Los separatistas pinchan en la celebración del final del juicio con menos de 6.000 personas en Barcelona

Apenas 6.000 personas en la manifestación por el final del juicio del 1 de octubre.

Los mismos cánticos de siempre, contra la prensa y la justicia española, a favor de la unidad y amenazando con que “lo volveremos a hacer”, pero menos sonoros que en otras ocasiones. El independentismo se desinfla y buena muestra de ello ha sido la baja participación de manifestantes en la concentración que se ha organizado este miércoles por la tarde en la Plaza Cataluña de Barcelona para celebrar el final del juicio por el 1-O. Menos de 6.000 personas han secundado en esta ocasión la llamada de Òmnium Cultural y la Assemblea Nacional Catalana.

En la concentración, había representantes de todos los partidos separatistas: Junts per Catalunya, Esquerra Republicana, los Comunes y la CUP. Cuatro personalidades, entre los cuales  se contaban el ex delegado del Govern de Puigdemont en Francia, Martí Anglada, o el ex diputado de la CUP, David Fernández, han leído el manifiesto en el cual han tildado el juicio que se ha celebrado durante los últimos cuatro meses en el Tribunal Supremo de “un escarnio y un atentado a la democracia y los derechos civiles y políticos”.

En el manifiesto leído sostienen que “nunca hubo violencia en Cataluña” pese a las pruebas presentadas por la Fiscalía General del Estado a lo largo de las 52 sesiones del juicio. Lamentan que “en cuatro meses de juicio, las acusaciones no se han movido ni un milímetro, inventándose un relato y manteniéndolo hasta el final” para “sentar en el banquillo a doce demócratas”. Y advierten, en fin, que “si la sentencia no es absolutoria creará un precedente peligroso para el movimiento social y civil en Cataluña” y amenazan al Estado con que “será condenado en los tribunales europeos”.

Los separatistas han amenazado desde el escenario con que “tenemos que estar preparados para volver a hacerlo” y que “para responder a la sentencia, sea en dos o tres meses, porque será un momento trascendental”. Los organizadores han advertido que “seguiremos de pie, persistiremos y ganaremos”.

Lo último en España