Acuerdo PSOE-Podemos

El PNV pone a Sánchez sobre la mesa una moción de censura en Pamplona para desalojar a Navarra Suma

PNV y Bildu presionarán a Pedro Sánchez para derribar a 'Navarra Suma' de varias alcaldías. La primera, Pamplona

Pedro Sánchez Bildu
Arnaldo Otegi, Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu.

El precio para Pedro Sánchez de hacer presidenta de Navarra a la socialista María Chivite, con el apoyo de PNV (Geroa-Bai) y Bildu, sigue cobrándose ahora. Y más aún con motivo de las negociaciones del Gobierno socialcomunista de Sánchez e Iglesias.

El PNV, cuyos seis diputados son irrenunciables para que Sánchez sea investido, pretende que el socialista se retrate, planteando mociones de censura en distintos ayuntamientos navarros, ahora en manos de la coalición Navarra Suma. Empezando por el de Pamplona.

El aviso ya lo ha expresado en las redes sociales Josean Beloqui, dirigente del PNV y concejal nacionalista en Huarte. "Pues se ha quedado el día estupendo para empezar a revertir gobiernos de ayuntamientos", escribió, tras conocerse el acuerdo Sánchez-Iglesias, acompañado del hashtag #MayaCalientaQueSales, en alusión al alcalde de Pamplona, Enrique Maya.

Precisamente, el ayuntamiento de Huarte cayó en agosto en manos de Bildu, después de que el PSOE renunciase a reponer el escaño dejado por Amparo López, tras ser nombrada directora general de Interior en el Ejecutivo de Chivite. Ese ‘vacío’ premeditado era suficiente para que el candidato de Otegi, Alfredo Arruiz, se pusiese al frente de la corporación.

La connivencia socialista permitió que Arruiz fuese designado alcalde, pese al historial de agravios del partido a las víctimas de ETA- cuya violencia se han negado a condenar- o a la Constitución.

Como reveló OKDIARIO, la formación en la localidad se abstuvo el año pasado a una iniciativa de Geroa-Bai en la que instaba a la corporación a "condenar todos los atentados cometidos por ETA" y a "pedir reconocimiento, justicia, memoria y reparación para todas las víctimas de la violencia de ETA".

Desde que se firmó el pacto de Chivite (que Bildu apoyó por abstención) se han ido conociendo distintas maniobras para favorecer a sus socios.

Además, cabe recordar que los nacionalistas ya presiden el Parlamento autonómico, gracias al apoyo de PSN y Bildu. Los proetarras lograron también tener representación en la Mesa del Parlamento.

A finales de octubre, la portavoz del PSN en Pamplona, Maite Esporrín, fue nombrada vicepresidenta de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.  El presidente, David Campión, independiente, fue apoyado por la formación de Otegi y por los socialistas.

Lo último en España

Últimas noticias