Crisis del coronavirus

Sólo 133 de los 444 liberados sindicales de la Sanidad madrileña han pedido trabajar ante la crisis del coronavirus

coronavirus
Personal sanitario en un hospital de Madrid en plena crisis del coronavirus. (Foto: EP)

La Sanidad madrileña necesita el máximo personal humano para hacer frente a la pandemia del coronavirus y únicamente 133 del total de 444 liberados sindicales han pedido trabajar tras desatarse esta crisis.

Fuentes oficiales de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, a preguntas de OKDIARIO, han desvelado los últimos datos que tienen correspondientes a las últimas horas. Estas cifras indican que menos del 30% de los representantes de los trabajadores dedicados por completo a las labores sindicales han pedido reincorporarse para hacer frente al coronavirus.

Mientras el Gobierno regional ha impulsado una campaña para contratar a sanitarios ante los cientos de fallecimientos por la pandemia, hay un 70,04% de los liberados sindicales que no están trabajando en atender a pacientes ‘a pie de obra’.

La excepción es el sindicato CSIF Sanidad Madrid. En un escrito que remiten a este periódico fechado a 12 de marzo dirigido a la director general de Recursos Humanos de la Sanidad pública madrileña muestran su absoluta disponibilidad. «CSIF pone a su disposición los profesionales liberados por esta organización, tanto de forma parcial como total, para lo que usted estime oportuno», subrayan.

Por el contrario, varios como Guillén del Barrio están aprovechando estos días para cargar contra la gestión del Gobierno regional. En entrevistas en televisión han reclamado «una sanidad 100% pública» y han cargado contra la gestión indirecta. En este caso se trata de enfermero que integró la lista electoral de primarias de Isabel Serra (Podemos) en su candidatura a presidir la Comunidad.

Desde el sindicato MATS aseguran que «Guillén del Barrio no pertenece a Podemos y no es un liberado sindical». No obstante, en intervenciones públicas este profesional asegura que, viendo la situación en su centro, tuvo que regresar al trabajo ordinario de enfermero. Igualmente, MATS señala que esta organización sindical «no es de Podemos».

Controversia en Andalucía

La polémica ha surgido inicialmente en Andalucía. Tras un decreto del Gobierno de Juan Manuel Moreno (PP) para facilitar que 1.281 liberados sindicales de la Sanidad andaluza puedan regresar a sus puestos de forma voluntaria los sindicatos han cargado las tintas.

Por un lado, la Unión General de Trabajadores (UGT) tachó de «deleznable» el anuncio realizado por el consejero Elías Bendodo en la lucha contra el coronvirus. «No consentiremos ataques a nuestro trabajo sindical», esgrimieron desde esta formación. Por otra parte, CCOO aseguró que ya están «arrimando el hombro desde que comenzó la crisis». «Estamos presentes en todos los centros sanitarios, sin esconderse y también bajo riesgo de contagio propio», lanzaron.

Sin embargo, estos sindicatos no han querido precisar cuántos de sus representantes se han arremangado en esta crisis. En contraposición, la Junta andaluza señaló que los escoltas de los consejeros han regresado a sus labores de Policía durante esta crisis con la excepción de un pequeño retén para el actual presidente autonómico y para la ex presidenta Susana Díaz. También en Galicia o Valencia la oposición ha pedido la reincorporación de este personal para atajar el coronavirus.

Diputados y concejales

En lo que se refiere a cargos políticos madrileños cabe destacar los casos de la diputada regional de Más Madrid Mónica García que, tal como muestra en las redes, sí está afanándose estos días en sus labores de médico en el Hospital Doce de Octubre o el concejal socialista Alfredo González que se ha integrado temporalmente en el Ministerio de Sanidad para tratar de colaborar en la crisis. En la Asamblea de Madrid hay otros tres médicos que, por el momento, no han aclarado si han regresado a su puesto sanitario estos días.

Lo último en España

Últimas noticias