ministerio de Defensa también está preparado para trabajar con otras sustancias, a petición de las fuerzas de seguridad que participan en su programa.

Las prácticas con peróxido de acetona (TATP) no se llevan a cabo en verano porque se trata de un explosivo muy volátil, que detona espontáneamente al alcanzar los 60 grados de temperatura, por ejemplo si se produce una larga exposición al sol.

De hecho, la fabricación del TATP debe realizarse con un control muy estricto de la temperatura, que debe permanecer por debajo de los 10 grados, por lo que habitualmente se utilizan grandes cantidades de hielo.

Hielo para sintetizar el explosivo

La falta de control sobre este factor pudo provocar, precisamente, la explosión del chalé de Alcanar en la que murieron el imán de Ripoll y cerebro de los atentados, Albelbaki Es Satty, y otro de los yihadistas, Youssef Aalla, cuando intentaban fabricar la madre de Satán. Este accidente evitó, al menos, que los terroristas llevaran a cabo su plan inicial: un gran atentado suicida con explosivos en una zona de gran afluencia turística de Barcelona.

Tal como ha informado OKDIARIO, el Instituto Tecnológico de La Marañosa cuenta con un laboratorio que es referente mundial en investigación sobre las amenazas de guerra química y biológica. A este laboratorio llegan, para su análisis, muestras de atentados terroristas cometidos en distintos puntos del planeta.

En el caso del adiestramiento de perros para detectar estas sustancias, una vez concluida la actividad se destruyen de forma controlada todas las muestras del explosivo utilizado.

Últimas noticias