El sectarismo de Moncloa: veta a los medios críticos con Sánchez en una convocatoria sobre fondos UE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Ha vuelto a ocurrir. Y no es una anécdota. Es una estrategia basada en la malintencionalidad y el sectarismo con la que Pedro Sánchez y los suyos gestionan el día a día en Moncloa. Este martes varios medios de comunicación, entre ellos OKDIARIO, han sido vetados de un contacto informativo de varios altos cargos para explicar el funcionamiento de los fondos europeos. Los colaboradores de Sánchez llamaron personalmente a los que les interesaban que acudieran, evitando así una convocatoria pública como es habitual y perceptiva.

La reunión, conocida en el periodismo como “briefing”, ha servido a los periodistas para tener claves sobre las ayudas y las intenciones que tenia el Gobierno con las mismas. Los máximos responsables de su reparto y expertos en la materia han explicado fuera de cámara y como fuentes del Ejecutivo todo lo que tiene relación con este tema, respondiendo largo y tendido a las preguntas de los medios cercanos al PSOE.

Además de OKDIARIO ni la Cadena Cope, ni Onda Cero, ni ABC, ni El Mundo, ni La Razón, ni The Objective, ni Libertad Digital, ni la Agencia Servimedia o la Agencia Colpisa han sido invitados a un acto público del que se debería haber dado publicidad a todos los periodistas que acostumbran a seguir la información gubernamental y espacio a todos los medios interesados en el tema. El Ejecutivo lo justifica por cuestiones de aforo, pese a que minutos más tarde el mismo recinto ha acogido una rueda de prensa con más asistentes.

Malas prácticas de Francesc Vallès

Con la crisis de gobierno de julio Sánchez optó por cambiar al secretario de Estado de Comunicación. El presidente cesó al periodista Miguel Ángel Oliver para colocar en su lugar a un emisario, experto en marketing político, que había sido diputado del PSC en el Congreso. Y ahí es cuando empezaron a aumentar las críticas de los medios a una gestión por parte de la SEC ya de por sí muy cuestionada durante la pandemia.

Francesc Vallès, responsable de la propaganda monclovita, ha convertido el acceso a la información del Gobierno en un privilegio al que tienen acceso unos pocos periodistas y medios cercanos al PSOE. El resto de televisiones, radios o periódicos tienen que ir permanentemente a remolque de lo que publican cabeceras como El País, elDiario, La SER o La Sexta, a las que el propio Vallès, el director de Información Nacional Miguel Ángel Marfull o la jefa de prensa de Félix Bolaños, Esther de la Mata, filtran de forma recurrente información, que debería comunicarse a todos los periodistas a la vez, a través de canales de comunicación específicos.

Ruedas de prensa de Sánchez

El reparto de las preguntas en las ruedas de prensa de Pedro Sánchez también ha cambiado sustancialmente desde la llegada de Vallès a Moncloa. Sin ir más lejos, el pasado 29 de diciembre, varios periodistas expresaron su malestar por la elección de los medios que pudieron preguntar al jefe del Ejecutivo en el balance anual del año que realizó en el complejo presidencial.

Tras una exposición inicial de cuarenta minutos por parte del presidente, llena de alabanzas a su gestión y sin ninguna autocrítica, el líder socialista dedicó únicamente unos veinte a responder al medio centenar de periodistas presentes. Marfull, encargado ese día de dar los turnos de palabra, empezó dando voz a La Sexta, a La Ser, a EFE y TVE. Cuando iba a terminar el reparto de turnos Sánchez dijo estar dispuesto a responder una pregunta más que se otorgó a elDiario.es.

Lo último en España

Últimas noticias