Torra pacta con el PDeCAT y ERC fulminar a todos los mandos de Interior tras la sentencia

El consejero, Miquel Buch, su número dos Brauli Duart o el director de los Mossos Pere Ferrer, serán solo algunos de los altos cargos cesados.

  • J. G.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, cesará a toda la cúpula de la consejería de Interior tras la publicación de la sentencia del juicio del procés. El jefe del ejecutivo catalán lo ha acordado con los dos partidos que le dan apoyo, el PDeCAT y Esquerra Republicana, con el fin de limpiar su imagen entre el separatismo y blindar a los responsables policiales de posibles consecuencias penales.

Esa fulminación en bloque de uno de los departamentos más sensibles del Govern implica, entre otras cosas, una profunda remodelación de un área que tiene en sus manos la seguridad pública en Cataluña. El consejero de Interior, Miquel Buch, será el nombre más destacado de los que Torra cesará pero no será el único. El secretario general del departamento, Brauli Duart, el recién nombrado jefe de los Mossos Pere Ferrer e incluso los responsables de comunicación de la consejería, serán apartados de sus funciones.

Entre el independentismo se da por hecho que los Mossos tendrán que actuar con contundencia contra los más radicales, una vez se conozca la sentencia del procés. Esa "represión", como la llaman entre el independentismo, puede ser letal para el ejecutivo de Torra, por lo que el presidente catalán pretende limpiar su imagen fulminando a todos los responsables políticos del cuerpo, responsabilizándolos de todas las decisiones que tome la policía catalana en los próximos días.

El movimiento acordado por los partidos separatistas -la CUP no ha participado del pacto pero hace meses que pide el cese de Miquel Buch- busca también blindar de cualquier responsabilidad penal a los mandos policiales del cuerpo autonómico, evitando así repetir la situación que se vivió tras el 1 de octubre, que mantiene imputada en la Audiencia Nacional a gran parte de la cúpula policial, desde el consejero Quim Forn -en prisión preventiva- hasta el major Josep Lluís Trapero, pasando por mandos políticos y policiales intermedios.

Fuentes cercanas a Torra subrayan, también, que con esta "limpieza" quieren generar confianza ante el ministerio de Interior para evitar que, si en algún momento la situación se les va de las manos, ese cese masivo sirva para evitar un nuevo 155 sobre los Mossos.

Lo último en España

Últimas noticias