Rebrotes del coronavirus

Sánchez reúne de urgencia a Illa y Simón en Moncloa tras duplicarse los casos de Covid en 24 horas

Sánchez reúne de urgencia a Illa y Simón en Moncloa tras duplicarse los casos de Covid en 24 horas
Sánchez e Illa, hoy, reunidos con el comité de seguimiento del coronavirus
  • Joan Guirado y Pelayo Barro

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reunido hoy en el Palacio de La Moncloa al comité científico de seguimiento del coronavirus. El jefe del Ejecutivo ha tomado la decisión de citar al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón (que acudió con parte de su equipo técnico) para informarle de primera mano sobre la preocupante evolución de la pandemia en España: los casos diarios se han duplicado en apenas 24 horas.

El incremento de rebrotes y números de contagio, que en las últimas horas se duplicó y se situó en una situación similar a la de los días previos al 8 de marzo, genera preocupación en el Gobierno. Por eso, Sánchez, ha querido conocer los datos y las previsiones por parte de los expertos que se encargan de gestionar la desescalada del coronavirus. Hace más de un mes que este comité no se reunía en el complejo presidencial con el presidente al frente.

Cita de urgencia en Moncloa

La cita, que se ha producido a las 9.30 de la mañana, se ha convocado de forma urgente y extraordinaria pocos minutos antes. Los preocupantes datos que ha recibido el Ministerio de Sanidad, encargado de recopilar e informar de la evolución de la pandemia, han obligado a Sánchez a mover ficha y situarse de nuevo al frente de esta mesa de gestión.

Fuentes conocedoras del encuentro, consultadas por OKDIARIO, reconocen la «creciente preocupación» por los rebrotes que se contabilizan en varias provincias españolas. Admiten que «la situación no es buena» y avanzan «que los próximos días serán cruciales para determinar si estos rebrotes son casos puntuales o no».

La transmisión comunitaria es el principal quebradero de cabeza, a día de hoy, por parte de los gestores del coronavirus del ministerio de Sanidad. El hecho de que aparezca un nuevo brote, en una provincia distinta a la que se contagió el paciente cero, genera pánico en el Ejecutivo por la rapidez de la expansión frente a la detección.

Se duplican los casos

El panorama nacional de la pandemia se ha complicado en apenas una semana. Pero los datos epidemiológicos de las últimas 24 horas son alarmantes: los casos han pasado de 129 a 257 del martes al miércoles de esta semana. Para encontrar un ritmo similar de nuevos casos en 24 horas hay que remontarse a una semana antes de la declaración del estado de alarma, justo a los días previos de las manifestaciones del 8-M en toda España.

Algunos de los brotes activos, en principio focos aislados de contagio con mayor o menor control por parte de las autoridades sanitarias, ya se han convertido en áreas de transmisión comunitaria donde es muy difícil trazar los contactos: determinar con quién ha estado un infectado, contactar con esas personas y tratar de saber si se han contagiado también. Cuando el número de estos contactos se dispara, seguirle la pista se convierte en una tarea casi imposible.

Eso es, por ejemplo, lo que ha ocurrido en la comarca de El Segriá, en Lérida, que desde el pasado sábado ha quedado confinada de nuevo. Una bolsa de 200.000 habitantes se ha cerrado a cal y canto para evitar que los contagios, descontrolados en esa zona, se puedan mover por otras provincias u otras zonas del país. Se intenta evitar la exportación de casos a otros lugares, como ya ha ocurrido con el brote detectado en Ordizia (Guipúzcoa), donde una persona proveniente de Lérida ha ocasionado un foco activo con 58 casos diagnosticados hasta el momento.

La grave situación de Lérida queda a expensas de conocer su evolución en los próximos siete días. Ese es el plazo que dan los profesionales sanitarios de la zona para evitar el colapso de los hospitales si no se frena a tiempo el rebrote. Y hay serias dudas de que pueda lograrse.

En una situación parecida, aunque de momento no tan grave, se encuentra la provincia de La Mariña (Lugo), que también ha sido reconfinada dejando aisladas a 70.000 personas de municipios turísticos como Burela o Vivero.

En total son 15 las comunidades autónomas afectadas en este momento por uno o más brotes. En suma, hay 73 focos preocupantes donde la expansión del virus sigue arrojando nuevos casos todos los días.

Acuerdo por la vacuna

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado esta semana que hay un acuerdo de los países de la Unión Europea para distribuir la futura vacuna contra el coronavirus «equitativamente» entre todos los países en función de la población y la necesidad.

En una entrevista este miércoles en Catalunya Ràdio, el ministro de Sanidad ha advertido que hay un frente común europeo para negociar con las compañías que están desarrollando vacunas y ha señalado que esto «cierra la carrera» de quién la consigue antes.

No se descarta el estado de alarma

Illa no ha descartado volver a un estado de alarma si se produjese un crecimiento sostenido que afectase a más de una comunidad autónoma, pero ha subrayado que «sería el último recurso» y que ahora no hay datos que haga prever este escenario, porque las actuaciones contundentes contra los brotes son suficientes para controlar el virus, ha apuntado.

Sobre volver de nuevo a un confinamiento total, el ministro ha dicho que «con los datos con que se dispone hoy no hay motivos» para volver a esta situación, y ha añadido que no prevé que se tenga que volver a hacer, pero ha pedido precaución porque hay cosas del virus que no se conocen aún.

Lo último en España

Últimas noticias