OPERACIÓN VOLOH: LAS CONVERSACIONES DEL MÓVIL DE JOSEP LLUÍS ALAY

El ex conseller de Interior Miquel Sàmper pidió una cita “de incógnito” con Puigdemont

El conseller de Interior y Puigdemont.
El conseller de Interior y Puigdemont.

El informe elaborado por la Guardia Civil en el marco de la Operación Voloh y entregado al Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona recoge el deseo de Miquel Sàmper Rodríguez, ex conseller de Interior, de contactar con el fugado Carles Puigdemont, ex presidente catalán.

La conversación fue extraída del teléfono móvil de Josep Lluís Alay Rodríguez, profesor de Historia de la Universidad de Barcelona, independentista catalán y mano derecha de Carles Puigdemont, y está fechada el 10 de septiembre de 2020, siete días después de que Sàmper fuese nombrado conseller de Interior.

Alay le dice a Puigdemont que el conseller quiere ir de incógnito a verlo.
Alay le dice a Puigdemont que el conseller quiere ir de incógnito a verlo.

El documento redactado por la Guardia Civil de la zona 7 (Cataluña) recoge conversaciones del teléfono móvil de Alay, en concreto de aplicaciones como Whatsapp y Telegram, con diferentes líderes independentistas catalanes, con Carles Puigdemont y con el abogado de éste, Gonzalo Boye, entre otros. El citado informe recoge datos aportados ya a las diligencias en la Operación Voloh, que investiga el presunto desvío de fondos públicos de la Generalitat de Cataluña para orquestar campañas en pro de la independencia de esta autonomía tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. En este contexto tiene interés la petición de entrevista pues habría que investigar quién pagó los gastos de ese desplazamiento si es que se produjo, ya que de haberse pagado con fondos públicos supondría un posible delito de «malversación de fondos».

En esta ocasión el objeto de la conversación parecía ser la compra de Villa Denise, la casa en Prat de Molló de Francesc Macià, primer presidente de la Generalitat hasta 1933 y fundador del Estat Català y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y cuartel general de un ejército catalán que preparaba la invasión de España y proclamación de la independencia de Cataluña en 1926, hasta que Macià fue detenido por las autoridades francesas a petición de las españolas. El lugar tiene un gran interés histórico para los separatistas catalanes y en septiembre de 2020 se abrió el debate entre los independentistas tras conocer que sus propietarios la habían puesto a la venta.

Finalmente en diciembre de 2020 fue comprada por Jaume Aragall, presidente de la Cámara de Comercio en el Vallès Oriental, por 303.000 euros con la intención de convertirla en una casa museo regentada por la Asociación Casa Macià. El 21 de diciembre de 2020 Carles Puigdemont se desplazó desde su autoexilio en la localidad belga de Waterloo para visitar el lugar y «bendecirlo» como sitio de peregrinación de los independentistas catalanes. El plan de compra incluía la petición de que el Govern de la Generalitat (independiente o no) «hiciese el máximo esfuerzo para comprarla».

El interés en comprar la casa de Macià.
El interés en comprar la casa de Macià.

En las conclusiones del informe de la Guardia Civil se cita «la intención al menos, del conseller de Interior, Miquel Sàmper Rodríguez, jefe político de la Policía autonómica catalana, de desplazarse a Waterloo para ver a una persona prófuga de la Justicia. Ello se considera que pudiese existir en el caso de confirmarse una posible malversación de fondos públicos, ya que el coste de ese viaje (desplazamientos, dietas de los escoltas del conseller, etc..) no puede incluirse como de interés social, ni contemplado como una situación acorde a ese cargo público».

Se desconoce o al menos el informe no lo aclara las causas por las que Sàmper quería entrevistarse con Puigdemont pero la conversación entre Josep Lluís Alay y Puigdemont se enmarcan en el contexto de compra de la casa de Macià.

El 10 de septiembre de 2020 comenta Alay a Puigdemont que «el HC Sàmper pide hacer un Jitsi (aplicación de videoconferencia) contigo una tarde. ¿Busco hora? Quizás el domingo que lo tienes más tranquilo», a lo que Puigdemont contesta: «Conecto con Sàmper un ‘día de cada día’. Fin de semana no», a lo que Alay argumenta el 1 de octubre de 2020 que «el conseller Sàmper quiere venir a verte en fin de semana porque así puede subir de incógnito» y pregunta «¿lo miro para el 17 o 24 de octubre?» a lo que Puigdemont contesta con un lacónico «Ok».

Si finalmente Sàmper fue a ver a Puigdemont o no en esta ocasión es algo que todavía los investigadores de la Guardia Civil no han contrastado, aunque sí está claro que lo había visitado en abril de 2019 cuando se presentaba a la Alcaldía de Terrasa por JxC. La diferencia entre un viaje y otro consiste en si se produjo la segunda visita o no y si se usó dinero propio o se hizo con cargo a los presupuestos de la Generalitat, ya que en ese caso los especialistas de la Benemérita apuntaban a una «posible malversación de fondos públicos».

Lo último en Investigación

Últimas noticias