Investidura de Pedro Sánchez

Ultimátum del PSOE a Podemos: habrá elecciones si Iglesias no renuncia a los ministerios

Vídeo: ATLAS

Los socialistas transmiten a los morados que no habrá más reuniones si mantienen la exigencia de un Gobierno de coalición

El podemita que negocia el Gobierno de coalición con el PSOE presume de ser más "soberanista" que Rufián

La segunda reunión entre los equipos negociadores de PSOE y Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados para que haya investidura de Pedro Sánchez antes del 23 de septiembre se ha saldado también sin avances. Es más, la cita ha certificado que las posiciones enconadas de ambas formaciones conducen irremediablemente a una repetición electoral, previsiblemente el próximo 10 de noviembre.

En declaraciones a los medios, el secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, ha señalado que "la conclusión de la reunión es que el PSOE no se mueve de su planteamiento de formar un gobierno de partido único, íntegramente ocupado por ministros y ministras del PSOE como si tuviera mayoría absoluta. Y si no aceptamos ese marco de negociación, entienden que no debe haber más reuniones. Que si no aceptamos un gobierno sólo del PSOE, se levantan de la mesa. Esto aboca a elecciones anticipadas", ha avanzado Echenique.

Además, Echenique ha revelado que los socialistas les han avanzado que Pedro Sánchez trasladará al rey Felipe VI en una eventual ronda de consultas la próxima semana que "no se someterá a otra investidura si no tiene los apoyos suficientes".

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha afirmado que su formación no ve "una salida" a la negociación con Unidas Podemos porque éstos "se han negado en todo momento" al "acuerdo programático" propuesto por los socialistas.

"Les invito a reflexionar, a que nos digan si van a permitir Gobierno progresista o van a impedir de nuevo gobierno de progreso y abocarnos a nuevas elecciones el 10 de noviembre", ha lanzado Lastra a los negociadores de Podemos a modo de ultimátum.

Decayó en julio

Tras más de tres horas de reunión —convocada a iniciativa de Calvo— en el número 36 de la Carrera de San Jerónimo, socialistas y morados han vuelto a chocar en sus planteamientos. Mientras los colaboradores de Pablo Iglesias han seguido insistiendo en formar un Gobierno bipartito, el PSOE de Sánchez —representado por la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra— ha recalcado que la oferta de una alianza decayó tras la investidura fallida de julio.

Antes de la reunión, en una entrevista en Telecinco, la vicepresidenta Calvo manifestó que mientras nosotros "nos hemos movido, Podemos mantiene una posición inflexible; desde el principio dijo que quería un cogobierno", subrayó

"Desde el primer momento quiere un gobierno de dos metido en uno, donde la vicepresidencia de Podemos se haga cargo de sus ministerios", precisó Calvo en relación al poder que quiere tener la número dos de la formación morada, Irene Montero.

Calvo manifestó que la fórmula que persigue Podemos significaría llevar a España a que "en tres meses no tenga gobierno". Frente a ello, insistió en que si el PSOE ofreció una coalición en julio fue porque "movió pieza" y propuso una fórmula "razonable".

"No gestionó bien"

Además, la vicepresidenta restó importancia a que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, diera entonces un paso al lado en su exigencia de entrar en el gobierno, asegurando que "automáticamente" pidió la vicepresidencia para su pareja y portavoz parlamentaria, Irene Montero.

A juicio de Calvo, Podemos rechazó la coalición en el mes de julio después de "controlar mal las estrategias, las expectativas y el tiempo". En su opinión, la formación morada "no gestionó bien" la situación y por ello Pedro Sánchez se quedó en la "frustración" de no ser investido. "Eso ha tenido para nosotros un coste y una lectura", sentenció.

Lo último en España