Sectores de la sociedad civil plantean al Rey investir a Casado con C’s y la abstención del PSOE

Sectores de la sociedad civil plantean al Rey investir a Casado con C’s y la abstención del PSOE
El rey Felipe VI recibe al presidente del Partido Popular, Pablo Casado, esta tarde en el Palacio de la Zarzuela. (Foto. EFE)

Sectores de la sociedad civil han hecho llegar una fórmula al Rey Felipe VI que desmiente la frase de Pedro Sánchez de que él es la única opción de gobernabilidad. La fórmula supone investir al candidato del PP, Pablo Casado, en el tiempo que queda hasta convocar elecciones y hacerlo con los votos de la formación ‘popular’, los de C’s y los de Navarra Suma (lista en la que ya se encuentran los dos partidos aliados de la mano del también socio UPN). La opción suma más que la del PSOE: 125 diputados frente a los 123 de Sánchez. Sólo necesitaría de lo mismo que pide Sánchez: de la abstención del contrincante. De la abstención del PSOE.

La posibilidad ya ha sido trasladada de manera informal. Y ha surgido precisamente por la insistencia del candidato socialista de repetir que su investidura es la única posible. Aunque la realidad es la contraria.

El PP y C’s ya se han aliado en infinidad de plazas. Lo han hecho con el apoyo de Vox o en solitario. E incluso en Navarra PP y C’s, de la mano de UPN, constituyeron Navarra Suma (NA+): la lista más votada y a la que el PSOE ha impedido gobernar pactando con separatistas y jugando con la abstención de los proetarras de EHBildu.

La suma de esas fuerzas supera a la de Sánchez. Y, por lo tanto, cuenta con más argumentos para acudir a la investidura: el PP tiene 66 diputados, C’s cuenta con 57 escaños, y Navarra Suma aporta otros dos. Resultado: 125 votos, dos más que los de Sánchez.

En la frustrada investidura de Sánchez, además, el candidato socialista sólo ha logrado sumar un voto a sus 123 escaños, el del PRC cántabro. Obtuvo el respaldo de 124. Por lo que los apoyos seguros de Casado superan también los demostrados por Sánchez.

Y como último argumento a favor de esta propuesta se encuentra el hecho de que el propio PSOE ha sido el que ha reconocido ya que no aspira a formar Gobierno con Podemos tras el fracaso de la investidura, por lo que los únicos apoyos firmes que puede ofrecer Sánchez de aquí hasta septiembre son los que ya se han visto.

Abstención del rival

A partir de ahí, la opción de investir a Casado sólo necesitaría de lo mismo que pide Sánchez a Casado: de la abstención del rival. Esta opción, además, acumula más voto representado. El PSOE tuvo un apoyo de 7,48 millones de votos. Y el Regionalista Cántabro (PRC) que se sumó a su investidura añadió 52.197 votos. Frente a ello, la opción PP, C’s y Navarra Suma alcanza los 8,59 millones de votos.

Por lo tanto, todo se centraría en la abstención del contrincante. Y justo eso es lo que ha reclamado este mismo viernes Carmen Calvo de Pablo Casado. Porque, según el Gobierno socialista, es culpa del PP y de Ciudadanos la situación de bloqueo en la que se ha instalado la política española después de que Pedro Sánchez no resultara investido en el Congreso. Y la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, aprovechó este pasado viernes la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para afirmar que “las urnas querían dos cosas: que hubiese Gobierno, no elecciones, y que hubiese un Gobierno socialista”. La última parte de la frase, a la vista de la nueva propuesta, es claramente falsa.

Lo último en España

Últimas noticias