Comida

Cómo hacer pintura para el pan

Con un poco de colorante alimenticio y de leche podemos hacer una sencilla pintura para el pan, de modo que los niños no se dejarán ni una miga.

hacer pintura
Aprende cómo hacer pintura para el pan de forma fácil

¿Tienes niños en casa a los que le cuesta comer o introducir alimentos nuevos en su dieta? Quizás una solución para que coman es hacer que la comida sea mucho más atractiva de modo que vamos a explicarte ahora un forma sencilla y divertida de presentar el pan en las comidas. Veamos a continuación una guía de pasos para que sepas Cómo hacer pintura para el pan.

Puede que a tus hijos les cueste comer pan cada vez que se lo ofreces, de modo que se pierden el disfrute de poder desayunar un nutritivo bocadillo. La clave está en hacer que el pan sea algo más atractivo que simple corteza y miga de modo que podemos recurrir a un truco a base de "pintura" que además puedes usar para otros muchos alimentos que a los niños les cueste comer. Veamos cómo se hace.

Ingredientes

  • Leche
  • Colorante alimenticio
  • Pan

Pasos para hacer pintura para el pan

  1. La pintura para el pan puede servirnos para que los niños se coman el desayuno o merienda a base de pan, sin problema. Seguro que en alguna ocasión has servido a tu hijo pan con embutido y este se ha comido tan solo el "relleno" dejando de lado el pan. Con este truco, le será difícil resistirse.
  2. Lo único que tienes que hacer es coger un recipiente y echar un poco de leche (un cuarto de vaso será más que suficiente).
  3. A continuación vierte unas gotas (dos o tres) de colorante alimenticio líquido. Mezcla bien con la leche.
  4. Corta el pan a rodajas o por la mitad y con la ayuda de un pequeño pincel o espátula de repostería, debes extender la mezcla de leche y colorante sobre la miga del pan. Puedes pintar rayas, puntos, o de hecho hacer cualquier dibujo que se te ocurra (¿que tal una carita sonriente).
  5. Con este pequeño truco de "pintar" el pan seguro que tus hijos ya no vuelven a dejarse ni una miga. El colorante alimenticio es apto para consumo y además la leche le aporta al pan un sabor mucho más jugoso.
  6. Por otro lado, también podemos aplicar esta "pintura" sobre otros alimentos que a tu hijo no le gusten demasiado como a las rodajas de frutas como el melón o las manzanas.
  7. Por último cabe añadir que también puedes elaborar otro tipo de "pintura" para la comida, a partir de la mezcla entre el colorante alimenticio y otros ingredientes como pueden ser la maizena, o la harina para repostería o también hacer que la leche tenga un color especial en el caso de que a tus hijos se les resista tomar un buen vaso de leche por las mañanas, o convertir un trozo de queso blanco en uno de color rosa, amarillo o verde . Seguro que se lo comen sin rechistar.

Lo último en How To

Últimas noticias