Mueren diez miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán que promete una “una venganza mortal y aplastante”

Irán.
Guardia revolucionaria de Irán.

Al menos diez miembros de la Guardia Revolucionaria murieron en un ataque ejecutado en la noche del viernes contra un puesto de control en la provincia del Kurdistán (noroeste), según ha confirmado este sábado el organismo.

La Guardia Revolucionaria ha achacado el ataque, llevado a cabo en la localidad de Dari, a “terroristas antirrevolucionarios afiliados con la arrogancia global”, en referencia a Estados Unidos.

Asimismo, ha resaltado que los enfrentamientos se saldaron con la muerte de un número indeterminado de “terroristas” muertos, tal y como ha recogido la agencia iraní de noticias.

El organismo ha advertido de que los grupos “terroristas” y “antirrevolucionarios” harán frente a “una venganza mortal y aplastante” en respuesta al ataque.

Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque, si bien en la zona operan las Fuerzas de Defensa de Kurdistán Este (YRK) –brazo armado del Partido por una Vida Libre para el Kurdistán (PJAK)–.

El PJAK es un grupo ilegalizado en Irán que aboga por el autogobierno de los kurdos iraníes y que está vinculado con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El Gobierno y el PJAK firmaron un alto el fuego en 2011, cuando las autoridades anunciaron que suspenderían la ejecución de prisioneros políticos kurdos si el grupo cesaba sus ataques.

Los dos bandos se acusan regularmente de incumplir el acuerdo pero, en los últimos meses, el número de ataques ha aumentado. Irán tiene unos siete millones de kurdos, lo que representa cerca de un diez por ciento de su población.

La mayoría viven en la región de Kurdistán, situada en el noroeste del país, junto a la frontera con Irak. Se trata de una de la regiones más activas en términos políticos y donde apenas se permiten las discrepancias.

Temas

Últimas noticias