A Duque le hacen ‘un Monedero’: Hacienda le facilita la regularización sin la sanción que pedían los inspectores

Pedro Duque
El ministro de Ciencia, Pedro Duque (EFE)
Comentar

Pedro Duque incluyó dos chalés de lujo en una sociedad patrimonial para eludir el pago de impuestos

La Agencia Tributaria abrió una inspección al ministro de Ciencia e Innovación con petición expresa de sanción, Pedro Duque, por la sociedad patrimonial –Copenhague– en la que el ministro tenía dos chalés de lujo: uno en Javea y otro en el barrio de Arturo Soria en Madrid. Pero Hacienda, para evitar la sanción a Duque, asesoró al ministro para que no recogiera la notificación de inicio de las actuaciones. Él cumplió y, aprovechando el Consejo de Competitividad en Bruselas, se ausentó de España y presentó de inmediato una regularización. Un modus operandi que recuerda al que utilizó el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, que tuvo que pagar unos 200.000 € para regularizar los 425.000 que había declarado a través de una empresa.

Los equipos de la Agencia Tributaria, pese a las presiones oficiales y los mensajes lanzados a través de los medios de comunicación, abrieron la inspección y exigieron el pago de sanción por la sociedad patrimonial de Duque, descubierta por OKDIARIO. Ésta, sin ningún tipo de actividad y sin empleados, sí contabilizaba los dos chalés de lujo propiedad del ex astronauta y su esposa. Pero Hacienda decidió cortar el proceso y abrió la puerta a la regularización –supuestamente voluntaria– para que el ministro no fuera sancionado.

La forma de evitar que el proceso siga adelante es no recoger el acuse de recibo de la apertura de la inspección. Por eso, responsables del ministerio facilitaron una salida a Duque. Aprovechando el Consejo de Competitividad en Bruselas, se ausentó de España y presentó de inmediato una regularización. Gracias a ello, la notificación de inicio de actuaciones inspectoras no se pudo entregar y su regularización quedó registrada oficialmente con anterioridad. Y gracias a ello, el ministro Duque ha resuelto su situación legal.

Exactamente igual que como lo hizo Juan Carlos Monedero, quien también esquivó la entrega de la notificación y, con esa treta, se libró de la inspección.

Así lo hizo Duque. Y así evitó recibir el mismo trato que el resto de los contribuyentes españoles. Gracias a un aviso y asesoría desde Hacienda que le ha permitido evitar la sanción impuesta -que puede rondar vez y media el importe defraudado que se acabe estimando-, y, además, eludir aparecer en ningún listado en el que se vea que ha tenido un incumplimiento con el Fisco con una patrimonial.

Una sociedad irregular

La sociedad patrimonial de Pedro Duque sí tiene irregularidades, en contra de la versión que ha mantenido el Gobierno de Pedro Sánchez y el propio Duque. Y las tiene, hasta tal punto, que la Inspección tributaria abrió una comprobación a raíz de la publicación el 27 de septiembre de este año por OKDIARIO de la noticia de la existencia de la sociedad patrimonial Copenhague Gestores de Inmuebles SL, creada en 2005 para eludir el pago de impuestos por el ministro Pedro Duque.

Los inspectores de la Agencia Tributaria hicieron lo correcto: iniciar los trámites de comprobación de una, más que posible, bolsa de fraude. Y el Ministerio de Hacienda hizo lo incorrecto: asesoró a Duque para que escapara a la imposición de una sanción y se acogiera a un falso periodo voluntario de declaración complementaria o regularización. La forma es simple: las comunicaciones y requerimientos no se pudieron entregar en el domicilio del ministro. Básicamente porque él estaba aleccionado para no recoger la notificación y porque se encontraba en el extranjero. A partir de ese momento, el ministro y sus asesores fiscales corrigieron a toda velocidad el supuesto error por una teórica iniciativa propia a efectos legales.

El error, sin embargo es nada menos que una estructura creada en 2005 con un único fin y mantenida con asesores fiscales con el mismo objetivo: rebajar el pago de impuestos con una firma ficticia. De hecho, gracias al esquema societario consiguió pagar sólo un 3,8% en Impuesto de Sociedades y esquivar el pago del IRPF en concepto de renta presunta por la segunda vivienda y hasta el Impuesto de Patrimonio.

Duque se desgravó el pago de los intereses del crédito hipotecario de su chalé de lujo en Madrid

Para conseguir ese minúsculo pago, Pedro Duque aplicó importantes beneficios fiscales por medio de su entramado societario constituido en la patrimonial Copenhague Gestores de Inmuebles SL: la sociedad de la que colgó sus dos chalés de lujo -el de Madrid y el de Jávea-. Además del fuerte volumen de gastos desgravables que acumuló -que ascendió a 151.311 euros en seis años- Pedro Duque se desagravó el pago de los intereses del crédito hipotecario abonados en la compra del chalé de lujo de Madrid gracias a comprar el inmueble por medio de la mencionada sociedad.

Tal y como señalan los datos del Registro de la Propiedad publicados por OKDIARIO, el chalé de lujo de Arturo Soria incorpora un crédito hipotecario de Barclays Bank por un valor de 1,2 millones de euros. En concreto, en el apartado de cargas se detalla que la citada entidad financiera concedió el tres de abril de 2006 un crédito de “un millón doscientos y seis mil novecientos sesenta euros de principal”. Un préstamo que se irá pagando hasta el “8 de noviembre de 2035”.

Duque debería haber pagado entre 5.000 y 8.000 euros al año

En el caso del IRPF, Duque ha escapado al pago de la que se conoce como renta presunta -una carga que soportan todos los propietarios con vivienda de vacaciones en España-. En este caso, la ley dicta que se debe imputar en la declaración de la renta anual el 2 % del valor catastral o el 1,1 %, en el caso de que el valor se hubiese revisado en los 10 años anteriores. Y todo ese importe debe tributar al tipo marginal del contribuyente: hasta un 45% ahora y hasta un 52% hasta hace bien poco-. En el caso de Duque ese pago tendría que haber oscilado, dependiendo del valor exacto de mercado de la vivienda de la playa, entre 5.000 y 8.000 euros al año.

Todo ello lo hizo mediante un mecanismo que está en el punto de mira de la Agencia Tributaria: la creación de una sociedad patrimonial para la compra de dos inmuebles de disfrute personal.

Este tipo de sociedades ha sido protagonista de los planes de inspección del Fisco en España prácticamente en la totalidad de sus años de existencia. Y lo han sido, precisamente, por lo relativamente fácil que resulta aprovecharse de unas sociedades permitidas para edificar, gestionar, construir o promover inmuebles con un fin muy distinto: el de albergar inmuebles de uso privado bajo una falsa fachada de actividad empresarial.

Los equipos de la Agencia Tributaria (AEAT) son plenamente conscientes de esta situación y, por ello, abrieron la comprobación correspondiente. Ahora Hacienda abre la puerta a una regularización saltándose el criterio independiente de los equipos de la AEAT.

Últimas noticias