Los Mossos dicen al juez que detuvieron al catalán que puso la bandera española porque se lo pidió la ANC

mossos
Raúl Macià, ante un fotograma del vídeo en el que cuelga la bandera española en la fachada de su Ayuntamiento.

Dos agentes de los Mossos d’Esquadra han reconocido ante la juez que cumplían instrucciones de ERC y la ANC cuando detuvieron a Raúl Macià, el catalán que colocó la bandera española en la fachada del Ayuntamiento de Balsareny (Barcelona).

Pocas semanas antes del referéndum ilegal de independencia del 1-O, en muchos puntos de Cataluña los Mossos ya actuaban como una policía política al servicio de los independentistas.

Una juez de Manresa tomó declaración el miércoles a dos mossos que están imputados como autores de un presunto delito de falsa denuncia contra Raúl Macià, quien se encuentra en prisión desde el pasado 4 de octubre por estos hechos.

La Policía autonómica acusó a Macià de intentar boicotear un acto independentista (un desfile de antorchas que la ANC había organizado en Balsareny el pasado 10 de septiembre, víspera de la Diada), de tenencia de armas y de insultar a los agentes. La instrucción de la causa ya ha demostrado que los dos primeros cargos eran falsos, y el tercero sólo sería motivo de una falta administrativa.

Tres ediles de ERC señalaron a Macià

En su declaración como imputados, los dos agentes han reconocido que cumplían instrucciones de ERC y la ANC cuando pusieron en marcha el dispositivo policial que ha llevado a Raúl Macià a prisión.

Según explicaron, tres concejales de ERC del Ayuntamiento de Balsareny acudieron a la Comandancia de Manresa para advertir que un grupo de peligrosos españolistas (entre los que mencionaron expresamente a Raúl Macià) tenía previsto boicotear el desfile de antorchas convocado para la víspera de la Diada del 11-S.

La ANC (cuyo presidente Jordi Sànchez se encuentra hoy en prisión por ser uno de los principales instigadores del golpe de Estado de Carles Puigdemont) hizo llegar la misma advertencia a la Comisaría de los Mossos.

Este aviso sirvió para que la Policía autonómica pusiera en marcha un dispositivo policial para seguir a Raùl Macià cuando, en la noche del 10 de septiembre, salió a dar un paseo por Balsareny con un grupo de amigos y sus hijos (entre los que se encontraba un pequeño de 18 meses).

Un mosso separatista dirigió la operación

Pronto, el grupo se vio rodeado por cuatro coches patrulla de los Mossos d’Esquadra. Los agentes identificaron a Raúl y sus amigos, les retuvieron durante 20 minutos y les advirtieron que no podían acercarse a las dos plazas del pueblo en las que la ANC estaba celebrando el acto independentista.

Los nueve amigos pudieron seguir luego su camino, seguidos en todo momento por un coche patrulla. Cuando se encontraban a dos calles de la plaza en la que se habían congregado los separatistas, apareció un furgón de antidisturbios de los Mossos. Se bajaron nueve agentes uniformados  y se dirigieron en formación a Raúl y sus amigos, ordenándoles que se dispersaran.

Según ha explicado Raúl Macià a OKDIARIO, el dispositivo policial estaba dirigido por un mosso independentista vestido de paisano, cuñado del actual alcalde de Balsareny, Isidre Viu (ERC). Este agente también ha sido imputado en la causa por falsa denuncia y será citado a declarar ante la juez en los próximos días.

Al día siguiente, los Mossos telefonearon a Raúl para informarle de que le habían denunciado y debía acudir a declarar en Comisaría. Le acusaban de boicotear el acto de los independentistas, al que ni siquiera se había podido acercar.

Lleva cinco meses en prisión

Raúl Macià se encontraba en libertad condicional por unos hechos ocurridos hace casi 10 años (participó en el robo a unos narcotraficantes en 2009, cuando trabajaba como portero de una discoteca, como él mismo relató en una entrevista a OKDIARIO), por lo que la denuncia de los Mossos provocó que la junta de tratamiento le enviara de nuevo a prisión. Por este motivo, ahora lleva más de cinco meses internado en el centro penitenciario de Lledoners.

En su denuncia, los Mossos también intentaron vincular a Macià con un incidente, registrado la misma noche en el otro extremo del pueblo, del que era completamente ajeno: en un control, los agentes identificaron a otro vecino de Balsareny que llevaba en el maletero del coche unos lunchacos.

La instrucción de la causa ya ha dejado claro que Raúl Macià no tenía nada que ver con este hecho. Del mismo modo, en su declaración como imputados los mossos han reconocido que Macià y sus amigos recorrían el pueblo acompañados por sus hijos de corta edad, por lo que en ningún caso acudían a boicotear el acto independentista de la ANC.

Los mossos imputados han reconocido finalmente ante la juez que toda la operación policial contra Raúl Macià se puso en marcha a petición de ERC y la ANC. Ya el pasado mes de septiembre, Macià había denunciado a OKDIARIO que se veía constantemente acosado por los Mossos desde que se hizo viral el vídeo en el que se subía a un coche para colocar la bandera española en la fachada de su Ayuntamiento.

Lo último en Investigación