La Venezuela de Nicolás Maduro

El dictador Maduro manda detener a Julio Borges, ex presidente de la Asamblea Nacional

Julio Borges
Antonio Ledezma y Julio Borges recogen el Sájarov de manos de Antonio Tajani. (AFP)

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ha ordenado este miércoles detener al destacado opositor Julio Borges —ex presidente de la Asamablea Nacional legítima—, a quien el dictador, Nicolás Maduro, ha señalado como uno de los responsables del supuesto ataque que sufrió el pasado fin de semana en Caracas, del que salió ileso.

"El TSJ acuerda la detención del diputado Julio Borges", ha anunciado el alto tribunal en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Borges formó parte de la representación de la oposición democrática de Venezuela que recogió el pasado mes de diciembre le Premio Sajarov del Parlamento Europeo a la Libertad de Conciencia.

Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) ya detuvieron el martes al líder estudiantil Juan Requesens, de quien desde entonces no se sabe nada, según han denunciado la oposición y su familia.

Borges y Requesens estarían entre las 19 personas que la Fiscalía ha relacionado con el presunto ataque a Maduro, algunas de las cuales se encuentran en Colombia y Estados Unidos, por lo que Venezuela solicitará su extradición.

La Sala Plena del TSJ ha considerado que, "del análisis de las actas que conforman el proceso contra Julio Borges, se evidencia que existen elementos que comprometen su responsabilidad en la comisión flagrante de los delitos de traición a la patria, instigación pública continuada y homicidio intencional calificado en grado de frustración contra el ciudadano Nicolás Maduro".

Asimismo, "tiene responsabilidad en la comisión flagrante del delito de homicidio intencional calificado ejecutado con alevosía y por motivos fútiles en grado de frustración" contra los siete miembros de las fuerzas de seguridad que resultaron heridos en lo que se ha presentado como un atentado contra Maduro, ha apuntado el TSJ en un comunicado.

Maduro los acusó en cadena televisiva

Maduro declaró el martes en una comparecencia televisiva que tanto Borges como el líder estudiantil Juan Requesens son algunos de los responsables del supuesto atentado. Poco después, agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) detuvieron a Requesens, cuyo estado todavía se desconoce, según han denunciado la oposición y su familia.

Borges, que vive exiliado en Bogotá por la persecución a la que le ha sometido el régimen chavista, en ese momento se encontraba en la capital de Colombia para asistir a la toma de posesión de Iván Duque. A través de Twitter condenó la detención de Requesens, considerando que se trata de "un atropello injustificable" porque, como diputado, goza de inmunidad parlamentaria.

Estaba previsto que este miércoles la ilegítima Asamblea Constituyente, órgano controlado por el ‘chavismo’ que ha absorbido todos los poderes del Estado menos el Ejecutivo, votara a favor de retirar la inmunidad parlamentaria a Requesens y a Borges, pero dicha votación finalmente no se ha producido.

El TSJ ha argumentado que, por tratarse de una "comisión flagrante", "no procede el antejuicio de mérito de Julio Borges, diputado ante la Asamblea Nacional, razón por la cual su enjuiciamiento corresponde a los tribunales ordinarios en materia penal".

El presidente del TSJ, Maikel Moreno, ha explicado en Twitter que la Sala Plena también "ha declarado procedente el enjuiciamiento del ciudadano Juan Carlos Requesens, tras determinarse que existen suficientes elementos de convicción para estimar la comisión de delitos de naturaleza permanente".

El TSJ también ha calificado como "flagrante" su caso y, en consecuencia, ha ordenado que siga detenido hasta que la ilegal Asamblea Constituyente decida sobre su inmunidad parlamentaria. No obstante, Moreno ha avanzado que, "por tratarse de delitos comunes, el enjuiciamiento de Requesens deberá hacerse ante los tribunales ordinarios".

Supuestos drones explosivos

El relato oficial, no demostrado por ninguna vía, dice que dos drones cargados de material explosivo estallaron el sábado por la tarde en la Avenida Bolívar de Caracas, donde Maduro estaba pronunciando un discurso ante cientos de militares con motivo del 81º aniversario de la creación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Maduro, que salió ileso, ha acusado al ya ex presidente colombiano Juan Manuel Santos de ser el ‘cerebro’ de un supuesto complot de la "ultraderecha" de Venezuela y Colombia, así como de sus agentes en Estados Unidos, para acabar con su vida.

De momento, hay seis "terroristas" detenidos, además de Requesens, y la Fiscalía —también ocupada ilegítimamente por el ex defensor del Pueblo, Tarek William Saab— ha vinculado a un total de 19 personas con el "intento de magnicidio". Las autoridades venezolanas han anunciado que pedirán a Bogotá y Washington la extradición de los sospechosos que estén en sus respectivos territorios.

Sólo los aliados internacionales de Venezuela, como Cuba, Bolivia, Nicaragua o Rusia, han condenado lo que consideran un atentado contra Maduro, si bien el resto de la comunidad internacional ha guardado silencio o se ha mostrado escéptica.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro ha considerado que, "dada falta de credibilidad de la dictadura en Venezuela y el uso de la tortura para incriminar, urge nombrar una comisión de expertos internacionales para investigar las circunstancias del atentado a Maduro".

Lo último en Internacional