Sánchez se lanza desesperado a por los votos del PP tras el ‘no’ de sus socios a la reforma laboral

Pedro Sánchez reclama a toda la oposición que apoye la reforma laboral impulsada por la vicepresidenta Yolanda Díaz

Pedro Sánchez Pablo Casado.
Pedro Sánchez y Pablo Casado.

El mismo día que se cumplen dos años de su investidura como presidente del primer gobierno de coalición de España, reclamando «una política digna que destierre los insultos y las malas palabras que estamos acostumbrados a ver en la oposición», Pedro Sánchez ha exigido al PP que «arrimen el hombro», y que no sean «rehenes de la ultraderecha, porque hay razones de sobra para defender este acuerdo» sobre la reforma laboral.

Tras su aprobación en el último Consejo de Ministros del año ahora deberá ser convalidada en el Congreso. De momento, por el rechazo de sus socios, que aducen «falta de ambición» de la norma, no tiene los apoyos garantizados para sacar adelante el real decreto ley. De ahí que haga un grito a la desesperada a todo el arco parlamentario para que entre la suma de unos y otros consiga su aprobación y no ver cómo su medida estrella queda en nada.

En un discurso cargado de triunfalismo, sin referencia alguna a la ministra de Trabajo para atribuirse de nuevo el éxito del pacto alcanzado con la patronal y los sindicatos, Sánchez ha opinado que si la oposición no respalda la reforma laboral deberá explicar «si se resiste a defender los intereses de los empresarios y de los trabajadores» y «qué pone por encima de los intereses de España».

«Pido formalmente el apoyo de todos los grupos parlamentarios a la convalidación de la reforma laboral», ha dicho el presidente durante el Comité Federal del PSOE en Madrid. Aunque la intención es la de no tocar ni una coma del documento acordado, ya que pondría en riesgo el apoyo de todos los actores implicados, Sánchez ha admitido que «cada grupo tendrá alguna objeción, es evidente», lo que dejaría la puerta abierta a posibles modificaciones.

La nueva reforma laboral, apunta, «representa a la amplia mayoría de los españoles, muy por encima de sus ideologías» y «sitúa en el centro de nuestro modelo laboral la negociación colectiva y por tanto el diálogo y el acuerdo entre empresarios y trabajadores y sobre todo la dignificación de las condiciones laborales», ha opinado el jefe del Ejecutivo y secretario general del PSOE.

Pedro Sánchez ha puesto en valor que se trata de «una reforma ambiciosa que nos va a permitir abordar y atajar dos de los principales males de nuestro mercado de trabajo, la precariedad y el alto desempleo en comparación con otros países». Además, recuerda, «es buena porque está acordada entre trabajadores», algo que no ocurría con el anterior texto normativo de 2012 que Rajoy sacó adelante sin consenso.

Puntualiza también que la norma «responde a las exigencias que reiteradamente Europa nos ha venido subrayando de reducir la temporalidad, de potenciar la contratación indefinida, de usar mecanismos de flexibilidad interna en lugar del despido y de mejorar la formación de los trabajadores y de reducir el desajuste entre la oferta y la demanda».

 

Lo último en España

Últimas noticias