Atentados Barcelona y Cambrils

Perfil: Los cinco yihadistas abatidos en Cambrils

atentados Barcelona
Moussa Oukabir, uno de los terroristas de los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A.

Cuando el yihadismo aterrorizó Cataluña y dejó 16 muertos y centenares de heridos en los atentados de Barcelona y Cambrils

Los cinco terroristas abatidos en Cambrils intentaron emular la masacre de las Ramblas en el paseo marítimo de la localidad de Tarragona

Los cinco terroristas pertenecientes a la célula yihadista de Ripoll, liderada por el imán salafista Abdelbaki Es Satty, que tras el atentado de Las Ramblas trataron de emular la masacre en el paseo marítimo de Cambrils, utilizaron un coche marca Audi A3 -propiedad de Mohamed Aalla- para perpetrar los atropellos y amenazaron a los turistas y vecinos de la localidad tarraconense con varias armas blancas.

El balance de su actuación fue una víctima fallecida como consecuencia de las heridas causadas tras el atropello.

Este es el perfil de los ‘muyahidines’ que actuaron en Cataluña horas después de materializarse el atentado en Barcelona a manos de su compañero Younes Abouyaaquob:

Moussa Oukabir

Moussa Oukabir, marroquí de 17 años, era un "buen chico" según los vecinos de la localidad de Ripoll, en la que residía en compañía de su familia.

Sus mensajes en redes sociales manifestaban lo contrario, en 2015 publicaba en su cuenta oficial de Twitter que había que "matar a los infieles y solo dejar a los musulmanes que sigan la religión".

Su hermano Driss Oukabir, 27 años, al ver su imagen en televisión se acercó a una comisaría para asegurar que no tenía vinculación con el atentado, a pesar de que su documentación se encontró en uno de los furgones empleados por los terroristas en los atropellos. De personalidad conflictiva y violenta, tenía denuncias previas por violencia de género.

Said Aalla

Said Aalla, marroquí 19 años y aficionado a las motos, era el menor de los tres hermanos Aalla involucrados en el ataque terrorista, junto con Mohamed y Youssef, este último tuvo un papel determinante para su participación en los atentados.

Su padre confirmó que el día 17 de agosto comió en casa y estuvo viendo la televisión y durmiendo la siesta hasta que sus compañeros de célula pasaron a recogerle sobre las 15:30 h.

Jugaba al fútbol en un equipo local y trabajó como camarero aunque no frecuentaba la vida nocturna para poder, según la versión de su familia, cuidar de los suyos.

En su cuenta de Facebook, seguía grupos islamistas radicales como ‘Allah es lo más grande’ o ‘El Corán es mi guía’.

Houssaine Abouyaaquob

Houssaine Abouyaaquob, marroquí 19 años -es el hermano menor de Younes, conductor de la furgoneta que arrasó a decenas de personas en las Ramblas- fue abatido por los Mossos en Cambrils tras intentar un segundo atentado con sus compañeros de célula.

En Ripoll era considerado como un joven de carácter tímido y reservado pero lo cierto es que se trataba de un radical interesado en la rama estricta del Corán, tal y como demostraron los libros y documentos que se encontraron en los registros policiales practicados tras su muerte.

Mohamed y Omar Hichamy

Los hermanos Hichamy -los marroquíes Mohamed, 24 años y Omar, 21- se vieron implicados en los atentados de Barcelona y Cambrils tras participar en el alquiler de los vehículos utilizados para su preparación.

Omar disponía de permiso de residencia en España y trabajaba eventualmente en Vic, para una empresa especializada en la construcción de maquinaria agrícola. Nada hizo sospechar a sus compañeros que pudiese tener un perfil radical o ser capaz de participar en una masacre ya que afirmaron a la policía que se trataba de una persona integrada, educada y trabajadora.

Mohamed, por su parte, viajó en varias ocasiones a Suiza (en diciembre de 2016 acompañado por Younes Abouyaaquob, autor material del atentado de Barcelona) para radicalizarse y tomar contacto con grupos organizados en contacto con la doctrina yihadista. Trabajaba como encargado en una empresa metalúrgica de Ripoll donde residía en una vivienda VPO que compartía con algunos de sus compañeros de célula implicados en los atentados.

 

 

 

Lo último en España