El PNV llega a un acuerdo con el PSOE: votará “sí” a los Presupuestos de Sánchez

PNV
El lehendakari Iñigo Urkullu y su portavoz, Josu Erkoreka. (EP)

El PNV acerca posiciones con el PSOE de Pedro Sánchez y, por el momento, es el único socio de los socialistas que dará el "sí" a las cuentas de Sánchez, pero no lo confirmará hasta ver si el Gobierno tiene el respaldo de los nacionalistas catalanes.

Mientras ERC no deja de elevar el tono y pedir medidas concretas en favor del separatismo a cambio de respaldar las cuentas para 2019 del Gobierno, el PNV acerca posiciones a los Presupuestos de Pedro Sánchez. La consigna oficial del Partido Nacionalista Vasco pasa por que ellos no pondrán problemas a estos Presupuestos. Que están dispuestos a negociar y a dar el apoyo, aunque no harán pública su postura hasta saber si hay apoyos reales en el resto de fuerzas como para impulsar los Presupuestos del PSOE.

Y es que Pedro Sánchez se muestra dispuesto a negociar las exigencias económicas de los vascos e, incluso, parte de las políticas como el acercamiento de presos etarras a las cárceles y el traspaso pleno de las competencias penitenciarias al Gobierno regional de esta comunidad autónoma. Y ese es un punto que, a la vista del clima político y del auge de VOX y la reorganización del PP, los nacionalistas saben que no pueden desaprovechar porque es muy probable que –en caso de caer Sánchez– tarden mucho tiempo en volver a ver ante sus ojos.

De momento, el PNV quiere esperar a plasmar negro sobre blanco su postura a comprobar que los Presupuestos Generales de Estado para el 2019 cuenten con un apoyo mayoritario. Porque anunciar posicionamientos sin saber si el desgaste del apoyo es gratuito no tiene mucho sentido. Menos aún en un partido con la experiencia negociadora de PNV.

Pero el PNV ha mantenido ya, de hecho, diversos contactos con otras fuerzas para debatir que el riesgo de auge de la derecha en España es obvio y que la posición de todos los nacionalistas y separatistas puede empeorar en breve.

El PNV, eso sí, pondrá en la mesa de negociación propuestas muy concretas sobre un calendario de transferencias para el País Vasco comprometido y firme.

Nuevo estatuto separatista

Hay que recordar que esta postura sigue una ruta marcada desde el inicio por ambos partidos. Y es que lo cierto es que Pedro Sánchez garantizó al lehendakari, Íñigo Urkullu, el avance hacia su nuevo Estatuto separatista y la reforma constitucional en pleno pacto de la moción de censura que elevó al poder nacional al secretario general del PSOE. Y ese acuerdo incluyó abordar incluso una reforma constitucional con reconocimiento de las “singularidades vascas” y “el desarrollo hacia el nuevo Estatuto vasco”.

Ese proyecto de Estatuto es el que contiene el referéndum de autodeterminación en el País Vasco. Una norma impulsada por el Partido Nacionalista Vasco pero que cuenta ya con la simpatía de los proetarras de EH Bildu.

Desde el PNV se ha insistido en más puntos. Y, de momento, muy pocos han puesto el grito en el cielo por parte de los socialistas. Los nacionalistas vascos han reclamado “bilateralidad” en las relaciones. Y los socialistas han contestado con un matiz: que debe circunscribirse a las comisiones bilaterales ya establecidas, las cuales, eso sí, se verán reforzadas.

Los vascos han pedido también la reforma del modelo territorial para dar cabida a lo que consideran sus “legítimas aspiraciones nacionales”. Y los socialistas han contestado que se puede abrir la reforma constitucional y negociar un avance para encontrar un correcto “encaje” de esas aspiraciones.

Desde las filas nacionalistas igualmente han pedido desde el inicio el acercamiento de los presos y el traslado de la competencia penitenciaria plena.

Últimas noticias