Gatos

Cómo evitar que el gato arañe tu sofá

Educar al gato de manera adecuada, comprar un rascador o usar un spray repelente son las claves para evitar que el gato arañe tu sofá.

evitar que el gato arañe tu sofá
Cómo evitar que el gato arañe tu sofá paso a paso

Uno de los retos a la hora de tener un gato en casa, es conseguir que este no rasque los muebles y en especial el sofá. El rascador para gatos es una de las soluciones que tenemos a nuestro alcance, pero si no nos funciona, podemos seguir estos sencillos pasos, para saber cómo evitar que el gato arañe tu sofá.

Los gatos rascan los muebles por varias razones: para marcar el territorio con su olor, para mantenerse en la práctica y para limarse las uñas. Pero existen maneras de disuadir al gato de arruinar todos los muebles del hogar: aquí hay algunos trucos infalibles para poner en práctica.

Pasos para evitar que el gato arañe tu sofá

evitar que el gato arañe tu sofá

  1. Funda para el sofá: Un remedio de emergencia es cubrir el sofá con una funda para que el gato no pueda clavar sus uñas de manera satisfactoria, renunciando así a su intención. Usando el mismo principio, es posible recubrir las partes de los muebles que el gato tiende a rayar con película o aluminio: en contacto con estos materiales, el gato sentirá molestias y desistirá de limarse en ellos las uñas.
  2. Rascador: Para evitar que el gato rasque el sofá, una de las primeras cosas que debe hacer es obtener el mencionado rascador. Hay varios tipos, que difieren tanto en precio como en tamaño, pero todos coinciden en el hecho de que tienen una superficie de cordel de sisal, un material en el que los gatos pueden limarse las uñas fácilmente.
  3. Rocía con un spray disuasorio: Si, a pesar de la presencia de un rascador en su casa, tu gato continúa clavando sus uñas en el sofá y los muebles, puedes intentar que todas estas superficies sean menos interesantes rociando un spray repelente en aerosol cuyo olor desagradable no es percibido por el olor hombre, pero que mantendrá el gato alejado del sofá.
  4. Cuidado de las patas:  Mantener las uñas de tu gato bien arregladas y limadas puede ayudar a reducir la frecuencia con la que el gato siente la necesidad de rascar muebles y sillones. Cortar las uñas de un gato no es fácil, especialmente si eres un principiante así que es recomendable que esta operación la lleve a cabo tu veterinario. Además, es necesario adquirir herramientas adecuadas, como un cortauñas específico para gatos que tenga cuchillas curvas de acero inoxidable que faciliten el corte de las uñas de gatos y gatitos.
  5. Educa al gato: Independientemente de los diversos trucos y remedios para disuadir al gato de arañar el sofá y los muebles, una buena educación del gato es la solución fundamental. Entrenar al gato de inmediato para que respete el comando "no" es importante para inhibir sus intentos de rascar sus uñas en tus muebles para el hogar.

Lo último en How To

Últimas noticias