Podemos no se conforma con una tasa: quiere un asalto fiscal a Google, Amazon, Microsoft, Facebook y Apple

Podemos google
El líder de Podemos Pablo Iglesias en un mitin en Madrid. (Foto. Podemos)

Los planteamientos económicos y fiscales de Podemos han quedado a la luz en uno de los documentos de su fundación estrella. El Instituto 25M que dirige el recién imputado Juan Carlos Monedero muestra abiertamente su insatisfacción con los planteamientos tributarios aplicados hasta el momento en Europa a las grandes empresas digitales, incluidos los del actual Gobierno de España basados en una tasa tecnológica.

La fundación de Podemos reclama un auténtico golpe fiscal a «Google, Amazon, Microsoft, Facebook y Apple». Un golpe que haga que dejen de «marcar el rumbo de la digitalización».

El podemita Instituto 25M ha redactado un apartado sobre esta materia bajo el título de ‘Impuesto sobre servicios digitales, ¿pilar del nuevo orden social?’. Allí destaca que “desde muchos foros llega la idea de que las políticas de tasación a los servicios digitales representan una suerte de proceso fraterno, donde la UE podrá lograr un nuevo momento constitucional o de refundación en el que se redescubra finalmente su alma «social».

Pero ese no es el criterio de la fundación de Podemos. Según ellos, «distintos análisis sostienen que la UE no puede regenerarse meramente a través de la ley dado que la confianza en una institución intrínsecamente despolitizada funciona ideológicamente para mantener el orden social. Al disimular un sistema capitalista injusto con la apariencia de igualdad, justicia y neutralidad, la ley ayuda a legitimar un orden social fundamentalmente mercantilizado».

El instituto que dirige Monedero destaca que «la Comisión Europea está tratando de construir un sistema impositivo justo y eficaz en la Unión Europea para el Mercado Único Digital». En otras palabras, esto significa que es la UE y no los países miembros los que deberán negociar y fijar las condiciones impositivas con las grandes corporaciones digitales, como había venido sucediendo hasta el momento. No se trata éste de un mero gesto proteccionista. Denota por el contrario una política activa destinada a crear las condiciones necesarias para que pueda emerger un ecosistema productivo digital europeo, lo que responde a dos intereses claros: acelerar la integración y las relaciones de interdependencia entre los actores económicos de la unión, y crear las condiciones de surgimiento de «campeones europeos capaces de competir con los gigantes internacionales”.

Pero la crítica de la fundación de Podemos surge de inmediato: «Una de las medidas que se están proponiendo en Europa para lidiar con las grandes corporaciones digitales pasa por adecuar los modelos impositivos vigentes, actualmente incapaces de gravar los beneficios reales de las compañías, a la realidad de la economía digital. […] Por supuesto, las iniciativas de los estados miembros nacen de un análisis correcto: haciendo uso de una profusa ingeniería fiscal, los gigantes de Silicon Valley han llegado a extremos insoportables para los estados nación, que con cierta alarma han comprobado que la contribución impositiva de compañías como Apple están siendo fijada en porcentajes cercanos al 0.005%».

Pero “distintas voces han señalado que tanto estas como las medidas basadas en las sanciones económicas no están consiguiendo cumplir con sus fines. Al fin y al cabo, ¿qué puede suponer para estas corporaciones estas cifras comparadas con sus ingresos globales? Más aún, estas medidas apuntan a la falta de alcance de miras de las autoridades nacionales y comunitarias, para las cuales cuestionar no ya el modelo de negocio de Silicon Valley, sino el régimen de capitalismo digital queda lejos de ser una opción viable».

Tributación

El informe destaca que a «este respecto, la CE puede adoptar una propuesta que permita la tributación sobre la base de la presencia digital en lugar de física vinculada con la UE, para actividades digitales que genera una facturación superior a 7 millones de euros y con más de 100.000 usuarios o 3.000 empresas, pero en ningún momento va a terminar con la influencia corporativa en la toma de decisiones, la misma que mina toda posible Europa social».

Y es que Podemos quiere más. Quiere un verdadero castigo, porque, según sus tesis, «no hay fraternidad europea posible, por mucho que se impongan ciertas medidas de tributación, cuando las grandes tecnológicas como Google, Amazon, Microsoft, Facebook y Apple marcan el rumbo de la digitalización, siendo quienes más gastan en lobbying en Bruselas».

Estas afirmaciones se suman a planteamientos que ya ha desvelado OKDIARIO y que figuran en la nueva brújula económica de la fundación de Podemos. Los morados, de hecho, no oculta ya públicamente lo que empezaba a ser una evidencia: que trabaja para «eliminar la propiedad capitalista y garantizar los medios de subsistencia», tal y como afirman en esos documentos. El mensaje ha sido plasmado, de esa manera, en uno de los documentos de trabajo de su fundación estrella: el Instituto 25M.

El documento ha sido presentado en la fundación podemita estas pasadas Navidades. Se trata de unos de los documentos estrella en el debate del programa económico de Podemos. Y entre sus perlas se encuentran la de crear un «Tinder laboral” para asignar los puestos de trabajo públicos y privados escondiendo el curriculum de los aspirantes al empleo; promover una “nacionalización” de los sueldos; o crear una “industria estatal”, tal y como ya ha publicado OKDIARIO. Pero, quizás, uno de los mensajes de fondo más contundentes en sus tesis comunistas es el de “eliminar la propiedad capitalista y garantizar los medios de subsistencia”. Un mensaje que figura también en los documentos de trabajo de la fundación estrella de Pablo Iglesias.

Lo último en España

Últimas noticias