Los socios de Sánchez le acorralan por el Sáhara y registrarán el lunes que comparezca en el Congreso

Pedro Sánchez Sahara
Los portavoces de ERC, Gabriel Rufián, y de Bildu, Mertxe Aizpurua.

Los socios de la coalición socialcomunista acorralan a Pedro Sánchez por su giro histórico en relación al Sáhara Occidental. El lunes, según ha podido saber OKDIARIO, los partidos que sostienen al PSOE y Podemos en La Moncloa registrarán una petición de comparecencia del presidente para que dé explicaciones en el Congreso. Una exigencia que tendría el respaldo verbal de Podemos -muy críticos y enfadados por la decisión que tomó el presidente unilateralmente- aunque no firmarán formalmente la petición.

Los grupos parlamentarios de Esquerra Republicana, el PNV, EH Bildu, Junts per Catalunya, Compromís, Más País, Nueva Canarias, Coalición Canaria, el PDeCAT, el BNG y la CUP quieren que Sánchez explique ante las Cortes Generales el cambio de posición que adoptó por sorpresa esta semana sobre las relaciones diplomáticas con Marruecos. Hay enfado entre los partidos que apoyan a la coalición que, de no convencerles las explicaciones, podrían retirarles su apoyo en un momento crucial de la legislatura. Sánchez siempre ha manifestado que le gustaría agotar el mandato «si le dejan al no quedarse sin respaldo».

En la carta enviada por Sánchez al rey de Marruecos, Mohamed VI, el presidente del Gobierno reconoce que la solución marroquí al conflicto que viene arrastrando el Sáhara desde 1976 es la más adecuada. España cambia su posición histórica al respecto, que pasaba por un referéndum patrocinado por la ONU, y empieza a considerar «la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver el diferendo».

Hace apenas 17 días, el Gobierno español aún defendía una postura opuesta a la que sostiene ahora. Esto es, básicamente, la que siempre ha venido defendiendo España: la solución negociada y acordada entre Marruecos y el Frente Polisario, en línea con las resoluciones de Naciones Unidas. Ningún Gobierno español había apoyado de forma explícita las reivindicaciones de una de las partes, como ahora hace Sánchez con Marruecos. La postura era mantener la neutralidad en la búsqueda de una solución al conflicto, de acuerdo a la ONU.

Crisis interna

La decisión adoptada por el jefe del Ejecutivo de forma unilateral, aunque la comunicó previamente a la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz, ha provocado una nueva crisis interna dentro del Gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos que les acerca de nuevo a un escenario de ruptura. El apoyo de Sánchez a las tesis de Rabat choca frontalmente con las posiciones de Podemos, que apoya abiertamente al Frente Polisario. La vicepresidenta Díaz y la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ya han manifestado su malestar con la decisión a través de las redes sociales.

Lo último en España

Últimas noticias