La cúpula de C’s sabía desde hace 4 meses que su jefe de seguridad traficaba con dossieres y no lo echó

albert rivera
Albert Rivera y Juan Carlos Girauta, en el Congreso de los Diputados (Foto: Francisco Toledo).

Albert Rivera y otros miembros de la cúpula de Ciudadanos (C’s) conocían desde el pasado mes de noviembre que su jefe de seguridad, Francisco Lacasa, negoció la compra de dossieres confidenciales sobre rivales políticos y aspirantes a incorporarse a las filas del partido.

Esta información debía ser suministrada, a un precio de entre 2.000 y 2.500 euros por informe, por la empresa de seguridad del ex comisario de Policía Nacional Francisco Álvarez, quien como jefe del Mando Único Antiterrorista bajo la presidencia de Felipe González fue condenado a nueve años de cárcel por el secuestro de Segundo Marey.

El mismo testigo presencial que denunció estos hechos el pasado lunes ante la Fiscalía, el experto en ciberseguridad Albert Gabàs, remitió el pasado 21 de noviembre un correo electrónico a Albert Rivera y a otros dirigentes de la cúpula de C’s para comunicarles lo sucedido.

Su email iba dirigido a la gerente de Ciudadanos, Ana Rodera; con copia a Albert Rivera, al portavoz parlamentario Juan Carlos Girauta, al diputado nacional Miguel Gutiérrez, al diputado en el Parlament José Manuel Villegas y al ex diputado autonómico catalán Jordi Cañas (quien actualmente no ocupa ningún puesto de responsabilidad en el partido).

Tráfico ilegal de datos protegidos

Pese a tener conocimiento de estos hechos hace ya cuatro meses, la dirección de Ciudadanos no ha destituido a su jefe de seguridad ni ha tomado ninguna medida contra él. Albert Gabàs aludía en su mensaje a la reunión que presenció el 3 de mayo de 2017 en la sede de Ciudadanos en Madrid, entre su jefe de seguridad, Francisco Lacasa, y el empresario Vicente Codes, presidente de la compañía de seguridad Astra Sistemas (para la que Lacasa había trabajado como consultor durante tres años).

Fue en este encuentro, según el testimonio de Gabàs, en el que Lacasa se interesó por comprar dossieres personales con información confidencial, incluyendo datos protegidos por la Ley de antecedentes penales, declaraciones de Hacienda, afiliaciones a la Seguridad Social y datos sanitarios de terceros.

“Hace un año bajé a Madrid con Vicente Codes”, explicaba Gabàs en su email, “en su sede estuve presente en una conversación entre Francisco Lacasa y Vicente Codes, el primero le dijo que podía enviarle las facturas a nombre de otra sociedad que no fuera Astra (…) ya que no quedaba muy bien que contratara a dedo a su anterior empresa“.

El correo electrónico que ha sido incorporado en la denuncia presentada en Fiscalía añade lo siguiente: “Pero lo más grave, estando yo presente en dicha conversación, fue que Francisco Lacasa solicitó a Vicente Codes información privada/secreta/reservada de la Administración del Estado en forma de informes sobre personas, petición de informes evidente y absolutamente ilegales”.

Ciudadanos
Correo electrónico remitido por Albert Gabàs a la dirección de Ciudadanos el pasado 21 de noviembre.

“Luego en Barcelona”, añade, “estuve presente en una charla entre Vicente Codes y Francisco Álvarez. Vicente Codes le preguntó cuánto costaría cada informe completo para Francisco Lacasa, [con datos de] Seguridad Social, antecedentes penales, lo más completo. Y Francisco Álvarez le dijo a Vicente Codes que a 2.000-2.5000€ por informe, según los que pidiera, en un paquete anual mucho mejor”.

Para que los dirigentes de Ciudadanos cobraran conciencia de la gravedad de estos hechos, Gabàs incorporó a su email enlaces a varias informaciones periodísticas sobre la empresa de seguridad Check and In SA, dirigida por los ex comisarios de Policía Nacional Francisco Álvarez (condenado por su participación en la guerra sucia del GAL) y Jesús Argüelles.

“No sólo Francisco Lacasa sería cliente de un entramado de tráfico de secretos/datos privados“, añade el email enviado por Gabàs a la cúpula de C’s el pasado 21 de noviembre, “sino que solicitar información de dicho calibre a Francisco Álvarez, un ex-GAL a sueldo de De la Rosa y Vicente Codes, este último un corrupto de Unió Democrática de Catalunya, es demencial, y demuestra el nivel mental de su director de seguridad”.

Por ser simpatizante y votante“, dice a continuación, “he retrasado la presentación de la denuncia, pero mi antipatía por el corrupto Vicente Codes no retrasará mucho la presentación de la denuncia contra Francisco Lacasa, Francisco Álvarez y Vicente Codes, por formar y participar en un entramado de venta de datos de la Administración, como el que derivó en la Operación Pitiussa“.

Ciudadanos
Encabezamiento de la denuncia presentada el lunes ante la Fiscalía de Barcelona.

Efectivamente, Albert Gabàs presentó el pasado 11 de marzo una denuncia ante la Fiscalía de Barcelona en la que comunica todos estos hechos, que podría ser constitutivos de un delito de revelación de secretos penado con hasta cuatro años de cárcel.

El técnico en ciberseguridad despedía su mensaje a la cúpula de C’s con las siguientes palabras: “Lo ideal es que despidieran a Lacasa antes de finalizar el año, yo presento la denuncia y sacan pecho con una acción de control interna que acaba con el chiringuito de otro Villarejo (…). Actúen contra delincuentes, idiotas que no saben hacer su trabajo sin ponerles en un serio riesgo de escándalo, solicitando informes ilegales por un canal de nula confianza, de corruptos y mercenarios“.

Cuatro meses después de recibir este email, la cúpula de C’s no ha tomado ninguna medida para depurar las responsabilidades de su jefe de seguridad. No fue hasta el pasado 19 de febrero cuando Gabàs recibió un correo electrónico del Canal Ético de Ciudadanos, en el que se le invitaba a comunicar los hechos, con la correspondiente documentación, para analizar si se trata de “actos presumiblemente sancionables“.

A preguntas de este diario, el ex diputado autonómico catalán Jordi Cañas (uno de los destinatarios del email) ha confirmado que hace varios años conoció a Albert Gabàs, quien le advirtió de la existencia de diversas irregularidades y prácticas corruptas en la Agencia de Ciberseguridad de la Generalitat (Cesicat), de las que OKDIARIO ha informado durante los últimos meses.

No obstante, Cañas ha recordado que, desde que abandonó su escaño en el Parlament, en 2014, actualmente es “un militante de base” pues no ocupa ningún cargo de responsabilidad en la dirección del partido. Por su parte, el director de comunicación de Albert Rivera, Daniel Bardabío, ha eludido los intentos de OKDIARIO de recabar una explicación oficial sobre lo sucedido.

Últimas noticias