Vox tensa la negociación: abre la puerta a tumbar la investidura de Ayuso el jueves y mandarla a septiembre

Vídeo: OKDIARIO

La investidura de la ‘popular’ Isabel Díaz Ayuso no está garantizada, al menos en esta primera ronda de votación en la Asamblea de Madrid. Los últimos cruces de negociaciones entre las tres formaciones que deben garantizar los apoyos necesarios para que la candidata del PP sea proclamada este próximo jueves presidenta de la Comunidad madrileña no están cerrados y la fecha clave para comunicar la candidatura como definitiva ante el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, es el próximo martes a las doce horas del mediodía. Las horas se acaban y, sin acuerdo, la elección de la presidenta madrileña puede saltar hasta septiembre.

El mal resultado de la investidura en Murcia sigue contagiando la elección de presidenta en Madrid. Desde Vox se han reafirmado a fecha actual en la exigencia de que Ciudadanos firme el documento de compromisos de gobernabilidad preparado por los equipos de Santiago Abascal. Y los hombres de Albert Rivera, por su parte, siguen señalando que no firmarán ningún compromiso programático con el partido de Abascal. De hecho, los hombres de la formación naranja que encabeza Ignacio Aguado en la Comunidad de Madrid ni tan siquiera aceptan entrar a negociar o hablar del contenido del documento de programa de Gobierno presentado por Vox.

El resultado de este desencuentro es que Vox no descarta ya bloquear la aprobación de la investidura este próximo jueves -el pacto tiene que estar cerrado el martes entre las tres formaciones de centroderecha, aunque se vote el jueves- y dejar un tiempo de reflexión durante el verano para evaluar su respuesta ante los continuos desplantes de Ciudadanos.

C’s, pese a ello, no parece inmutarse y continúa con la negociación con el PP sobre el reparto de las consejerías donde, según fuentes de la formación de Rivera, no descartan exigir las principales carteras e, incluso, reclamar aún la Presidencia de la Comunidad.

Hay que recordar que, en caso de que este jueves no se apruebe la investidura como presidenta de la ‘popular’ Ayuso, se abrirá un periodo de dos meses hasta tener que convocar nuevas elecciones. Y durante ese plazo se podrá volver a solicitar al presidenta de la Cámara un pleno de investidura, eso sí, siempre que se justifique la posibilidad de contar con apoyos como para ser aprobada la candidatura presentada.

Desde Vox señalan su deseo de que gobierne el centroderecha. Pero también remarcan que si defienden esa postura es para garantizar una gobernabilidad efectivamente de centroderecha y dentro de unas exigencias mínimas de respeto a su partido y a sus votantes. Y añaden que, hoy por hoy, Ciudadanos no garantiza ninguno de los dos postulados y, además, se niega a aceptar por escrito un compromiso que avale esos requisitos.

En la mesa de negociación con el PP, Vox ha puesto el documento de la polémica. Un texto que recoge una amplia rebaja de impuestos; la libre elección de centro educativo por los padres; un mecanismo -pin parental- que permite a los padres rechazar los intentos de adoctrinamiento de cualquier tipo (incluido el sexual) en las aulas; y la colaboración de la Sanidad madrileña en el esclarecimiento de los casos de inmigración ilegal para proceder a la expulsión de los afectados.

Ese documento es el que C’s no quiere firmar porque recorta la entrada de las asociaciones LGTBI en las aulas y porque, según ellos, lleva implícita una reducción de la protección a este colectivo.

Y mientras esas diferencias continúan, quien ya ha movido pieza ha sido el PSOE de Ángel Gabilondo, que ha invitado ya a negociar a C’s para darle los apoyos que necesita y gobernar, de ese modo, con Podemos y Más Madrid (la formación de Íñigo Errejón). C’s es ahí la pieza clave. Y en caso de aceptar, podría hacer presidente a Gabilondo.

Lo último en España