Donald Trump dice que es el líder que más ha hecho por los afroamericanos desde Lincoln

Donald Trump
optimisimo-trump-interior

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue mostrando su faceta más histriónica en plena crisis social en el país por las protestas violentas tras la muerte de George Floyd. Donald Trump se autoproclama como el líder que más progresos ha logrado para la población afroamericana en toda la historia del país norteamericano con la «posible excepción» de Abraham Lincoln, bajo cuyo mandato se abolió la esclavitud.

En plena ola de protestas por la muerte del joven afroamericano George Floyd durante una detención a manos de un policía blanco, Donald Trump ha insistido en que, en los tres años y medio que lleva en la Casa Blanca ha hecho «mucho más» por la población negra que su potencial rival en las próximas elecciones, Joe Biden, «en 43 años».

«De hecho, (Biden) les hizo retroceder muchos años con su Ley contra el Crimen, de la que él ni siquiera se acuerda», ha afirmado el actual presidente, en alusión a una regulación de 1994 que derivó en la entrada en prisión de delincuentes condenados por delitos menores sin violencia.

«He hecho más por los afroamericanos que ningún otro presidente en la historia de Estados Unidos, con la posible excepción de otro presidente republicano, el difunto y gran Abraham Lincoln, y ni siquiera se acerca», ha añadido Donald Trump en su cuenta de Twitter.

El presidente ha asegurado que tanto los demócratas como los medios que le han criticado en estos últimos días por la gestión de las protestas «lo saben», pero «se niegan a escribirlo o decirlo porque son corruptos».

Desafío al toque de queda

Los manifestantes han retomado este martes, por octava noche consecutiva, las protestas contra la brutalidad policial en ciudades estadounidenses como Los Ángeles, Nueva York o Washington, desafiando los toques de queda impuestos para frenar las concentraciones, desatadas tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la Policía.

En Los Ángeles, donde hasta el momento los manifestantes han marchado de forma pacífica, y Nueva York los toques de queda han comenzado a las 21.00 horas y 20.00 horas (hora local), respectivamente.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, ha agradecido a los manifestantes expresarse pacíficamente y ha dicho que está «orgulloso» de ellos. «Acepto nuestro derecho de hacer esto y me alegra que haya sido pacífico», ha indicado, asegurando que quiere que sepan que puede escucharlos «alto y claro».

Asimismo, ha agradecido a los agentes de Policía su trabajo y ha informado de que los episodios de saqueo están disminuyendo en la ciudad y de que se han solucionado con rapidez. Actualmente, hay desplegados en las calles de Los Ángeles 1.000 militares de la Guardia Nacional, ha informado.

Por su parte, en Nueva York, donde los manifestantes marchan por Manhattan, Brooklyn y otras partes de la ciudad, la tensión ha comenzado a crecer cuando se ha iniciado el toque de queda, aunque las protestas se han mantenido pacíficamente a lo largo del martes.

En concreto, a partir de las 20.00 horas, personas han comenzado a saquear y atacar tiendas en Manhattan, rompiendo los cristales de estas instalaciones con piedras, ha trasladado la CNN. Además, manifestantes y Policía se han enfrentado en el barrio de Chelsea, también en Manhattan, cuando manifestantes violentos se han unido a pacíficos.

También, una multitud se ha quedado atrapada en el Puente de Manhattan porque había agentes de Policía a ambos lados. Sin embargo, las personas ya han comenzado a poder abandonar el lugar.

Hasta el momento, han sido arrestadas unas 40 personas este martes en Nueva York, según el Departamento de Policía de la ciudad, que ha afirmado que espera que este número aumente. Hasta 700 personas fueron detenidas la noche anterior.

Nueva York vivió durante la jornada del lunes momentos de gran tensión, con saqueos y propiedades vandalizadas, algo con lo que el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, ha justificado su decisión de adelantar tres horas respecto al lunes el inicio del toque de queda. Además, estará vigente toda la semana.

Según De Blasio, que ha insistido en que en Nueva York se registró «actividad criminal coordinada», ha precisado que la situación comenzó a «cambiar» la noche del domingo, según ha informado la cadena de televisión CNN. «Ahora hemos hecho el ajuste (…) que nos ayudará a liderar este momento y volver a un lugar más normal», ha añadido.

No obstante, el alcalde de la ciudad también ha hecho hincapié en que una cantidad «infinitesimal» de personas llevaron a cabo los saqueos en cuestión y que la gran mayoría de los manifestantes neoyorquinos han sido pacíficos.

De Blasio, que ha rechazado la posibilidad de desplegar a la Guardia Nacional, ha informado de que la presencia policial este martes en la ciudad es «vasta» y ha especificado que es «el mayor número de policías» que Nueva York ha tenido «en los últimos cinco días».

En este contexto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha planteado a través de la red social Twitter cuándo el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, pedirá ayuda al Gobierno central. Lo ha hecho describiendo el «caos, el desorden y la destrucción» en Nueva York de la que se ha hecho eco Fox News.

Protestas en Washington

En cuanto a Washington, las protestas registradas también se desarrollan de manera pacífica. El toque de queda ha comenzado a las 19.00 horas (hora local), pero los manifestantes han permanecido en las calles, también en las inmediaciones de la Casa Blanca, a pesar de la orden.

No obstante, se han registrado algunos momentos tensos. A las afueras del Parque Lafayette, donde el lunes la Policía lanzó gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a una multitud, los manifestantes han lanzado fuegos artificiales y otros objetos a la Policía, que ha respondido con gas pimienta.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha confirmado este martes que 1.600 militares en servicio activo se han trasladado desde Fort Bragg y Fort Drum hasta el área de Washington para colaborar con las autoridades, en caso de que fuera necesario, según un comunicado del portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, recogido por la CNN.

Multitudes de personas también han salido a protestar en las ciudades de Chicago, Houston, Orlando, Charlotte, Portland, Atlanta y Milwakee, entre otras. En estas dos últimas, según el citado medio, la Policía ha hecho uso de gases lacrimógenos contra las multitudes.

El 25 de mayo, Floyd, un ciudadano afroamericano de 46 años, murió mientras estaba siendo detenido por haber utilizado un billete de 20 dólares supuestamente falso.

Chauvin redujo a Floyd, que en ningún momento opuso resistencia, de acuerdo con las imágenes que se tienen de la detención, ejerciendo presión durante casi diez minutos con una de sus rodillas en el cuello de la víctima, pese a que este informó de que no podía respirar poco antes de morir. Chauvin fue detenido y enviado a prisión, tras ser imputado por homicidio en tercer grado.

La muerte de Floyd ha desatado una ola de indignación acompañada de protestas multitudinarias en todo Estados Unidos. Según el recuento de CNN, un total de 26 estados, más de la mitad del total del país, han movilizado a la Guardia Nacional para contener las manifestaciones y los disturbios.

 

Lo último en Internacional

Últimas noticias