Sánchez activa un ‘comité de crisis’ en Ferraz para intentar salvar la reforma laboral en el Congreso

El presidente Pedro Sánchez reunirá este lunes a su equipo económico del partido y al núcleo duro de Moncloa para salvar la reforma laboral

Sánchez se lanza desesperado a por los votos del PP tras el ‘no’ de sus socios a la reforma laboral

Los socios de Sánchez exigen tramitar la reforma laboral como proyecto de ley para enmendarla

Pedro Sánchez reforma laboral
Cristina Narbona, Pedro Sánchez y Adriana Lastra.

Cuando parecía que lo más complicado ya estaba superado, por las discrepancias internas sobre qué hacer con la reforma laboral, la postura adoptada por la coalición amenaza con bloquear ahora la medida estrella de la legislatura. La oposición rechaza frontalmente el acuerdo alcanzado con sindicatos y patronal y sus socios lo consideran insuficiente. Con este escenario, a día de hoy, lo más probable es que el Congreso tumbe la convalidación del Real Decreto ley y la norma quede sin efecto, volviendo a la de 2012 de Mariano Rajoy. Moncloa y Ferraz ya ha activado toda la maquinaria para salvar esa votación y que no se convierta en un fracaso de Pedro Sánchez. El presidente ha convocado a su equipo económico del partido, en un tipo de ‘comité de crisis’ con los ministros más políticos incluidos, para ver qué se puede tocar sin comprometer el apoyo de todas las partes.

Este lunes por la mañana Sánchez presidirá una reunión en la sede del Partido Socialista en la que no es habitual que él participe. Junto al secretario general, está citado todo el núcleo duro del PSOE y del Gobierno. La vicesecretaria general, Adriana Lastra; el secretario de organización, Santos Cerdán; la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática y secretario para la Reforma Constitucional y Nuevos Derechos, Félix Bolaños; el secretario de Estrategia y Acción Electoral, Javier Izquierdo; el portavoz del partido, Felipe Sicilia; el secretario de Política Económica y Transformación Digital, Pedro Casares; la secretaria de Igualdad, Andrea Fernández; la secretaria de Trabajo, Economía Social y Trabajo Autónomo, Montserrat Mínguez; el portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, y la portavoz del partido en el Senado, Eva Granados. Toda la carne en el asador ante uno de los momentos políticos más delicados de la legislatura.

En la reunión, según han podido saber este periódico, Sánchez pretende encontrar una solución que facilite el apoyo o bien de la oposición o de los socios, que no moleste en exceso ni a los sindicatos ni a la patronal y que defienda la parte morada del Gobierno. Además, los presentes también se encargarán de buscar un nuevo relato para justificar las decisiones que se adopten en los próximos días de cara a garantizar la convalidación del real decreto en el Parlamento. Un argumentario con la filosofía monclovita, usando muchas palabras en un discurso posibilista para no decir mucho.

Justificar acciones que hasta ahora se habían descartado, aunque las mismas fuentes consultadas por OKDIARIO no concretan cuáles pueden ser. «Se están determinando aún», apuntan. Lo cierto es que el nerviosismo, por la posibilidad de ver cómo el Congreso tumba la reforma laboral, es evidente. El pasado viernes, en el Comité Federal, Sánchez pidió casi de rodillas al PP el apoyo al acuerdo tripartito. Los populares no están por la labor. Como tampoco ERC y Bildu a menos que se toquen líneas rojas inasumibles para la patronal y que Moncloa siempre ha dicho que no iba a traspasar.

Lo último en España

Últimas noticias