Podemos y PSOE encarnizan su guerra por la ‘Ley Trans’ de Montero: no irá al próximo Consejo de Ministros

El Ministerio de Igualdad denuncia que el PSOE impide el debate de las leyes Trans y LGTBI en el Consejo de Ministros del 23 de febrero

feministas PSOE
Carmen Calvo e Irene Montero

La guerra abierta entre el Ministerio de Igualdad de Irene Montero y el PSOE a cuenta de la ‘ley trans’ se ha recrudecido este lunes al denunciar el departamento de la ministra podemita que el Partido Socialista ha impedido que se produzca el debate de la ‘Ley Trans’ y la ‘Ley LGTBI’ en el Consejo de ministros del próximo 23 de febrero, tal y como había solicitado Igualdad.

Fuentes del Ministerio han asegurado este lunes que se habían iniciado los trámites para que ambos textos fueran debatidos en el Consejo de Ministros de la próxima semana. Además, precisaron que las leyes están a disposición de todos los ministerios desde hace 10 días e, incluso, que ya se han incluido observaciones realizadas por la Vicepresidencia primera del Gobierno. El resto de departamentos, han explicado, no realizó ninguna observación. Recordemos que es, precisamente, Carmen Calvo, quien más se ha enfrentado desde el principio al proyecto de Irene Montero, al considerar que su ley «borra» a las mujeres.

En seguida Moncloa he respondido a Igualdad con un dado e toda regla y ha asegurado que la filtración del borrador de las leyes Trans y LGTBI del Ministerio de Igualdad que, además, no cuentan con el consenso del Ejecutivo, es lo que impide su normal tramitación.

Responde así a las acusaciones del departamento que dirige Irene Montero, en las que denunciaron que el PSOE había bloqueado el debate de ambas leyes en la reunión preparatoria del Consejo de Ministros, impidiendo que sean debatidas en la reunión del próximo 23 de febrero, como había solicitado el Ministerio.

Fuentes de Moncloa han indicado a Europa Press que el Gobierno está comprometido y trabajando en una norma legal que proteja los derechos y evite las discriminaciones del colectivo LGTBI y lo está haciendo con calidad normativa, seguridad jurídica y teniendo en cuenta las aportaciones de lo ministerios concernidos, como con el resto de anteproyectos de ley.

Sobre las leyes de Igualdad, indican que el Gobierno hubiera preferido que siguieran los cauces habituales de cualquier otra norma, es decir, una redacción del texto de manera interna y de forma consensuada.

Calvo ha mostrado su preocupación sobre la posibilidad de elegir el género «sin más que la mera voluntad o el deseo», porque considera que puede poner en el riesgo los criterios de identidad de 47 millones de españoles, y subrayó que la ley necesita «calidad normativa» y «seguridad jurídica» para evitar que los nuevos derechos que trata de regular colisionen con derechos ya existentes.

Fuentes de Igualdad denuncian ahora que los socialistas han bloqueado el debate de ambas leyes en la reunión preparatoria del Consejo de Ministros, en la que participan todos los ministerios. Es algo anómalo, han denunciado, para indicar que su sorpresa ha sido mayúscula ante esta situación.

Las fuentes de Igualdad destacan que los textos están trabajados y que el propio inicio de los trámites ayuda al debate de los mismos con las comunidades autónomas, los ministerios y sociedad civil, como, explican, pasa con todas las leyes que van al Consejo de Ministros.

En este sentido, recuerdan que cualquier tipo de observaciones a los textos de las diferentes administraciones y departamentos, se puede llevar a cabo una vez iniciado el trámite del Consejo de Ministros, como ha pasado con otras leyes como la LECRIM o la ley de Libertad Sexual.

Las diferencias con Calvo

Las críticas del PSOE y, especialmente, de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, a algunos puntos de la Ley Trans de Igualdad, se refieren a la despatologización de la transexualidad y a la autodeterminación de género.

Esta ley trans o Ley de libertad sexual ha sido polémica desde su negociación porque hizo aflorar las discrepancias que existen en el seno del Gobierno entre las dos formaciones que lo integran, PSOE y Unidas Podemos. Porque entre las feministas cercanas al Partido Socialista hay un profundo malestar con el «borrado de las mujeres» que, según denuncian, pretenden tanto el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, como la ministra de Igualdad, Irene Montero, a través de una próxima ley para transexuales.

Según pudo saber OKDIARIO de fuentes gubernamentales, Igualdad trabajaba entonces con una proposición de ley que Unidas Podemos llevó al Congreso de los Diputados en 2018 sobre la «libre determinación de la identidad sexual y expresión de género».

Las mismas fuentes citadas señalan que la ministra de Igualdad, Irene Montero, y su equipo apostaron fuerte porque el anteproyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual ya recogiera en su articulado la «autodeterminación» del sexo. Tanto es así que el artículo 2 del borrador que presentó Montero —precepto luego eliminado tras las advertencias legales del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo— incluía una definición de «identidad sexual o de género» en este sentido.

Ante tales pretensiones de la cúpula de Podemos en el Ejecutivo, la plataforma ‘Alianza contra el borrado de las mujeres’, en la que participan feministas próximas al PSOE, denunció que «nos encontramos ante una maniobra intolerable, no sólo por el procedimiento, sino porque conceptos como la ‘autodeterminación’ del sexo atentan gravemente contra los derechos de las mujeres».

 

Lo último en España

Últimas noticias