Cine

Crítica de ‘Una cuestión de género’: la lucha por la igualdad llega a los cines

Crítica de ‘Una cuestión de género’: la lucha por la igualdad llega a los cines
Plantilla OKDIARIO

Felicity Jones se mete en la piel de Ruth Ginsburg en 'Una cuestión de género'

Imagínate ser mujer en los años 50 y tener el objetivo de cambiar el mundo. Aquí empieza ‘Una cuestión de género’, película basada en una historia real que llega a los cines este viernes 22 de enero. La actriz Felicity Jones se mete en la piel de Ruth Bader Ginsburg, quien hizo historia tras convertirse en la segunda mujer en lograr ser jueza del Tribunal Supremo de EE.UU y que encabezó una lucha por los derechos igualitarios entre hombres y mujeres. Dirigida por Mimi Leder y basada en un guión escrito por el sobrino de Ruth, Daniel Stiepleman, recorre la trayectoria de la Ruth, convertida en icono feminista y que a a sus 85 años todavía sigue en el cargo a pesar de sus problemas de salud.

La película transcurre durante dos décadas de la vida de Ruth. Recreando la ciudad de Nueva York de la época, comienza en los años 50, cuando, a pesar de estar ocupando el sitio que debería ocupar un hombre (como dice el decano de la universidad) se convierte en una de las nueve alumnas que consiguen ser admitidas en la prestigiosa universidad de Harward para estudiar derecho. Aunque consigue ser la primera de su promoción, no es contradada por ningún bufete de abogados por el hecho de ser mujer, por lo que en los años 60 se limita a dedicarse al mundo de la enseñanza. El punto de inflexión de la película llega con un caso judicial sin aparente relevancia, pero con el que cambiaría todo: Ruth deja la enseñanza y se enfrenta a los tribunales para defender el caso de un hombre que sufría discriminación fiscal. Esta discriminación surge por cuidar a su madre enferma, ya que se daba por hecho que ese era un papel que tenían que ocupar las mujeres.

Además de la brillante actuación de Felicity Jones, en la película también podremos ver al actor Armie Hammer, más comprensivo y empático que nunca. Interpreta el papel Marty Ginsburg, marido de Ruth. Su papel llama especialmente la atención en la película, ya que en un mundo de hombres, Marty aparte de repartirse las tareas domésticas con Ruth, siempre vio a su mujer como una igual, la apoyó en su lucha por la igualdad de los derechos entre hombres y mujeres, sobretodo en el caso Moritz, donde enseñó a Ruth que no debía rendirse.

Calificada como apta para todos los públicos, tanto la película como la historia de Ruth Ginsburg son un claro ejemplo de inspiración para generaciones futuras, porque a pesar de que los años 50 nos quedan muy lejos aparentemente, aún queda mucho por hacer en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.

Últimas noticias