Presos de ETA

Urkullu recluta mediadores para reunir a etarras con víctimas y facilitar su salida de prisión

Íñigo Urkullu y Arnaldo Otegi.
Íñigo Urkullu y Arnaldo Otegi.

El Gobierno vasco ha iniciado la búsqueda de expertos en mediación para iniciar, en los próximos meses, una serie de reuniones entre terroristas de ETA que cumplen condena en cárceles vascas con víctimas de sus atentados. El objetivo, según el Ejecutivo de Iñigo Urkullu, es avanzar hacia un modelo de «justicia restaurativa». Sin embargo, la realidad es que esos encuentros acercarán más al régimen de semilibertad que busca poner en la calle a los presos de ETA.

El País Vasco ya ha dejado claro que su modelo penitenciario para los presos de ETA no es el mismo que ha seguido España en las últimas décadas. Actualmente, tres de cada cuatro etarras que cumplen condena (190 en total) ya lo hacen en alguno de los tres centros penitenciarios de la comunidad autónoma: Zaballa (Álava), Basauri (Vizcaya) y Martutene (Guipúzcoa).

Ese modelo vasco, diseñado por Iñigo Urkullu y que cuenta con el apoyo de la izquierda abertzale, eleva hasta el 40% los regímenes de semilibertad previstos para su población reclusa. Y para acceder a esa semilibertad, se exigirá a los presos caminar hacia la «restauración» del daño. También a los terroristas.

Mientras en el modelo español era el preso el que tenía que dar pasos hacia el acercamiento a sus víctimas, el modelo vasco contempla hacerlo de forma dirigida. Es decir, que el Gobierno vasco facilitará esos encuentros entre terrorista y víctimas. Lo hará a través de una figura concreta, la de mediador. Y ya han comenzado las tareas de reclutamiento de este personal.

Paralelamente, el Gobierno vasco ha iniciado un acercamiento a víctimas del terrorismo para buscar voluntarios que quieran someterse a esos encuentros. Aquellos que estén dispuestos pasarán a otra fase, en la que se propondrá al terrorista participar en esos encuentros.

Para el preso tiene beneficios muy claros: participar en esos encuentros será valorado muy positivamente en esos informes que las juntas de tratamiento de las prisiones vascas elaborarán cada seis meses. Serán ellas quienes sugieran quiénes salen a la calle en régimen de semilibertad.

Arrepentimiento por arraigo

Por otra parte, el Gobierno del País Vasco ha asegurado que a partir de ahora se impondrán «criterios científicos» para la obtención del tercer grado y del régimen de semilibertad. Hasta ahora, supuestamente, a los terroristas se les exigía arrepentimiento y colaboración con la justicia. A partir de ahora se valorará el «arraigo» como criterio fundamental para estos privilegios.

Así lo aseguró el Ejecutivo de Urkullu durante la presentación de la Agencia de Reinserción Social Aukerak, destinada a la reinserción social de los presos de los centros penitenciarios vascos a través de la formación laboral.

Según ha detallado el Gobierno de Urkullu, esas revisiones de situación penitenciaria de los presos se realizarán cada seis meses. «Se estudian por parte de las juntas de tratamiento bajo el principio penitenciario de individualización científica».

«Todas las cuestiones sobre progresiones de cualquier persona privada de libertad se harán en base a criterios objetivos, científicos; a criterios avalados por un expediente por el compromiso adquirido por las personas privadas de libertad», explica la propuesta vasca.

Lo último en España

Últimas noticias